domingo, 3 de noviembre de 2013

El poeta interior


Mujer durmienendo. El sueño (1963)
Antonio López García

El poeta interior que late siempre, susurra desde un lugar oscuro.

En el sueño se manifiesta esporádicamente.

17 comentarios:

  1. Y si un día se manifestase incluso durante la vigilia... Sería el fin del mundo conocido, del hombre conocido, y el comienzo de otro nuevo. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Salomé a veces la duermevela:

      En medio de un silencio de tramontana
      extendía su fuego con un humo espeso,
      contaminando el deseo y el rocío.

      El amor infectaba el aire de la mañana,
      y con espejismos confundía
      la frialdad brillante de la aurora.

      Una desazón de petunias me ha llevado
      la claridad del atardecer,
      y de nuevo el sueño:

      Sentado en la barca con los ojos cerrados
      y en las pupilas un disco de sol encendido,
      siento el viento del suroeste y la palabra
      entre arrecifes y riscos de espuma blanca.

      Imagino un mundo de finas gacelas,
      La Balenguera que hila incesante,
      el olor del heno y del mirabolano
      y el brillo de granadas rojas.

      Las canciones de los antiguos suenan de nuevo
      las suaves costas de viña de este mar azul.
      Pla y Leopardi y Dante en el séptimo cielo.

      El pino de Formentor, viejo y sublime,
      viendo como Odiseo, con vela extendida,
      llega a Ítaca con claveles en las manos.

      He tenido que esperar la llegada de la noche
      para ver claro
      mientras dormía.
      Salud

      Eliminar
    2. Ay, señor Francesc!
      Qué bonito!!

      Salud.

      Andri Alba

      Eliminar
  2. El surrealismo sigue teniendo vigencia
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Cayetano, coincido contigo, hay ciertas formas de observar la realidad que no pierden vigencia.
      Salud

      Eliminar
  3. Afortunadamente hay soñadores que no despiertan nunca ¡

    ResponderEliminar
  4. Genial. Realmente genial en su brevedad. Y sobre todo es la verdad.
    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Natacha, desde la oscuridad las cosas se hacen breves.
      Salud

      Eliminar
  5. El discurso silente, continuo, qué difícil a veces que surja, quizá sólo haya que esperarlo en la atenta vigilia hasta que nos sueñe despiertos.

    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Manuel, deberemos estar atentos a la duermevela.
      Salud

      Eliminar
  6. Me pregunto , si esta sufrirendo una pesadilla.
    El cuadro me gusta, pero no lo colgaria en mis paredes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amic Dapazzi, yo tampoco me colgaría este cuadro en mis paredes, de hecho yo no me cuelgo ninguno, quiero las paredes libres de cualquier pesadilla, por más bella que sea.
      Salud

      Eliminar
  7. Ese lugar oscuro es el único donde reside la voz poética, qué sería de nosotros sin las tenebrosas sombras...

    Abrazos lúgubres

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Carmen, pues mira que es triste la cosa, que haya de ser un lugar oscuro donde resida la poesía, ay! la pobre ¿qué habrá hecho de malo para quedar condenada a vivir en un mundo de sombras? je, je, je,
      Salud

      Eliminar
  8. en ese recóndito espacio que habita la musa
    se cuecen versos pero algunos más vale no escribirlos
    .
    salut amic

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi admirado poeta Omar. Coincido contigo, a veces parece que en este lugar recóndito no nos alcanzan los puñales, ni el odio ni las venganzas ni otros trazados geométricos, pero ¡oh error!, ¡oh vana ilusión!, hay un arma de doble filo que sí que te alcanza entre la "courrante" y la "allemande", esta arma es la vanidad y allí, en el lugar recóndito, sorteamos la acometida y lanzamos al aire muchos versos que más valdría no haberlos escrito. Muchas veces entono el mea culpa.
      Salud

      Eliminar