domingo, 25 de marzo de 2012

Exiguo



                                                                                                                                Mujer entre las dos edades
Pintura francesa. Escuela de Fontainebleau
 Anónimo  s. XVI
                                                                                                                                                                  
Como la vida, el goce es exiguo. Envejece y se transforma. La percepción del placer es monótona, es demasiado familiar. La complacencia acaba tal como suelen acabar las cosas; antes de empezar y por puro aburrimiento.

No hay imprevisión ni misterio, el natural deterioro coloca las páginas de perfil. El matiz se impone por encima de la expresión. Más que por su significado, apreciamos los vocablos por su sonoridad y, liberada la palabra, ahora sola entre las sombras, se convierte en un faro.

4 comentarios:

  1. Celebro que te haya gustado, amigo Miquel. Algún día de estos deberemos encontrar las arquitecturas iluministas que no se encuentran lejos de nuestro barrio.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vive Dios, Don Francesc, que ardo en deseos ¡¡¡

      Eliminar
    2. Efusivo. Qué bien!!!

      Dos besitos.

      Eliminar