viernes, 20 de abril de 2012

La dimensión humana

 
Largo soy como dos millones de microbios ordinarios
y ordinario como seis millones de hombres.
Estoy a mitad de camino entre la estrella y el átomo
y puedo reventar un átomo para hacer volar todo esto
por los aires, hasta más allá de las estrellas.


19 comentarios:

  1. Cabrón ¡¡¡¡ es esta una de las mejores y más infames paradojas a las que me han sometido ¡¡¡
    Cago en todo....es que es muy buena ¡ Salut

    ResponderEliminar
  2. Te he enviado otro correo, y no ha salido....muy buena entrada ..muy buena...muy buena...muy buena............¡ canalla ¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miquel, hay paradojas chocantes.
      A veces entre la maraña de microbios y de seres humanos se pierden los correos y las comunicaciones. Yo te mandé un correo sobre la localización de la arquitectura iluminista y tampoco veo que haya llegado a destino.
      Salud

      Eliminar
  3. un eje filosófico difícil de tener oposición, es que uno cuando transita los alambres del hueco de la incertidumbre, se siente poca cosa
    salut amic

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Omar, cuando nos encontramos con los pies puestos sobre un suelo que debajo tiene quilometros de masa desconocida y sobre nuestras cabezas hay tanto polvo de estrellas, no podemos sino rendirnos a la incertidumbre.
      Salud

      Eliminar
  4. Quizá el problema sea, fundamentalmente, que el hombre no tiene muy claras las medidas... Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cinta métrica que usamos es muy corta.
      Salud

      Eliminar
  5. Tengo un lio enorme con esto de las entradas y salidas del nuevo google ¡¡ envíame otra vez lo de los iluministas , creo que se ha borrado parte de los correos ¡¡¡ salut

    ResponderEliminar
  6. Punzante poema, de esos que piden leerse en voz alta para vibrarse más en él.. rabiando y rindiéndose...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Mareva. Es una cuestión de ir repasando, las potencias de diez.
      Salud

      Eliminar
  7. Tdo un pensamiento, toda una posibilidad, toda una verdad, pero si en verdad es tan ordinario como seis mil millones de hombres, nunca reventará un átomo, porque su empatía con sus semejantes se lo impedirá.
    Un saludo, y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien Carlos, tu reflexión es de segundo o tercer grado, en efecto siendo tan ordinario sólo puedo aspirar a la dulce, feliz y eficaz mediocridad, siendo así jamás podré reventar un átomo, que eso es cosa mala, sólo al alcance de los que son más que los demás.
      Un abrazo mi querido amigo.
      Salud

      Eliminar
  8. ...polvo de estrellas o solamente polvoriento polvo...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Javier, ocurre que nosotros que somos tan poquita cosa tenemos ánsias de transcendencia y a lo que es un verdadero polvoriento polvo, nos da por llamarle polvo de estrellas, menuda vanidad.
      Salud

      Eliminar
  9. Ya lo está haciendo aunque sólo sea en la tierra, algo ínfimo en comparación con el universo.

    La tremenda venidad, como bien dices.

    Salud

    ResponderEliminar
  10. Sí, Isabel, sí, el hombre se empeña en ir reventar todo lo que se le pone por delante.
    Salud

    ResponderEliminar
  11. Magnífico análisis sobre la construcción de los templos góticos, además de muy aprovechables para las clases. Con tu permiso, lo guardo para poder utilizarlo. Un cordial saludo desde ArteTorreherberos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Paco, me halaga el hecho que puedas utilizar mis textos para tus clases.
      Supongo que te refieres al "post" referente a la construcción de una catedral gótica.
      Salud

      Eliminar