domingo, 4 de septiembre de 2016

Con la vista puesta en el modernismo


No sé que es, pero a mí, algo me pasa con el modernismo.

18 comentarios:

  1. Yo me pregunto como Mafalda:"¿no será acaso que esta vida moderna está teniendo más de moderna que de vida?".Oye: te quedan muy bien las gafas...Un abrazo.
    Blanca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Blanca. En este caso tiene que ver con el modernismo.
      Salud

      Eliminar
  2. Cierta urticaria.. Creo que no es grave. Evita exponerte a la causa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Casilda, no es grave, con un poco de descanso neoclásico, se pasa el sarpullido.
      Salud

      Eliminar
  3. La leche ¡¡¡
    Si pareces el Kevis Spency del cine ¡¡
    Te diré lo que te pasa, te pasa que es un movimiento burgués, pagado por burgueses y sólo para burgueses, donde el pueblo sólo participó de obrero, pero no de sus productos ni de su sentimiento.
    Quizá se salvó algún maestro de obras, algún arquitecto, me viene a la cabeza Jujol, con sus casa de la calle Salvat, en Poble Sec, pero poca cosa más, porque todos iban detrás de los ricos y potentados para hacer la obra más grande, más ampulosa, más gigantesta, más enorme que el de al lado.
    la prueba la tienes en el P de Gracia, allí la competencia fue feroz y los arquitectos colaboraron en ello.
    Hoy Barcelona vive gracias a aquella lucha entre banqueros, industriales, esclavistas y empresarios del mil novecientos.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miquel a mí me afecta el "trencadís", como puedes ver tiene un efecto fotosensible sobre mi mirada.
      Salud.

      Eliminar
  4. Solo hay que contemplar tu imagen para percibirlo...

    Un abrazo y feliz retorno a la cotidianidad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Luis Antonio, para adaptar las baldosas a superficies curvas, el modernismo se dedicó a romperlas a trocitos.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Pues a mí, lego en esa materia, no se me ocurre otra solución...¿Seré modernista?

      Eliminar
    3. Claro Luis Antonio, es que no hay otra solución, hay que romper las baldosas.
      Salud

      Eliminar
  5. Curiosa entrada, e impenetrable su fondo.
    Supongo que tu sabes mucho más que yo, y se que supongo bien.
    Quizá haya una raigambre catalana en eso del "trencadis", o sea, el saber sacar provecho de algo roto e inservible. Y otra vez Jujol a la palestra, con sus carretas desde Valencia a Barcelona, para acabar de romper lo ya "cascado" en el trayecto, y así hacer sus componendas de colores, tipo "mosaícos romanos".

    Decirte que quizá las "Ray Ban" te dan una perspectiva más oscura del asunto, pero tu sonrisa expresa ese buen hacer del que siempre haces gala.

    Joder...¿sabes que me empiezas a gustar ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miquel esto del "trencadís" es una cuestión geométrica, y no tiene otra explicación. Cuando se trata de embaldosar una superficie curva, si lo haces con baldosas enteras verás que es prácticamente imposible a no ser que se trate de baldosas muy pequeñitas (gresite), así pues, verás que para revestir una superficie curva con baldosas de dimensiones tradicionales (13x13, 20x20, 10x20, etc) no te quedará otro remedio de fragmentar las baldosas. No hay que buscar explicaciones metafísicas, psicológicas o raigambres identitarias ni otras pamplinas.
      Salud

      Eliminar
  6. Más que modernista, creo que te has puesto psicodélico. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Cayetano, psicodélico de baldosines rotos.
      Saludos

      Eliminar
  7. Pues no te perjudica la recreación, casi pareces uno feliz millonario contento de su suerte. Los cristales de las gafas quedan la mar de aparentes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Amaltea, ya ves feliz siempre. Yo creo, sin embargo, que el "trencadís" no me favorece.
      Saludos

      Eliminar
  8. ¿Qué te pasa, dices? ¿Que estás hecho de retazos y no te habías enterado de que eres un mosaico? Tranquilo: como todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No amigo Fackel, lo que ocurre es que el modernismo hace mella.
      Salud

      Eliminar