domingo, 20 de marzo de 2016

Silogismos ondulados sobre la mentira, su contingencia y la justificación discursiva de su objeto como umbral del escepticismo, en todo caso un estado de seriedad


Formas abstractas II Münnster Franz Moritz Wilhelm Marc (1880-1916)

Detrás de toda mentira siempre hay algún motivo, algún interés que podemos compartir o no, pero que a alguien sirve.

Puede ser que moralmente no justifiquemos la mentira pero la experiencia nos ha demostrado que siempre existe un motivo para mentir.

Más que su contingencia, la mentira es presencia.

Siguiendo esta lógica, el escepticismo se justifica sobre la existencia eterna y universal de la mentira.
Siendo pues la mentira extensiva en el tiempo y en espacio, no es extraño que la contemplación de la realidad humana provoque un pesimismo tan justificado como nuestra incredulidad.

Pesimismo y escepticismo suelen ir juntos, todo es una cuestión de seriedad.

19 comentarios:

  1. Mirar es gratis, ver puede salir muy caro.
    Y, efectivamente, la disidencia suele "premiarse" con una colmada copa de cicuta.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Loam, de mirada sagaz. Coincido. El poder dispone de venenos eficaces.
      Salud

      Eliminar
  2. Pesimismo y escepticismo son las dos caras del mismo doblón: lo primero manifiesta una consecuente actitud de nuestra psiqué emocional, lo segundo responde a la pauta lógica de un pensamiento racional. No creo que un escéptico pueda ser un risueño, otra cosa es que lo aparente. Y respecto a la mentira, ¿qué decir a estas alturas en que se consagra en origen como un ejercicio para dificultar el entendimiento y la convivencia? Por cierto, algo bastante antiguo. Por supuesto, la mentira pública, emitida desde entes privados, colectivos u oficiales siempre sirve a alguien. A los intereses de negocios o de batallitas con la que obtener una pizca más de poder.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Fackel, más vale que no digamos nada de la verdad o de la mentira, en todo caso mantengamos una actitud tan seria como irónica.
      Hoy, creo que tenemos la obligación de estar cabreados y escépticos y mientras tanto pegar una patada a todos estos librotes de autoayuda.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. A veces la sinceridad hace daño. Entonces, mentir se convierte en un mal necesario, en un mal menor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Cayetano, la sinceridad como todas las grandes virtudes y como todos los grandes pecados no contribuyen a la felicidad.
      Cuenta Josep Pla que había en Barcelona un arquitecto, el señor Boniquet, cuya esposa era guapísima. Todos los señores de la alta sociedad barcelonesa admiraban a la señora Boniquet y ella los quería mucho a todos. A más de uno lo quiso con pasión modernista.
      El arquitecto preocupado por la resistencia de los materiales no sabía nada de los amores de su esposa, aún siendo estos un secreto que ya no era secreto.
      Un amigo del señor Boniquet, virtuoso de estos que están convencidos de que la verdad debe ir por delante de todas las cosas, creyendo obrar rectamente, informó al arquitecto de las andanzas de su guapa esposa. Naturalmente esta información causó tribulaciones y un nerviosismo tal al buen arquitecto que, el pobre, se desconcentraba en los cálculos, no atinaba con las soluciones constructivas e incluso tuvo el tímido atrevimiento de reprochar a su mujer su licenciosa conducta. El reproche le sentó muy mal a la señora Boniquet, se sulfuró y arremetió con improperios contra su marido; total, una zaragata de “aquí te espero”.
      El señor Boniquet quedó tocado, quería olvidar el mundo, apearse de la vida social y sublimar toda su energía en la arquitectura, hasta que sobrevino la desgracia. A los pocos días, en una visita de obra, le cayó una viga a la cabeza y lo mató.
      Las exequias fueron sonadas, los señores de la alta sociedad barcelonesa corrían a dar el pésame a la señora Boniquet. Para todos tenía, ella, una palabra de gratitud que acompañaba con una lagrimita y decía: ¡Ay pobre Ramón, Dios lo haya castigado!
      Cómplices, la verdad y la viga, mataron al señor Boniquet.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Muy simpática la historia de la señora Boniquet y compañía (masculina). Parece sacada de un sainete de Arniches o, mejor, de un esperpento de Valle Inclán. El arquitecto murió de accidente laboral con los cuernos intactos.
      No hay que hacer caso pues a Quevedo cuando decía aquello de "pues amarga la verdad, quiero echarla de la boca." Saber la verdad y caerte "una viga" en la cabeza es bastante frecuente.
      Un abrazo y buena semana.

      Eliminar
  4. La mentira puede ser para hacer un bien o evitar un mal inecesario. Pero la mentira cegadora es la soaz lacra que está instala en nuestra sociedad para que unos engorden de poder y se empobrecen de honradez. Lo peor de todo es la aceptación de la misma y la insensibilidad de quien la acepta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Sandra, detrás de cada mentira siempre se esconde algún interés, por ejemplo procurar que el otro se sienta bien, como es el caso de las mentiras piadosas.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. ¡¡¡¡ Miento...¡¡¡, luego existo.
    Salñut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja, Miquel. La mentira es como el bacalao al pil-pil: una razón para vivir.
      Salut

      Eliminar
  6. ¿Pesimismo y escepticismo suelen ir juntos? Lo siento: soy escéptico respecto a eso.

    ¡Feliz primavera!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien, amigo Abraham, así me gusta, escepticismo ante todo.
      Salud

      Eliminar
  7. Resulta que la mentira es tan corriente como indetectable. Hoy sabemos que el autoengaño funciona como un narcótico. En el individuo y en la Sociedad.La mentira es un resorte maldito porque quien usa la mentira para tomar decisiones -particulares o colectivas- acaba destruyendo el objeto que pretendía preservar.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Amaltea, la mentira forma parte de la vida cotidiana, está en las noticias que nos "sirven" los medios cuyo objetivo no es otro que el adoctrinamiento, la mentira es uno de los instrumentos presonales de autoconvencimiento y "la nave va" rumbo a la imbecilidad.
      Abrazos

      Eliminar
  8. hoy hasta la gran falacia, peor mentira, se nos ha mostrado verdad incuestionable.
    y 'matábamos' de inocencia
    en la tranquila situación de nuestra conciencia
    a otras personas.
    mientras,
    el mundo entero continúa planificando el eterno fracaso del terrorismo: mentira con acre sabor a verdad.

    intolerable


    abrazo, Francesc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida P MPilaR, tienes toda la razón, con mentiras de unos y de otros va creciendo la barbarie.
      Grito contigo: ¡Intolerable!
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Muchas gracias P MPilaR, es precioso.
      Un abrazo

      Eliminar