martes, 1 de octubre de 2013

Vocablos para un muro




Anhelo un discurso riguroso, sin que importe el contenido, palabras labradas y de corte perfecto como los sillares de una mampostería concertada. Vocablos sólidos para la construcción de palacios y castillos de pensamiento.

Requiem aeternam eis. Domine, et lux perpetua luceat eis

No me preguntes el significado de estas palabras, estas son frases acabadas que han dejado sus huellas sobre el polvo del tiempo.

Nullam rem e nihilo gigni divinitus umquam

o bien

Agnus Dei qui tollis pecata mundi

Pensamiento ateo uno y timorato el otro, no sé si se trata de ángeles o demonios, y lo cierto es que bien poco me importa, siento su cantinela rigurosa y esto me basta. Su solidez me satisface.

Stabat Mater dolorosa
Iuxta crucem lacrimosa,
Dum pendebat filius.
Cuius animam gementem
Contristatam et dolentem
Pertransivit gladius.

Qué importa su significado, los versos son solemnes y nos aportan tantos datos innecesarios como un discurso interesado. Aquí importa la forma y no el contenido.

Hemos escuchado sermones fatuos, canciones y razones que parecían cargadas de peso, su significado aparentaba explicar el sentido del mundo y todo voló como una pluma tenue. Por esta razón aspiramos al vocablo sólido que no se lo lleve el viento, suspiramos por conocer la frase consolidada que se fundamenta en la estética, que emerja por encima del dato. Anhelamos composiciones bellas cuya materia sea forma.

8 comentarios:

  1. Pienso que las frases breves y contundentes son más fáciles de entender, y de recordar.
    Sobre todo si quien las dice aporta algún consejo.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miquel, algunas de estas frases forman parte, como si fueran sillares, de los muros que configuran nuestro pensamiento.
      Salud

      Eliminar
  2. "Qui tollis pecata mundi", cuando era estudiante de BBAA. en Italia, y lo hablaba con fluidez, el verbo togliere, me gustaba , me era simpático, ahora asociado a los políticos me produce otro sentimiento.
    (por cierto la foto es magnifica) Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dapazzi, hay palabras hermosas y mensajes horrorosos.
      Salud

      Eliminar
  3. Leyendo estas frases. Cordero de Dios que quitas los pecados del Mundo(me viene a la mente mí niñez).La que me encanta es : Stabat Mater; el curso pasado asistimo a un homenaje aun desaparecido compañero; Francisco Brito Báez y a su particular Stabat Mater cantado por la Coral Franbac y su hijo la dirigió; en el Paraninfo de la Universidad LPGC.Siempre tenía esta frase: "la vida es una asignatura de la que nunca dejamos de ser alumnos".Con los años que tienen estos muros y estas frases y aun suenan a novedosas o a mí me lo parecen.Tanto que me hicieron llorar en las clases de latín por lo aburridas que me parecian; hoy tengo que agradecerlas.

    Un abrazo Francesc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Bertha, el estudio del latín provee de sentido común y esto es indispensable para andar por el mundo, pero con independencia de este hecho constatable y fijándonos en estas frases podemos disfrutar de una estética que corre por encima de cualquier contenido.
      En cuanto al Stabat Mater, te diré que el que más me gusta de ellos es el de Pergolesi.
      Salud.

      Eliminar
  4. hola Francesc:

    Te dejo otra frase, en griego y no menos famosa, pero que la suelo repetir cada vez que veo a estos politicastros, "generadores de opinión" o simplemente clientes de la sopa boba del estado burgués pavoneando aquello de lo que, evidentemente, carecen:

    Mataiotes mataiotetos kai panta mataiotes (Eclesiastes 12:8).

    sí, "Vanidad de vanidades, todo es vanidad"

    salut,
    hugo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Hugo, esta frase
      "Mataiotes mataiotetos kai panta mataiotes" la aplico yo también a los arquitectos de campanillas. El día de la inauguración de la obra inútil se fotografían junto al político de turno "vanitas, vanitatis..." y se ufanan de su obra que ha servido para llenar algunos bolsillos, satisfacer la vanidad de otros y deslumbrar a una población enajenada.
      Salud

      Eliminar