miércoles, 27 de febrero de 2013

Las buenas intenciones del expresionismo


Anschluß, Alice in Wonderland - Oskar Kokoschka

 
La casa de cristal (1914) - Bruno Taut

Solemos asociar las imágenes de Munch o Kokoschka y de otros expresionistas con un  temperamento amargo, pesimista y descorazonador. Apreciamos la obra de los expresionistas como una actitud de desesperación o cuando menos, de escepticismo ante el panorama social y político ante la inestabilidad y confusión que se cernía sobre la Europa central de aquellos años.

Pues bien, estas imágenes expresionistas amargas que se han fijado en nuestra memoria estética contrastan con el optimismo de los manifiestos y proclamas que entonces se publicaban y que generalmente iban firmados por los propios creadores expresionistas.

Gropius escribe:
El objetivo último de toda actividad creadora es la construcción.

La Bauhaus proclama:
Deseemos, imaginemos, creemos todos juntos la construcción nueva del futuro que ha de ser ‘una’ en su forma: la arquitectura, la escultura, y la pintura creadas por millones de manos artesanas, se levantará hacia el cielo como el símbolo cristalino de una nueva fe.

El manifiesto de la Arbeitrat, firmado entre otros por Max Taut, Bruno Taut y Walter Gropius dice:
Arte y pueblo han de construir una unidad. El arte ya no ha de ser placer para unos pocos sino que ha de servir en vida y felicidad de las masas...

¿Qué hay en estas proclamas de la angustia expresionista?
¿Qué actitud trágica y subjetiva contienen los manifiestos de los artistas expresionistas?

Las proclamas que formularon los artistas centroeuropeos de principios del siglo XX estaban cargadas de buenas intenciones. Con ellas, estos “hombres de buena voluntad”  reaccionaban contra el impresionismo y contra el naturalismo positivista y plantearon una deformación de la realidad. 

Expresaron su angustia ante el triste panorama social europeo, parecían atisbar un futuro de uniformes y botas castrenses que marcaban el paso marcialmente.

Antepusieron la expresión a la impresión e hicieron preguntas.

12 comentarios:

  1. Que buena explicación....que buena. Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Miquel, no sé si planteando una paradoja he podido aportar algo.
      Salud

      Eliminar
  2. Interesantísmo, Francesc, muy positiva reflexión, alejada de convencionalismos, de la que extraigo conveniente enseñanza.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Manuel, sin que se me haya de hacer demasiado caso, he planteado preguntas, seguramente por esto quedo fuera del convencionalismo.
      Salud

      Eliminar
  3. Has tumbado otro tópico, solo por eso tu entrada merece ser leída y releída.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Amaltea, estoy convencido de que los expresionistas eran hombres de buena voluntad, sólo he planteado la paradoja: temperamento amargo / proclamas optimistas.
      salud

      Eliminar
  4. Impresionismo de las Vanguardias Históricas.De hecho "impresionismo"en minúsculas como un término genérico en cambio en Mayúsculas para definir el movimiento alemán: por sus colores tan agresivos y la forma de expresar los horrores y las miserias que dejan las guerras.

    Mu interesante tul punto de vista me gusta.

    Un saludo feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Bertha, por ahora aún voy escribiendo los movimientos artísticos con minúscula, dejo las mayúsculas para las obras de arte y naturalmente para los artistas (nombres propios) Digo que "por ahora", aunque algunos movimientos artísticos deberían escribirse con letras mayúsculas y de oro.
      Salud

      Eliminar
  5. Tienes toda la razón. La Bauhaus estaba en relación con las corrientes expresionistas y se planteó como un intento de unificar la marcha de todas las expresiones artísticas, recuperar la belleza de las líneas esenciales más allá de engañosas máscaras ornamentales. Y, sobre todo, poner el arte y la arquitectura al servicio del pueblo, al servicio de las necesidades del hombre y no sólo de una élite.

    Tus entradas son magistrales, Francesc.

    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Salmandrágora, se trataba de uno de los postulados del Movimiento Moderno, íntimamente ligado al racionalismo.
      Agradezco mucho tu comentario.
      Salud

      Eliminar
  6. Construir para la comunidad siempre es un acto de optimismo y ellos lo consiguieron.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Kalamar, estos expresionistas estaban convecidos de la eficacia del optimismo pero se expresaron con amargura.
      Salud

      Eliminar