viernes, 4 de enero de 2013

John William Godward


Abscence makes the heart grow fonder. 1912
John William Godward

John William Godward creyó que clasicismo y modernidad juntos, no tenían cabida en la convulsa Europa de principios del siglo XX.

Entendió que la belleza ya no constituía el eje central del arte, que después de los puritanismos victorianos, el arte debería fijar la atención en la expresión humana con independencia de su signo estético, más o menos bello.

Contemplo una y otra vez las imágenes de J.W. Godward. Su clasicismo es decadente. Demasiado idealizado, demasiado hermoso. El mundo de las togas victorianas, el mundo de la chusma colonial. Un mundo que se acabó y que no añoro. Murió por inanición.
 
J. W. Godward, un Alto Soñador Victoriano, se suicidó en diciembre de 1922 habiendo dejado una nota que decía que el mundo no era bastante grande para él y un Picasso.

12 comentarios:

  1. Permítame que discrepe, señor Cornadó, no creo que aquel mundo victoriano muriera por inanición como usted dice. Creo que murió por empacho. Demasiadas tropelías victorianas.
    Saludos y feliz 2013
    J. Aubert

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente es más preciso lo del empacho. Aquella estética empachada de clasicismo no tuvo continuidad y lo celebro. La obra de Godward no hay que incluirla en la estética prerrafaelita, estos se perdieron en el detalle y fueron fuente de inspiración de los románticos del Modern Style y de muchos modernistas catalanes.
      También le deseo un feliz año 2013
      Salud.

      Eliminar
  2. Vaya, ahora me ha hecho ud abrir el apetito y me voy a un libro de D G Rosetti, que hace años lo tengo en un rincón. Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen momento para repasar. Para el apetito, Miquel, yo prefiero otros manjares: anchoas, galets o jamón aunque sea de pata negra.
      Salud

      Eliminar
  3. Por cierto, ha de explicarnos algo de la obra de metro de Nápoles, en la estación de Toledo, diseñada por Tusquets. Yo he visto unas fotos y me ha sorprendido. salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miquel, no conozco esta obra del metro de Toledo.
      Salud

      Eliminar
  4. El ego de Godward era un reflejo de su apellido. Se tenía por un dios, menor en todo caso, sin capacidad para compartir el mundo. Matarse por que existía otro mejor que él. Pobre hombre, no me extraña que pintara con tal languidez ese cromo carrinclón.

    Que tengas un año 2013 tan bueno como puedas imaginar.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Amaltea. agh! mira que matarse por el arte, habrase visto?
      Ja, ja, ja -carrinclón como un dios menor-
      Feliz año.
      Salud

      Eliminar
  5. Miro los lienzos de Godward y veo, sin poder evitarlo, a su mentor Alma-Tadema. Hay una línea conductivista que, sin menosprecio del virtuosismo que esgrime, poco aporta a lo hecho por el maestro, como no sea el giro gineceico de la temática -sin entrar en la decadente visión de la/s época/s dibujada/s.

    Disculpa mi atrevimiento, Francesc, pero, como buen diletante, apenas sé lo que digo...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Javier, arte en decadencia, al lado de las propuestas de Duchamp, de Munch, de Stravinsky, estos clasicistas decadentes no aportaron nada.
      Salud

      Eliminar
  6. Sin duda alguna, los Prerrafaelistas era unos elegidos y como tal no tengo más que agradecer al mundo del Arte por esta hermandad que, al margen de sus vidas personales, deleita los sentidos con sus obras.

    -Ya se van apagando las luces de este escenario, ya comenzamos la batalla a ver: que nos depara este recien estrenado 2013.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Bertha, puedo haber gozado con la obra de algún prerafaelita, pero al final me ha quedado un recuerdo estético polvoriento. Su legado, a mi modo de ver, ha producido alguna perversión.
      Salud

      Eliminar