miércoles, 15 de febrero de 2017

Conocerse a sí mismo


Bertart, Calvià. David Collado – Antoine Garló

Los clásicos nos exhortaban a conocernos a nosotros mismos.

En el pronaos del templo de Apolo en Delfos ya lo decía: γνωθι σεαυτόν, transliterado como gnóthi seautón. En latín, el aforismo se presenta como nosce te ipsum.

Su traducción: Conócete a ti mismo. 
 
A propósito de la recomendación de los clásicos siempre he observado con curiosidad las radiografías de diversas partes de mi cuerpo, los resultados de los múltiples análisis de sangre y también alguna otra exploración que me han practicado y que tenían por objeto conocer mi interior.

Pocas sorpresas, una vulgaridad absoluta.

¡Qué terrible sería encontrarse con alguna sorpresa!

Además, por conocerse a sí mismo, uno corre el peligro de retirarse el saludo y la palabra.

22 comentarios:

  1. Aunque nos encontráramos con alguna (mala) sorpresa seguiríamos sin conocernos de momento. Otra cosa sería que en el desarrollo de la sorpresa y de nuestras reacciones destacaran capacidades y fuerzas dentro de nosotros que no lo hubiéramos imaginado antes. El hombre, puesto en la tesitura de la dificultad, empieza a conocerse. Mas lo que implica conocimiento no es la foto de nuestras vísceras o de los huesos o de la sangre. Tal vez conocernos no tiene espacio ni tiempo, y eso garantiza que no nos encontremos con el otro yo y nos veamos abocados a saludarle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Fackel, existe un peligro evidente, si llegamos a conocernos nos podemos llevar alguna sorpresa desagradable. Me conformo con algunas imágenes borrosas.
      Saludos

      Eliminar
  2. Entonces nos veríamos obligados a girar todos los espejos.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amic Miquel, el juego de los espejos es traidor, a veces te devuelve imágenes deformadas. Los espejos deforman y trastocan la realidad, ponen en un plano lo que es volumen. A veces reflejan un poema con maquillajes y la realidad no es más que una superficie con acné.
      Hay un delirio en el azogue y muchos caprichos en lo que reflejan:
      El espejo perverso suele mostrar imágenes trastocadas por el odio o la mala baba. Nos devuelve verdades deformadas por las palabras lacerantes, es un espejo cruel que hay que contemplar con prevención.
      Luego está el espejo del tiempo que nos muestra cómo los equinoccios lo van transformando todo, nos muestra cómo se deforma la piel y cómo se marchita la flor más galana.
      Qué decir del espejo roto que nos refleja una realidad fragmentada, contemplarlo es como ver la realidad con ojo de mosca.
      Y finalmente, no olvidemos los espejos curvados, éstos muestran el gran disparate del mundo.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Mira que si en una exploración rutinaria de urología te encuentran el templo de Poseidón en el Cabo Sunion, sí, ese que tengo en la cabecera del blog. Sería algo único, mil veces más vistoso que los uréteres.
    Un saludo,amigo Francesc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Cayetano, no quiero ni pensar que pasaría si me encontraran en la vejiga un ejercito de caballería completo, si esto me ocurriera pediría que no dijeran nada a la prensa. Me iría a casa y me pondría a leer alguna poesía romántica.
      Salud

      Eliminar
  4. Según Benjamin Franklin, “hay tres cosas extremadamente duras: el acero, los diamantes y el conocerse a uno mismo”.

    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Loam, hasta las geologías más duras acaban disgregándose, supongo que la disgregación de la condición humana empezó con Sócrates. Conocerse a sí mismo es hurgar entre oquedades vacías.
      Salud

      Eliminar
  5. El concepto de conocerse a sí mismo me suena a 'deja de hacer como otros y entiéndete' es decir a ser coherente con uno mismo... que para gustos, los colores... En ese sentido no somos tan vulgares, cada cual tiene su historia, su momento, su música... eso sí, que no nos falte nunca la comunicación.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Milena, te doy la bienvenida como seguidora de mi blog. Coincido contigo, en efecto, hay que ser coherente consigo mismo y sobre todo que fluya la comunicación.
      Saludos

      Eliminar
  6. Lo bueno de no conocerse es que siempre hay sorpresas.
    La introspección, la mirada atenta a nuestro interior puede acabar por trastornarnos. Quizás la vía del conocimiento está en los otros. Observar la conducta humana -con menos intención entomológica que comprensiva y compasiva- nos devuelve nuestra propia imagen. Y es que todos nos parecemos más de lo que reconocemos.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Amaltea, observar lo que nos rodea es un buen ejercicio, vivir para ver, así nos enteramos sin soberbias ni vanidades; al fin y al cabo somos todos bastante iguales incluso parecidos a la mosca del vinagre con quien compartimos similitudes cromosomáticas.
      Abrazos

      Eliminar
  7. Mientras no nos volvamos pesadas como las moscas, que en esto creo será porque compartimos la genética, más con la mosca del vinagre.
    Intentar conocernos nos lleva la vida y no lo conseguimos, mejor "Vive y deja vivir".
    Salud y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Isabel, son las moscas las que se ponen pesadas, malditas sean, sin embargo Salvador Dalí las tenía en mucha consideración.
      Seguramente conocernos nos ayuda a vivir, yo creo que un buen rodaballo al horno también ayuda, ayuda mucho.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Muy buena esa reflexión-Tanto como retirarme el saludo puede que no; pero si, que los años no pasan en balde y que se tiene que vivir el momento, el mañana es otro cantar.A medida que vas adquiriendo experiencia; te das cuenta ,que nada es, lo que parece y que siempre habrá alguien que te hará mejor por eso es bueno escuchar y escucharse.Soy de natural poco habladora, pero si muy observadora y eso irrita mucho a según que personas...

    Un abrazo Francesc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Bertha, está clarísimo que nada es cómo puede parecer a simple vista, muchas veces los sentidos nos traicionan y te presentan una realidad trastocada, creo que un buen ejercicio puede ser afinar los sentidos, ganar en sensibilidad y poder conocer la realidad en todo su esplendor. Me basta con la realidad tangible.
      Abrazos

      Eliminar
  9. Más de una vez me he preguntado qué pensaría si me encontrase con un sujeto idéntico a mí mismo...Afortunadamente no ha tenido lugar y no sabes cuánto me alegro.

    Un abrazo, Francesc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Luis Antonio, supongo que sería algo horroroso. Un abrazo.

      Eliminar
  10. jaja qué bueno! ... o no, a lo mejor si de verdad nos conociéramos nos gustaríamos más de lo que en realidad nos gustamos, nos apreciaríamos o como decís vosotros nos tendríamos en más estima ; )

    Un abrazo grandote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida María el gustarnos más o menos depende del grado de optimismo.
      ¿Decimos "nos tendríamos en más estima"?, qué raro suena, no lo sabía. Abrazos

      Eliminar
    2. No, no jaja nada de optimismo, en todo caso del grado de aceptación y exigencia para con uno mismo, el optimismo solo nos hace ver mejor lo que nos rodea, a nosotros mismos si hacemos un esfuerzo de objetividad, no ; )

      Y sí, jaja .. a vosotros os suena raro porque en catalán t'estimo es te amo, en realidad no sé si tenéis el verbo estimar como en castellano en el sentido de apreciar y por eso, en castellano se dice "le tiene en mucha estima" o "le tiene en más estima desde que tal cosa"... queriendo decir que lo aprecia más, lo valora más.

      Eliminar
    3. María, te doy la razón en lo que dices en el primer párrafo, en efecto, nos gustamos dependiendo del grado de aceptación y exigencia.
      Cierto nosotros empleamos "estimar", decimos "t'estimo" (te amo), pero también utilizamos estimar, aunque con menos frecuencia, en el mismo sentido cómo se hace en castellano.
      Abrazos

      Eliminar