domingo, 15 de diciembre de 2013

El Laberinto de Ariadna



El Minotauro sólo comía carne humana, era antropófago y conforme crecía se volvía más salvaje. Cuando la criatura se hizo incontrolable Dédalo construyó el Laberinto de Creta para encerrar en él al monstruo hijo de Pasífae.

Aquellos tiempos de monstruos, sátiros y dioses inclementes reclamaron la inteligencia de Dédalo para encerrar el salvajismo dentro de una maraña de paredes y corredores intrincados.

Desde entonces el hombre ha encerrado a todos aquellos con los que no quiso convivir. El hombre ha edificado diversos tipos de heterotropías, cada una con una función específica, y dentro de ellas a metido a todos aquellos que constituían un peligro, ha encerrado a locos, a actores, o a delincuentes y para ello ha construido manicomios, teatros o prisiones.

¿Quién sabe si dentro de alguna otra heterotropía o laberinto también han querido encerrar a la poesía? En más de una ocasión la poesía ha constituido un peligro.

Pero un grupo de escritores y poetas entusiastas, convencidos del aspecto revolucionario de la poesía, que es capaz de cambiar una utopía por una realidad; un grupo de artistas de la palabra convencidos del poder agitador que tiene la poesía, levantaron un laberinto a orillas del mar. Estos poetas, armados con el ingenio de Dédalo, constituyeron El Laberinto de Ariadna en 2001, un jaral intrincado de corredores donde perderse en busca de la Belleza que nos espera en el centro del Laberinto ¿Quizás sea el centro de nuestro pensamiento o de nuestra sensibilidad?

Ahora, doce años después de que aquella construcción se levantara sobre sus cimientos, se editan estas Voces desde el Laberinto. Son las voces de los poetas que desde sus correrías laberínticas nos recuerdan que la utopía aún se puede convertir en realidad, de que lo encerrado acaba pudriéndose y hay que orear con el viento del verso, que hay que desinflamar las emociones perversas, que debemos mantener nuestro estado de alerta y que la Belleza existe y que su mirada es terrible.

6 comentarios:

  1. Hay mucho que celebrar.
    Mientras existan poetas aún queda la esperanza de que no todo está perdido, y si lo estuviera no habrá mejor consuelo que leer esos versos resucitados.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Amaltea, el "Laberinto de Ariadna" es un colectivo de escritores que se fundó en 2001 en Castelldefels. Sus miembros son poetas, novelistas, escriben ensayo, narrativa o crítica literaria. Sus actividades están abiertas a todo el mundo y tienen lugar en la Asociación de Escritores de Cataluña. En el Laberinto hay una pluralidad de voces que se expresan en diferentes géneros y diferentes idiomas. Por el Laberinto han pasado poetas insignes y plumas destacadas. Cualquier día puedes perderte por los corredores intrincados del Laberinto.
      Salud

      Eliminar
  2. Después de lo dicho por AMALTEA...no puedo decir ni mú...caramba con la entrada...caramba con la respuesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miquel, la poesía está viva en el Laberinto.
      Salud

      Eliminar
  3. Los que están encerrados en ese laberinto seguramente que gozan de mayor libertad que muchos de los que deambulan por las calles de nuestras ciudades, prisioneros de sus miedos y asustados a cada paso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Dean, con toda seguridad, son más libres, es la poesía lo que les da la libertad.
      Salud

      Eliminar