viernes, 21 de febrero de 2014

En el fondo de la rosa



Pierre Soulages.  Blue
 
Podemos penetrar en el fondo de la rosa, donde es posible que nos encontremos con otra rosa, la de pitiminí o, quizás más al fondo, con la nada.

Tenemos la posibilidad de distinguir entre los diferentes colores de los pétalos y entretenernos con su aroma.

Los sentidos nos permiten distinguir los matices del color y del olor y apreciar lo tangible, pero ¿qué ocurre con los derivados abstractos?

En medio de los aromas podemos distinguir los matices que hay entre Masaccio y Mantegna, entre Fra Angelico y Filippo Lippi, entre Buxtehude y Tomás Luis de Victoria.

Y al llegar al “pitiminí” podemos incluso distinguir los matices abstractos, 
pero ¡cuidado!, 
en el fondo, más al fondo puede que nos encontremos con la nada.

6 comentarios:

  1. si vamos a lo que nos ocultan los sentidos, sabremos que el aroma es una reacción química con la composición del aire, el color es un reflejo de la luz y la rosa un capricho poético...¡válganos, cómo se nos presenta la nada!
    saludos amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, mi admirado Omar, y la naturaleza imita al arte.
      Salud

      Eliminar
  2. Ostras, siempre había pensado que era a la inversa, que el arte imitaba a la naturaleza y los artistas sus ejecutores terraqueos.
    salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amic Miquel, pues hay por lo menos dos pensadores, uno sesudo y otro frívolo, que afirman que la naturaleza imita al arte, otra cosa es que muchos artistas se inspiren en la naturaleza, pero ya sabes que ante un rojo hemorragia no podemos pensar en otra cosa que en un Tiziano -ja, ja, ja-
      Salud

      Eliminar
  3. Francesc, que no haya nada y que se venda como la quintaesencia del Arte, mueve millones. Obras que no son más que artefactos que no aportan belleza, reflexión ni una mirada rebelde, y que son hoy la moneda común en las célebres ferias de arte. En fin, es el tiempo de las imposturas para enriquecer el negocios de unos cuantos listilos.

    ResponderEliminar
  4. Querida Amaltea, en el comercio de arte hay fraude, como en otros aspectos de la actividad económica, pagar millones por una obra es algo que no tiene nada que ver con el arte o con la belleza y sólo pone de manifiesto la incultura y el desconocimiento. Se confunde la feria con la creatividad, con la expresión artística, esto es un lodazal.
    Salud

    ResponderEliminar