domingo, 26 de julio de 2015

Masaccio

El tributo (fragmento)
Tommaso di ser Giovanni di Mone Cassai llamado Masaccio (1401-1428)

Nos dice Vasari que Masaccio “reconoció que la pintura no es sino la imitación de las cosas tal como son”

Hoy, tal imitación es considerada como una visión reduccionista. Nos argumentan que plasmar la realidad tal como es, sin el añadido de la pulsión artística, no es arte, que esto mismo hace la fotografía y aún lo supera, por lo menos a lo que a representación de la realidad se refiere.

¿No nos conformaríamos con reconocer las cosas tal como son? Así sin más, a sabiendas de que la realidad supera siempre cualquier ficción que pueda añadir el arte.

Masaccio observó la realidad y trató de representarla sabiendo muy bien que esto era una hazaña casi imposible, para ello aplicó las leyes de la perspectiva, fue el primer pintor que utilizó la perspectiva para la representación de la naturaleza.

Las leyes de la perspectiva descubiertas por los artistas del Quattrocento sirvieron de método eficacísimo para el estudio y conocimiento del espacio pictórico y arquitectónico. Sirvieron, además de reflexión sobre el espacio y sobre la incidencia de la luz en los volúmenes. La reflexión es algo que surge mediante una actitud intelectual activa y no se puede conseguir de forma automática pulsando un botón o escaneando una imagen.

Masaccio que se formó junto con Brunelleschi, compone sus pinturas equilibrando llenos y vacíos como si construyera un espacio arquitectónico.

Decía su contemporáneo Leon Battista Alberti que es cosa o realidad aquello que ocupa un espacio, pero también el espacio es realidad en sí mismo, síntesis de las cosas, y cosa es también la luz, que ocupa el espacio, se detiene y se condensa sobre las cosas.

La obra de Masaccio considera el espacio como continente y como contenido, las figuras ocupan el espacio y se inundan de luz siguiendo las leyes matemáticas de la perspectiva y como si fueran un edificio de Brunelleschi, se apoyan sobre el equilibrio que forman las horizontales y las verticales. Parece anticipar un sistema cartesiano formalmente que a todas luces lo supera.

4 comentarios:

  1. Porque llegar a pintar las cosas tal como son nos alcanza al ideal de la perfección, y esta a la belleza.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Miquel. Un ideal. Coincido completamente contigo.
      Salud

      Eliminar
  2. Pero Masaccio es grande no solo por su nueva visión arquitectónica de la dimensión, de calibrar y componer los espacios, de situar las escenas conforme a nuevas perspectivas. También su capacidad de retrato parece ir evolucionando para el arte, y aunque aún tenga connotaciones romanas las testas y rostros que representa parece estar ya yendo más allá. En fin, que la pintura italiana de los siglos de oro (trecento, quatrocento, quincecento) son deisivos en la historia de la imagen occidental y ya para siempre mundial. Siempre se aprende de tus reflexiones, Francesc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Fackel ya conoces mi debilidad por el primer Renacimiento. En efecto Masaccio es grande no sólo por su visión arquitectónica, lo es también por la distribución de la luz, por el proyecto iconográfico y por la representación de la realidad liberada de toda pamplina.
      Salut

      Eliminar