martes, 28 de enero de 2014

El bosque recobrado

Bosque de pinos (1901)
Gustav Klimt
Las hojas brotan de nuevo
en los robles de siempre,
habrá de pasar el solsticio
para que la elegía otoñal
pinte otra vez de ocre el follaje;
los gusanos y los hongos
desharán la corteza
con incansable afán
y todo tendrá que cambiar
para que encinas y tilos dibujen
de nuevo el paisaje conocido.

La floresta es siempre la misma.
Nada cambia, sólo la mirada
que atisba entre las ramas:
un futuro que se acorta
y deja atrás un pasado
que poco a poco se alarga.

El tiempo no yace en el bosque,
los días viven en la memoria
y el paso de las estaciones
sólo dejará un calco de hojas.
Escuchar
Leer fonéticamente

12 comentarios:

  1. Bello poema de final rotundo con la motivación aparente de un paisaje de estilizados árboles que enmarca una reflexión sobre el paso del tiempo al más puro estilo machadiano/ juanramoniano. De nuevo, la poesía, la pintura y la reflexión filosófica personal se dan la mano.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cayetano, celebro que te haya gustado. El tiempo pasa y el paisaje siempre se repite.
      Salud

      Eliminar
  2. repasar la natural gesta de la vida en nuestro derredor, es una poesía...que tantos incautos poetas olvidan de escribir, pero ¿ves? mi querido amigo que fácil el verso, que dúctil la estrofa, que música el poema
    observar es acariciar con el alma lo que la vida nos pone a nuestra merced
    un abrazo, grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Omar, se trata de ir viendo el ciclo de las estaciones, siempre igual, incesantemente.
      Salud

      Eliminar
  3. klimt, al natural gana muchisimo, los catalogos no suelen hacer justicia a su obra. Increible como es capaz de utilizar elementos metalicos en su obra, supongo que como los bizantinos.
    Es uno de mis favoritos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amic Dapazzi, en efecto al natural, Klimt, gana mucho, he tenido la ocasión de contemplarlo un par de veces, en general cualquier reproducción desmerece. En cuanto a Klimt te diré que me sabe mal, el lamentable uso sensiblero que se hace de su obra. He tenido ciertos reparos en ponerlo en este post.
      Salud

      Eliminar
  4. Me encantó paisaje y poema…qué de reflexiones nos dejas, Francesc. Has combinado tiempo y espacio…la materia y lo etéreo. Poema redondo. Precioso!!!
    Dejo mi despedida en mi último post, si deseas pásate por ahí. Gracias por compartir y hasta otro re encuentro en la red, algún día.
    Abrazos querido amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ceciely por tu comentario, por este y por todos los que me has ido ofreciendo. Celebro mucho que te haya gustado el poema y lamento que te despidas, siempre te he leído con mucho interés, ahora mismo voy a tu blog. Y a la espera cel reencuentro.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Qué bien elegido ese Klimt para tu poema, parece el paisaje de las emociones, y cada árbol la palabra melancólica que no divide el pasado y el futuro, sino que lo une en el conocimiento de un continuo renacer de la vida.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Amaltea, me ha costado mucho decidirme por esta imagen. Los solsticios pasan pero el paisaje se conserva en nuestra mente, por lo menos, como una tipología.
      Salud

      Eliminar
  6. Vaya, mi memoria empieza a ver el follaje sepultado por la nieve.
    Salud-os

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Amando, son imágenes grabadas en la memoria.
      Salud

      Eliminar