miércoles, 11 de junio de 2014

El escéptico de la otra cara de la Luna



                                                                             Espiral
Martín Chirino (1925)


El escéptico de la otra cara de la Luna, no suele entrar en pormenores. Otras veces he hablado de él.  



Este personaje que se esconde tras el vértice del cuarto menguante es generalista y me dice:

1)      que los problemas de ahora se harán más gordos en el futuro

2)      que aparecerán nuevos problemas que ahora ni siquiera imaginamos

3)      que los que ahora mandan hacen como siempre: coger para ellos el dinero de los demás

4)      que los que mandan quieren controlar lo que hacemos de hipocondrio para arriba

5)      que los que mandan quieren controlar lo que hacemos de hipocondrio para abajo

6)      que el circo político es una pantomima

7)      que los medios de comunicación dicen mentiras

8)      que vamos de mal en peor

9)      que Pubilio Sirus tenía razón cuando dijo Cotidie est deterior posterior dies, o sea: “El mañana siempre será peor”

10)   que los clásicos no fallan y que también tenía razón Horacio cuando dijo: Aetas parentum, peior avis, tulit nos nequiores, mox daturos progeniem vitiosiorem, o sea: “La edad de los padres, peor que la de los abuelos, nos engendró a nosotros, aún más malvados y destinados a tener una descendencia más degenerada”.

Después de este decálogo he pensado que a este personaje que habita tan lejos ya no le llamaremos “el escéptico de la otra cara de la luna” sino más bien “el pesimista de la otra cara de la luna”.

17 comentarios:

  1. * ...de suyo, hablaba quedo la luna y, con cuernos al derecho, pues menguaba bien taimada, dijo si acaso la oyeran otras caras ocultas...
    no. El pesimista se guardó mucho de espetarle respuesta Hubiera sido admitir .cuán infeliz se sentía de verse peor que quienes lo pusieron a navegar por este proceloso mar , mundo demonio y carne..de rabiosa actualidad.
    *...o lo dijo Campoamor en sus célebres 'Doloras': Mal que no mejora, empeora..
    Y así andamos, narrando venturas por desventuras.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí PMPilar, y otro sabio aseguraba que avanzamos con pasos de paloma y retrocedemos con paso de caballo, el caso es que la barbarie se va perfeccionando, primero fueron los garrotes y los pedruscos y ahora los misiles nucleares.
      Salud

      Eliminar
  2. Confirmo todas las acepciones...
    salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Miquel, no hay más que mirar la luna
      Salud

      Eliminar
  3. No veo pesimismo en esta exposición, sino una clara descripción de la realidad. Los clásicos eran muy listos y sabios, por eso se intenta que las masas los desprecien.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Carlos, se trata de aquello que dicen de que un pesimista es un optimista bien informado. En los clásicos encontramos las respuestas.
      Salud

      Eliminar
  4. Señor Cornadó, nos tenía acostumbrados a un escepticismo muy eficaz y ahora pasa a un pesimismo nocturno muy claro, probablemente sea la misma cosa.
    J. Aubert

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Aubert, es una cuestión de localización, situarse en uno u otro lado de la luna, el caso es que allí se reflejan los rayos del sol y con esta luz acaecida, la realidad que se contempla no da demasiadas alegrías. Digamos pesimismo, sí. Un pesimismo que nos induce a no creer que esto se pueda arreglar nunca y a no creerte siquiera ni en lo que piensas; es la relatividad de los cuernos de la luna, unas veces apuntan a menguante y otras a creciente y así las cosas, a menudo desaparecen.
      Salud

      Eliminar
  5. Estos son los últimos coletazos antes del "apocalipsis". No tiene necesariamente que acabar en hecatombe (100 bueyes de pérdida por cada tribu), pero sí habrá batacazo y tal vez después, si sobrevivimos, una nueva era en la que, al cabo de un tiempo, se volverá a las andadas, porque esta especie nuestra del "homo presuntamente sapiens" no tiene remedio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Cayetano, el esceptico de la otra cara de la luna parece que no se acaba de creer que una hecatombrre o una sinfonía de pedruscos o de garrotazos apocalipticos acaben arreglando este panorama. Desde lo alto de la luna se contempla el engreimiento del hombre que se auto-apellida "sapiens".
      Un saludo

      Eliminar
  6. Magnífica escultura, esta de Chirino, acertadamente elegida para ilustrar un texto que yo calificaría de lúcido, más que de pesimista.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Loam, toda la obra escultórica de Chirino es interesantísima, su estética enmarcada perfectamente en el grupo El Paso es una materialización volumétrica del informalismo.
      Agradezco tus palabras, el texto surje de una visión desde lo alto del cuerno de la luna. Se trata de mirar y soltarla.
      Salud

      Eliminar
  7. La espiral es una excelente representación de la naturaleza, es una forma omnipresente, tú bien lo sabes, y como la espiral, también la humanidad, una especie joven en comparación con otros organismos, repite la misma estructura social durante siglos. Será que aprendemos muy despacio y mal, por eso no ha de extrañar que la edades gloriosas sean escasas y las oscuras tan abundantes en la historia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Amaltea, la espiral ha servido de base para trazar laberintos. Un Teseo enamorado recorre entre paredes de piedra seca o entre setos de cipreses sempervirens hasta el centro del dédalo, va al encuentro de la bestia y puede ocurrir que el centro esté vacío. En el interior de la rosa hay un vacío.
      Salud

      Eliminar
  8. Si vamos de mal en peor, llegará un día en que estaremos en lo peor y entonces, el escéptico, no tendrá otro remedio que mostrar un cierto escepticismo de lo pésimo.

    Es curioso que casi siempre se asocie escepticismo con pesimismo e idealismo con optimismo, por qué tiene que ser así?

    El realista no siempre podrá ser escéptico, ni optimista ni pesimista, irá variando en función de como se presente la realidad.

    El optimista no podrá mantener la compostura muchas veces ante la desgracia, el hambre, la miseria, la enfermedad o la muerte, y es muy probable que no vea nunca la luna es su fase menguante, dirá que se va yendo porque tiene que crecer de nuevo.

    El pesimista carece de la sorpresa que sí se puede llevar el escéptico, aunque el escéptico en realidad es escéptico porque detesta las sorpresas, por eso siempre se pone en lo peor, porque necesita saber que la mala suerte o lo negativo no le pillará en ascuas.

    El realista creo que ve todas las fases lunares y se asume en el riesgo que comporta la vida con naturalidad. Es el más sensato de todos, siempre y cuando la luna, sea exactamente la luna.

    En cuanto que antes eran los garrotes y ahora son los misiles, la finalidad no ha cambiado, es la misma. El problema no son los misiles o los garrotes es lo que los mueve o los impulsa, y eso, no ha cambiado.

    Petonets

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro, amiga Gemma, que la verdad se encuentra en el punto medio. Mirado desde el optimismo y mirado desde el pesimismo sea como sea, la realidad es la que es y nuestra percepcción es según el estado de ánimo. de todas maneras te diré que albergo muy pocas esperanzas y que el mal negocio de la historia nos va dando razones para confiar muy poco.
      Petons

      Eliminar
  9. Yo por ejemplo, prefiero que me saquen una muela con los aparatos modernos que con los clásicos. En muchas cosas no somos más degenerados nos hemos perfeccionado hemos buscado la forma de no sentir dolor, por ejemplo.

    ResponderEliminar