domingo, 10 de mayo de 2015

Cortes en la piel

Fantasma azul. 1951. Alfred Otto Wolfgang Schulze (Wols)


Te has tenido que tragar más de una palabra,
como te obligan a hacerlo a menudo,
es un aceite amargo o un membrillo verde de mala digestión
que deja señales evidentes en la lengua.

No has podido gritar ni escupir su hiel
y te has mordido el labio, gesticulando.
Los dientes son interjecciones que marcan los labios
que se resienten del mordisco y llegan a agrietarse.

Con la lengua señalada y con el labio cortado
se te altera el libre flujo de las palabras
y tienes que tragar más y más palabras, hasta callar.

Llegará el día en que para protestar levantarás océanos
                                                                     [de silencio
y para evitar las grietas sangrantes en las axilas
será necesario que los levantes con un cuchillo en la mano.

F.C.

16 comentarios:

  1. Pesimismo y contrariedad, podría titularse. Para conjurar el aceite amargo, habrá que salir a la calle, encontrarse con los amigos, leer a Marco Aurelio, y aceptar que somos tan insignificantes que ni siquiera merece la pena enfadarnos. Muy al contrario, la vida que es una carrera de obstáculos, exige disfrutar y ser un poco felices a pesar de todo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, querida Amaltea, sí, somos insignificantes y propicios a la indigestión. Ya sabes que las "Meditaciones" de Marco Aurelio me acompañan, yo también creo que "los deseos conducen a una preocupación y decepción permanentes, ya que todo lo que se desea de este mundo es miserable y corrupto."
      Así pues, moderación, tiento, templanza y la vida sosegada el "beatus ille".
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Quedarse quieto, sin mover la boca, es lo mejor cuando la lengua está herida, lo cual llevado a un contexto menos fisiológico acaba como bien has dicho, con un ¡se acabó!, entonces es el propio dolor causado por el silencio, el que te conduce a la batalla.

    Buen domingo y a la hora del café, en petit comité, una libre conversación que desahogue.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Loli, muy buena recomendación: silencio y no mover la boca.
      Feliz domingo.

      Eliminar
  3. Una

    -A veces callar es mucho más sangrante que decir las cosas a boca jarro.-Y si no ;que nos lo pregunten a esta altura del curso...Y como eso, tantas cosas: que si le das rienda a tu inquina xD.Más vale callar e ir masticando para poder tragar y no se te indigeste.

    Una protesta sin palabras...Por eso es necesario mantener la cabeza fria y sopesar las cosas pero.Una cosa es pregonar y otra dar ejemplo.La vida es un gran teatro.

    Un abrazo.feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Bertha, cómo tú dices, la vida es un gran teatro, donde las escenas de heroismo se suceden con otras de hipocresía; actitudes valientes que acaban marcándonos la piel y otras actitudes de acatamiento que acaban marcándonos del pensamiento. Lo malo es que esta obra de teatro nunca tiene un final feliz.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Ese azul y toda esa composición no puede ir mas acorde.
    saludos-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Dapazzi, el fantasma de Wols es inquietante.
      Salud

      Eliminar
  5. En el gran teatro de la vida, la hipocresía y el abuso son
    el pan diario...y aunque escupamos alacranes verdes nada cambiará...no sé si el cuchillo será la solución. Lo que tu inteligencia te dicte amigo. Estoy regresando de a poquito.
    Un abrazo desde Quebec.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh Ceciely, qué ilusión volver a verte por aquí! Celebro que regreses.
      Querida amiga, los cuchillos nunca son la solución, mejor la prudencia y el sentido común. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Desde luego que NO a la violencia, pero no podemos evitar el desfogue en la palabra y cuando tu dices... "para evitar las grietas sangrantes en las axilas
      será necesario que los levantes con un cuchillo en la mano." no son mas que figuras y es tu inteligencia que da el paso siguiente...es preferible rasgar un océano para vaciar la ira contenida.
      Estoy feliz de volver a vosotros. Saludos.

      Eliminar
    3. Coincidimos, querida Ceciely, jamás la violencia y siempre la palabra y el razonamiento sereno por delante.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Eso iba a decirte, o parecido: cuidado con los envenenamientos. Hay vasos comunicantes individuo-sociedad, o clanes de ésta más bien, que perjudican a todos si se extiende la venenosa fatalidad,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Fackel, las pócimas tóxicas son mucho más límpias, el envenenamiento no mancha los tapices como ocurre con la acción de los cuchillos.
      Asistimos a la extensión de la fatalidad
      "Sic omnia fatis in peius ruere, ac retro sublapsa referri"
      mientras nuestro instinto de conservación hace todo lo posible para que cerremos los ojos.
      Salud

      Eliminar