miércoles, 6 de marzo de 2013

Preludio para la siesta de un fauno

Clifford Still. N No.2 1944


Preludio para la siesta de un fauno
Claude Debussy (1862-1918)


Esta obra temprana de Claude Debussy tiene una duración no superior a diez minutos, con esta brevedad de tiempo Debussy da un paso de gigante hacia la modernidad.

Las revoluciones llegan como los pasos de una paloma, este aforismo de Nietzsche podría aplicarse al Preludio para la siesta de un fauno que fue estrenado en diciembre de1894 bajo la dirección de Gustave Doret.

Entusiasmado, después del estreno, Mallarmé dijo con rotundidad:
... Esta música prolonga la emoción de mi poema... consigue ir más allá en la nostalgia y en la luz.

La orquesta se limita a un conjunto de instrumentos de cuerda, el conjunto de madera, las trompas y dos arpas, acentuado todo ello con el sonido de cristal de una percusión de campanas y címbalos antiguos.

Detrás de un manantial vigía el fauno que con el ojo desconfiado quedó dormido al son de una flauta que tiembla lánguidamente, sus notas se elevan más arriba que el mediodía de verano, y cuando Sicilia se embriaga con la calima espesa; entonces, el propio Debussy, desde el otro lado de la colina del litoral se sorprende y dice:

... Este es el escenario donde se mueven los sueños y los deseos del fauno en el calor de la siesta; cansado de perseguir las despavoridas ninfas y náyades, cae en un sueño embriagador donde ve realizados sus deseos.

Fauno

Un plomo de hostilidad
le dobla la espalda.
Tendido boca abajo,
sobre la tierra estéril,
el vientre hinchado del sátiro
se deforma y compone
una imagen asquerosa
de suciedad y sudor.

El pene enfangado,
eternamente erecto,
fuera de toda medida,
no ayuda al equilibrio
de su vieja ebriedad
y lo hace esclavo del bosque
y contrahecho por el deseo.

6 comentarios:

  1. No sé si creerás en las coincidencias, pero ahora practicaba esta partitura. En el recreo, me acerco a tu blog y zás, tienes esta magnífica entrada.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Amaltea, esta coincidencia no es la primera vez que ocurre, ya pasó en alguna otra ocasión que escribí sobre música y también, creo recordar, con alguna pintura que tienes muy cercana.
      Misterios raros en los que no quiero creer. Ja, ja, ja.
      Salud

      Eliminar
  2. Gracias por explicarmelo....salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amic Miquel, esta es una buena partitura.
      Salud

      Eliminar
  3. Un deleite este contraste, en tríptico, con pintura, prosa y poesía. Capaz de despertar el deseo y la repulsión, el fauno en manos de Debussy, se diluye en el impresionismo abstracto de esta pintura maravillosa, y se concreta en el poema, adquiriendo tintes materialistas.
    Salud, Francesc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Manuel. Las imágenes con las que suelo ilustrar los textos las elijo un poco aleatoriamente, en este caso puse la obra de Still porque me parece un pintor interesante y no busqué relación alguna con el texto. El Prelude de Debussy es una de las cumbres de impresionismo musical, es magnífico.
      Ya sabes Manuel que al calificar un texto mío como de "materialista", aunque sólo sea con unos tintes, me haces el mayor de los halagos. Te lo agradezco muy de veras.
      Salud

      Eliminar