miércoles, 16 de enero de 2013

Relaciones de vecindad

 Coatzacoalas (1974) - Josep Guinovart


No es violento este vecino
ni siquiera aquel otro de la esquina
es feroz ni agresivo,
aunque los dos lleven
puñales dispuestos para la acometida,
pero ninguno de ellos es violento.

Media entre éste y aquel
una convención de urbanidad.

Desde la aurora al ocaso, 
con puñales afilados de acero,
la violencia se extiende por encima de ellos.
Desde el alba al crepúsculo,
con sonrisas de fariseo,
la hipocresía se refleja en sus rostros.

16 comentarios:

  1. Dice Cattiaux que una herida de arma puede sanar, pero una de lengua no sana jamás....Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miquel, es que las lenguas son de doble filo.
      Salud

      Eliminar
  2. El miedo hace a los hombres creer lo peor.
    CURZIO MALAPARTE.

    SALUDOS, QUE PASES UN BUEN DÍA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, amigo Dapazzi, el miedo anula la razón y lo saben muy bien desde el escaño o desde el púlpito.
      Salud

      Eliminar
  3. Los reflejos se hieren. Porque en la filosofía del espejo uno es el otro.

    Le deseo también buen día señor Francesc.


    Andri Alba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay espejos perversos, amiga Andri, sus reflejos trastocan la realidad.
      Salud

      Eliminar
  4. La hipocresía es la peor cizaña de la sociedad.Cada vez existen más lastres que combatir...

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raelynn, la hipocresía y los puñales, dos peligros a combatir, sin embargo, si la primera detiene alguna acometida afilada de los segundos, pues le concederemos a la hipocresía el frágil y ficticio valor de la urbanidad.
      Salud

      Eliminar
  5. vos sabés que es un poema maravilloso, porque muchas, pero muchas veces, no vemos lo que no queremos ver
    .
    salut amic

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Omar, muchas veces, pero muchas veces, la belleza se esconde tras un velo demasiado tupido.
      Salud

      Eliminar
  6. Oh, no no es violento. No, porque la frontera acartonada de la hipocresía lo ha reducido hasta la apariencia de cordero de suavísima lana.
    Pero oh, no es violento mientras es admirado.

    Ires y venires de la condición humana, Francesc.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paradógico, Pilar, pero la acartonada hipocresía evita que el vecino saque el puñal.
      Salud

      Eliminar
  7. Francesc, tu poema no puede ser más claro, afortunadamente esas buenas maneras hacen de "muro de contención", empujan hacia atrás y reprimen, ya lo dice Serrat en su canción: buenos modales en el desalmado, una sonrisa antes de atizar, firmar sentencias pero con buena letra y las malas noticias con papel de regalo....
    Salud y buena semana.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Loli, estas buenas maneras son, cuando menos, un freno que detiene el arrebato feroz, éste puede ser peligroso cuando se tiene un puñal escondido debajo de la túnica elegante y cívica, a veces los buenos modales se pueden confundir con la hipocresía, de todas maneras bendita sea si sirve para detener la acometida salvaje.
      Salud

      Eliminar
  8. La violencia, que ejerce tácitamente de vecino, en la lengua bífida, cobra el reflejo de la hipocresía: en ese límite debemos quedarnos sin caer en el cruel arrebato, indigno de nosotros.

    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Manuel, pero cuando ves aparecer al vecino vestido con su túnica elegante y cívica ya sospechas que debajo de ella se esconde una herramienta preparada para la carnicería.

      Eliminar