domingo, 17 de febrero de 2013

Un poeta admirado


Admiro a un poeta que últimamente está escribiendo versos muy “zen”. Se está ensimismando. Admiro su silencio.

Este poeta es crítico de arte y un gran conocedor del arte de vanguardia y se maravilla ante el arte clásico. En esto coincidimos.

Se interesa más por la obra del arte que por el artista. Dice que el artista-hombre falla y muchas veces puede llegar a decepcionarnos, en cambio la obra de arte queda ahí con su mudez elocuente dispuesta a callar todas las miserias de la condición humana y a mostrarnos el misterio de la belleza o de una expresión que trasciende.  A veces, sin embargo, el arte no está dispuesto a callar y se expresa mostrando precisamente las miserias de la condición humana y sus consecuencias.

Tras los cristales de la ventana que da al jardín, mi poeta contempla ensimismado los árboles y los parterres, se sienta y lee los versos de Li Yu

En el patio interior los árboles con sus copas de quitasol
atrapan, abandonados, este otoño tan claro.

Falta poco, amigo, hasta aquí hemos dejado de amar al artista para admirar su obra y pronto dejaremos de amar al hombre para estimar a los árboles. En esto coincidimos con Beethoven.

Mon cor estima un arbre! Més vell que l’olivera,
més poderós que el roure, més verd que el taronger,
conserva de ses fulles l’eterna primavera,
i lluita amb les ventades que atupen la ribera,
com un gegant guerrer.
El pi de Formentor
Miquel Costa i Llobera

traducción

¡Mi corazón ama un árbol! Más viejo que el olivo,
más potente que el roble, más verde que el naranjo,
en sus hojas conserva la eterna primavera,
y lucha contra los vientos que arrasan la ribera
cual gigante guerrero.
  
                                El pino de Formentor
Miquel Costa i Llobera

10 comentarios:

  1. Cuando usted dice que coincide con ese, su poeta admirado, supongo que se refiere a su predilección por el arte clásico, no a que sea usted crítico de arte. Me ha gustado mucho lo de la "mudez elocuente" aunque después haya hecho bien en aclarar que la obra de arte no siempre calla.
    El pi de Formentor es un poema extraordinario.

    J. Aubert

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no, yo no soy crítico de arte, coincido con este poeta en que a los dos nos gusta el arte clásico.
      Salud amigo Aubert.

      Eliminar
  2. El Pi de Formentor, justifica sin un pero la obra de Miquel Costa i Llobera.
    La estrofa es merecedora de que otro buen poeta la traiga hasta nosotros, nos has iluminado la tarde gris de este domingo

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Amaltea, celebro que la luz de la poesía de Costa i Llobera te haya iluminado una tarde gris. Yo creo que este cura "horaciano" sabía más de luces mediterráneas que de sombras de confesionario.
      Creo interesante comparar el Pi de Formentor con la Oda XXX (libro III) de Horacio.
      Salud

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Muchas gracias, estimado Miquel, vecino y amigo.
      Salud

      Eliminar
  4. in quin preciós homenatge li fa també la Maria del Mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Kalamar, la interpretació de Maria del Mar és molt bona.
      És un poema magnific i la canço li ha sortit rodona.
      Salud

      Eliminar
  5. Excepcional poema. Muy importante olvidar al hombre-artista y centrarse en la obra de arte. A la postre, el único bagaje de un artista son sus obras, y el resto es broza.

    Salud.
    Manuel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El poema El pi de Formentor es uno de los poemas que más aprecio de la lengua catalana.
      Aquí sólo he puesto un fragmento.
      Salud

      Eliminar