viernes, 8 de abril de 2011

L'esperança del condemnat a mort


L'esperança del condemnat a mort, Joan Miró 1974

tres lienzos pintados para las paredes de la celda de un condenado a muerte


SILENCIO

Es, de todas las palabras, la más poética y la más perversa: ella, en sí misma, es la prueba de su muerte
G. Bataille

Imatge: Francesc Cornadó. Llibreta Negra

6 comentarios:

  1. Debo reconocer mi ignorancia sobre arte en general, y mi particular incomprensión hacia la mayor parte de los ismos posmodernos. Pero, en todo caso, si uno se encontrara en el último trance, sin duda agradecería cualquier muestra de apoyo o afecto, aunque viniera del mismo diablo y no supiera hacer un círculo con compás.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Miró, com Picaasso o Tàpies, sempre he pensat que se'n fotien del personal, molta barra i poc art.

    ResponderEliminar
  3. Javier. Esta obra, un tríptico de unos nueve metros cuadrados cada una de sus pinturas, lo hizo Joan Miró para expresar la rabia producida por las ultimas condenas a muerte del franquismo, fue la expresión sutil del artista.
    Te aseguro que situado en un espacio donde tienes tres paredes con estas pinturas, la sensación que te invade es de acogida por una parte y de dolor ante la incompresión de la vida por otra, lo he podido comprobar. Por otra parte te debo decir que Joan Miró no tenía nada de diablo, fue un hombre de una integridad que se escapa de toda duda, un artista inmenso que ha dejado una señal indeleble en la historia del arte.
    Salud

    ResponderEliminar
  4. Puigcarbó, aquests artistes tenen molt d'art, gens de barra i no se'n foten de ningú. Son fars de la historia de l'art.
    A vegades no podem copsar la seva expressió i això és perdre's una part de l'univers de l'art.
    A mi no m'agrada gens del formatge i em sap greu, quan algú em parla de les excel.lències del Camenbert o del mató, jo arrufo el nas perquè no m'agrada i els seus aromes m'ofenen, pero em sap molt de greu, doncs soc conscient que em perdo un món de sabors indispensables per a fruir de tot l'aspectre culinari.
    Salut

    ResponderEliminar
  5. Lamento el malentendido, Francesc. Nada más lejos de mi intención que llamar diablo a Miró, en primer lugar porque no lo conozco lo suficiente como para emitir un juicio, y en segundo porque acostumbro a decir clara y directamentemente lo que pienso en asuntos en que un interlocutor o tercero pueda verse afectado o implicado.

    Se trataba solamente de una desiderata generalizadora, sin ningún ánimo ofensivo. Espero que sepas disculpar mi posible falta de tacto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Javier, nunca tuve sospecha alguna de tu sensibilidad, no te preocupes amigo Javier. Pero quise aprovechar aquella consideración para hablar de la integridad de este gran artista, de su expresión y del significado de aquellas pinturas. Y ahora aprovecho para reivindicar la obra de estos grandes artistas cuya expresión ha representado un avance importantísimo de nuestra cultura.
    Salud

    ResponderEliminar