martes, 25 de marzo de 2014

Detalle y precisión



 El triunfo de Cesar (1486-1505)
Andrea Mantegna (1451-1506)

Cuando un artista o un literato pone énfasis en el detalle y en su expresión utiliza el pormenor y la minuciosidad, enseguida despierta en mi ánimo una sensación de confianza, pienso que el artista o literato en cuestión están comunicando algo que ellos conocen muy bien.

El detallismo suele contener rigor, y esto sólo es posible cuando se tiene un gran conocimiento de lo que se explica. Cuando la expresión carece de detalle, el lenguaje se convierte en algo que desprende demasiado humo, en una obra pretenciosa y con una carga de irresponsabilidad.

Stendhal, que sabía muy bien de lo que hablaba, decía “toda la literatura en los detalles”.

En los interiores holandeses de Vermeer y bajo el sombrero de Rembrandt, en los drapeados de Andrea del Verrocchio, en los escorzos de Mantegna y en los restos de suciedad de Caravaggio y sobre todo en la literatura clásica, no encontramos más que detalle, detalle y precisión. Fuera de esto no hay más que composiciones engañosas contrarias a la predisposición a la salud personal y a la sensibilidad humana.  

6 comentarios:

  1. Observar un liendo de Vermeer es un verdadero placer, estoy de acuerdo.
    salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vermeer, querido Miquel, es un detallista de la luz
      Salud

      Eliminar
  2. Para mi, leer a Gabriel García Márquez, es disfrutar de una literatura llena de detalles y precisión. Es un genio.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Manuel, la literatura de García Márquez contiene unas descripciones muy detalladas que demuestran el gran conocimiento que este autor tiene de lo que escribe. Pero este autor recurre a una estratagema, García Márquez deja aparcados muchos detalles en sus narraciones acontecimientos aparentemente importantes de forma que el lector se ve obligado a participar en la historia desarrollada. A mí particularmente esto no me gusta. Viene a ser como una ironía inconclusa. Ya sé que en algunas tragedias griegas, como Antígona y Edipo rey, se dan acontecimientos que se dejan, sin narar, a la libre interpretación del espectador, pero es que en teatro y en aquellas condiciones de la Grecia clásica, estos acontecimientos formaban parte de la imaginación cotidiana.

      Eliminar
  3. Por eso los clásicos no envejecen, y de sus detalles deberíamos identificar los males futuros aunque no poseemos jamás este rigor en el momento oportuno :D

    O no siempre...

    Petonets i gràcies per aquets escrits tan bonics com interessants.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Gemma, jo crec que els clàssics tenen sempre vigència per què res canvia, continuem essent iguals com fa més de dos mil anys, en tot cas una certa devallada cap a l'infern, un colla de mals de cap i el perfeccionament de la barbàrie que no s'acaba mai.
      Fora de tota esperança, continuem però amb un bon humor, bon remei. Moltíssimes gràcies per els teus comentaris.
      Salut

      Eliminar