jueves, 12 de septiembre de 2013

Un Réquiem alemán. Un réquiem que no fue compuesto por Wagner


Ein Deutsches Requiem  -Un Réquiem alemán-
opus 45 (1868)
Johannes Brahms

Creo que Brahms fue un “plasta” genial, que su música es íntimamente siniestra y extraordinariamente sublime y que su romanticismo es profundo. Comparto aquella opinión que asegura que la mejor sinfonía de Brahms sería la que se formara tomando un movimiento, sólo uno, de cada una de sus cuatro sinfonías.

Dicho esto sobre Brahms, voy al meollo de algo que creo que constituye el núcleo central del pensamiento musical de este compositor. Me refiero a su Ein Deutsches Requiem, su opus 45 -Un Réquiem alemán- composición para soprano, barítono, coro y orquesta.

Esta es la obra más importante de Brahms. Se basa en una selección de textos procedentes de la Biblia luterana y algunos textos apócrifos.  El compositor selecciona los textos más severos y taciturnos y sobre ellos compone una partitura con imponentes fugas que paradójicamente dibujan un ambiente íntimo, sublimado y penetrante.

La profundidad y enaltecimiento de la intimidad los apreciamos de forma especial en el solo de soprano del quinto movimiento y en el vals del cuarto movimiento.

Brahms consideró que este Réquiem había de proporcionar bienestar al hombre afligido que vive sobre la tierra, esto era para él más importante que cantar a la inmortalidad de las almas que ya no están en la tierra. Cabe decir que Brahms confesó que no le importaría cambiar el título de la obra y llamarla “Un Réquiem humano” en vez de “Un Réquiem alemán”.

Por esta obra y muy especialmente por sus sinfonías, Brahms recibió un sinnúmero críticas de quienes militaban en el bando wagneriano y particularmente Hugo Wolf quien dijo: Un único estallido de platillos de Bruckner vale lo que las cuatro sinfonías de Brahms.

Naturalmente estas palabras de Wolf están dichas para atacar a Brahms y no para ensalzar la obra de Bruckner, wagneriano éste también.

Wolf se entrometió en la polémica de finales del XIX que mantenían los seguidores de Wagner contra los de Brahms y tomó partido a favor de los wagnerianos.

Ahora, conocida la intensidad de los ataques del uno y del otro bando, nos preguntamos ¿Por qué no fue Wagner quien escribió “Un Réquiem alemán”? ¿Será que el músico de Weimar sólo se interesó por el ocaso de los dioses del Walhalla? Wagner sólo se interesó por la caída de la mitología germánica, polemizó con Nietzsche, discutieron mucho, discutieron después del segundo acto de Sigfrido y dejaron de hablarse para siempre, Wagner no entendió lo del hombre nuevo. 

13 comentarios:

  1. O sus prejuicios le impidieron entenderlo. Se quedó donde se quedó, y no es hacerle de menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Fackel, afortunadamente la obra de Wagner pasó por encima del músico. Esto me reafirma una vez más en mi admiración por la obra de los artistas que por los artistas.
      Salud

      Eliminar
  2. uno vive, te lee y aprende,
    gracias querido amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Omar, yo aprendo mucho de tu poesía. Gracias.
      Salud

      Eliminar
  3. Sabemos que Wagner era el ícono de hitler y como tal, lo del hombre nuevo era muy de comunistas; Brahms, más librepensador aunque en esa época poco se podía hacer por apartarse de religiosidades e ideologías. Wagner ha debido ser el creador de dicha obra, y seguramente que su jefazo se lo habrá pedido, pero la historia está llena de estos vacíos que escapan a toda lógica.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Dean, Wagner se preocupó demasiado por las mitologías y trató al hombre como un títere, Hitler se preocupó demasiado por un imperio y para ello no le importó machacar a los hombres, Brahms se preocupó demasiado por el bienestar del alma del hombre y compuso una obra tristemente humana.
      Salud

      Eliminar
  4. Hasta yo aprendo. No conozco a ninguno ni sus historias, pero bueno, algo me queda de leer un poco.

    Salut

    Andri Alba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andri, tanto Johannes Brahms como Richard Wagner son dos músicos capitales en la historia de la música occidental, sus obras son auténticos faros que iluminan la triste historia del ser humano. En cuanto a Nietzsche, que también era músico, hay que decir que nos encontramos ante una figura imprescindible para conocer el pensamiento actual, fue uno de los más grandes filósofos de la historia.
      Salud

      Eliminar
  5. Esta última respuesta me ha dado que pensar.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Miquel, yo creo que el conflicto aparece después del segundo acto de Sigfried, cuando Nietzsche no comprende por qué el joven puro, amoral y libre sucumbe a la llamada espiritual.
      Salud

      Eliminar
    2. Miquel yo me pregunto, por qué Wagner no escribió un réquiem
      Salud

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Còssima, ya sabes que Wagner era admirador de Mozart y de su Rèquiem
      Molts petons

      Eliminar