martes, 11 de octubre de 2016

Silencios de la noche

Dona i ocells en la nit. Joan Miró


Cuando ya ha llegado la noche pienso que voy a morir.

La noche tiene riesgo.

Se oyen ruidos de las cañerías, las estructuras del edificio crujen.

No son los pasos de la muerte, el silencio son dilataciones de los materiales.

12 comentarios:

  1. También se escuchan suspiros de amor, conversaciones íntimas, y alguna pequeña bronca de lecho.
    La noche no es más que la continuación del día en negro.
    La prefiero para pensar y encontrarme.
    Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amic Miquel, es cuestión de tener unos buenos aislamientos acústicos.
      En cuanto al momento de pensar, más que la noche, prefiero la mañana cuando desayuno un hígado de bacalao con perjil o cuando me tomo un aperitivo un poco amargo. Y en cuanto a lo de encontrarme, te diré que no lo deseo de ninguna manera, no quiero imaginarme el encuentro, podría ser que echase a correr.
      Salud

      Eliminar
  2. Es cierto, desde siempre se ha asociado a la noche y el silencio con la muerte ... creo que son los aztecas los que tenían un dios que se tragaba al sol cada anochecer para escupirlo al alba, tb los griegos y los egipcios unían noche a muerte ... me parece que de CAOS, nació ÉREBOS las tinieblas de la noche y de ella nació TÁNATOS ...incluso nosotros hablando habitualmente identificamos a la muerte con el silencio y la muerte ... las pelis de miedo siempre se desarrollan por la noche, en medio de oscuridad ... y decimos cosas como ..."silencio sepulcral" ... aunque en el lado opuesto están los mejicanos con todos esos esqueletos y calaveras bailarines o esos fantásticos entierros que se montan los de New Orleans ... jaja vaya desvarío te estoy dejando, en fin... todo para decirte que no te asustes ... por la noche todos los gatos son pardos y los ruiditos de las dilataciones de los materiales o las cañerías desaparecen al amanecer, cuando todo se aclara y todo se vuelve tan ruidoso que nos deja de asustar el silencio y lo deseamos desesperadamente ;)

    Qué bien que estás vivo! Muchos besos...
    Sin riesgo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida María, Kafka aseguraba que el despertar es el momento más arriesgado del día, así lo demostró con el bicho de Gregorio Samsa, ¡qué horror, estos checos que no utilizan apenas el aceite de oliva!, esto si que es un riesgo.
      Salud

      Eliminar
  3. De noche todos los gatos son pardos. Y el insomnio no ayuda mucho para ahuyentar temores y obsesiones.
    Un saludo, Francesc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Cayetano el insomnio es cosa mala, ocurre, sin embargo, que uno acaba acostumbrándose.
      Salud

      Eliminar
  4. Siempre amece, por suerte nuestra,y las sombras cobran la realidad de una simple mancha en la pared. Nuevamente,gracias,Francesc. Abrazos.

    Blanca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, hay fenómenos inexorables, siempre amanece. La luz de la mañana disipa los sueños de la noche.
      Salud

      Eliminar
  5. Nunca me ha importado el color oscuro de la noche porque sé que el sol está esperando para expulsar las sombras...

    Lo que me viene incordiando de la noche...es una secadora de un vecino anónimo que se enciende intermitentemente entre las 12 h y las 8h. El día que lo identifique, me va a oír...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ruidos horrorosos y vecinos que incordian.
      Salud

      Eliminar
  6. Con tu capacidad para interpretar los ruidos nocturnos, sin adornos fantásticos, no hay peligro de que sucumbas al miedo de lo ominoso que se esconde en la oscuridad.
    Me encanta el último verso, te identifica.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amaltea, celebro que te guste. Hay, sin embargo un error en esta frase, una experta me advierte que no debo decir "dilataciones" sino contracciones, es más preciso.
      Salud

      Eliminar