sábado, 1 de marzo de 2014

MAQUIAVELO vestido de negro y rojo



Retrato de Niccolò di Bernardo dei Machiavelli
Santi di Tito (1536-1603)

He oído mil pestes sobre Maquiavelo, este personaje al que los medios de comunicación y la opinión popular asocian al mismísimo demonio y pienso, una vez más, que todo hay que ponerlo en cuarentena.

Me propongo hacer el ejercicio de siempre, esto es, a no creerme casi nada de lo que repiten con insistencia los medios, a no creer lo que diga un periodista, un charlatán o un tertuliano. 

Procuro ir al origen y me voy a las páginas de Maquiavelo, pongo atención en todo lo que dicen las páginas de su libro y pongo atención incluso en el canto de la página para saber de dónde han sacado todo lo se dice sobre este humanista florentino que vestía de negro y rojo como el diablo.

Leo El Principe de Maquiavelo y no acierto a encontrar perversión alguna entre sus páginas, más bien una constatación pragmática de la eficacia de los deseos humanos.

Entre otras cosas este hombre del Renacimiento que había mantenido largas conversaciones con Leonardo dijo:

La Vida y la Historia son solo una lucha de formas donde gana siempre el más fuerte.

La Vida y la Historia están desprovistas de significación trascendente.

Los hombres han sido siempre iguales en todas las épocas.

El mundo no tiene objeto ni finalidad.

El hombre es una mera concentración de pasiones e intereses.

El gobierno del Estado es el gobierno de los intereses y pasiones individuales.

La marcha de la Humanidad a través de la Historia se manifiesta principalmente en remolinos alrededor de la presa del poder que muchos desean y pocos consiguen, estos son los más astutos y los más fuertes.

... pues no está mal, al fin y al cabo dijo lo que ha ido sucediendo a lo largo de los siglos y lo que constantemente estamos observando.

Ya me gustaría que muchos responsables políticos nos hablaran así de claro, lo que ocurre es que para hablar claro hay que tener ideas claras y para ejercer un cargo de responsabilidad política se requiere conocer un poco de historia y tener un mínimo de cultura.

12 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo amic Cornadó, ya sabes que la política es la única profesión hoy en día para la que no se exige estudios.
    Cuando veo sujetos/as que su único valor es haber estado en las filas como militantes desde los 20 años, me pongo a temblar.
    salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amic Miquel, estos sujetos te hacen temblar opinan de uno y de otro sin conocer su obra, manipulan y nos quieren hacer comulgar con ruedas de molino, dicen mentiras y las dicen sin saber nada, sólo saben que mienten.
      Salud

      Eliminar
  2. Pues sí esa es la actitud, ir a las fuentes en la medida de lo posible y crear nuestro propio criterio sin mediadores.
    Maquiavelo escribió para los gobernantes, es un manual que refleja cómo debe ejercerse el poder, es teoría política que alumbra el Renacimiento y los incipientes Estados nación. Ahora, Maquiavélico es sinónimo de abuso de poder, pero bien distinto fue en su momento. Maquiavelo intentó clarificar el cómo se debía gobernar para evitar guerras y conflictos, de las que iban sobrados en Italia desde hacía siglos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Amaltea, lo manipulan todo, Maquiavelo explicó cómo debe llevarse la razón al ejercicio político y ahora nos lo presentan como si fuera un demonio.

      Trastocan el sentido de los vocablos, por ejemplo dicen que en tu ordenador ha entrado un troyano para atacarlo, cuando resulta que los troyanos eran los que estaban dentro y los que entraron fueron los aqueos;
      nos dicen que un trastocado tiene el síndrome de Diógenes cuando acumula grandes cantidades de trastos y objetos, cuando resulta que el cínico Diógenes no acumulaba nada;
      nos dicen, en fin, que para terminar la sesión del ordenador, vayamos a "inicio", ja, ja,ja, que risa Basilisa.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. No es nada maquiavélico Maquiavelo, ciertamente, querido amigo. Aquí traigo otra perla, "El deber del hombre bueno es enseñar a otros el bien que no ha podido poner en práctica".

      Salud

      Eliminar
    3. Manuel, la obra de Maquiavelo está llena de buenas intenciones, es un alarde de raciocinio, es un ejemplo a seguir.
      Salud

      Eliminar
  3. Pues estoy de acuerdo contigo, amigo Francesc.
    El término "maquiavélico" casi siempre se utiliza de manera errónea por quienes ni siquiera han leído a este lúcido pensador. Si alguien me tildara de maquiavélico me lo tomaría como un elogio, por supuesto.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Loam, está claro que una sociedad maquiavélica sería una sociedad más justa.
      Salud

      Eliminar
  4. Con permiso.No puedo decir que conozca la obra de Maquiavelo, solo he leído su libro más famoso y la verdad, mi idea de esta persona vario completamente después de leer ese libro. En muchas ocasiones la imagen del autor tapa el mensaje que transmite y son muchas las ocasiones en que juzgamos antes de conocer y nos ponemos a la defensiva, y perdemos perspectiva.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Temujin, se prejuzga con demasiada facilidad. La opinión generalizada sobre Maquiavelo es un ejemplo de banalidad y de estulticia, se habla de él como si fuera un malechor, cuando en realidad fue una mente racional. Debe ser que la razón asusta.
      Salud

      Eliminar
  5. Lo que es la ignorancia, me acuso de no conocer su obra y tacharlo de comportamiento amoral, sin embargo, no veo nada reprochable en esas citas, había que sustituir las ideas heredadas de la Edad Media, lo que conozco del personajes es que expuso consejos sobre cómo debe ser el gobernante ideal. No puedo opinar porque dicen que escribió normas sobre el arte de mentir y de engañar pero yo no he leído el Príncipe.
    Buen día, Francesc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Loli, nos han pintado una imagen falsa de este gran humanista, Maquiavelo fue un hombre de buena voluntad que explicaba cómo debe aplicarse la razón al buen gobernar. Su teoría política es original y supone un gran avance en la bondad de las relaciones que deben existir entre los gobernantes y los gobernados.
      El arte de los maestros de quattrocento, la poesía de Dante, la política de Maquiavelo y los sonetos de Petrarca supusieron un abandono de la intolerancia que presidió la vida en la Edad Media. Desgraciadamente todo se degrada y después del Renacimiento el hombre volvió, como era de esperar, a repetir la intolerancia y la barbarie que siempre han caracterizado a la condición humana.
      Un abrazo
      Francesc Cornadó

      Eliminar