jueves, 8 de febrero de 2018

Un sueño colectivo

Mark Tobey (1890-1976)



Un sueño colectivo solo puede existir si es inducido.

Particularmente podemos tener algún sueño o caer en ensoñaciones individuales. Pero, ¿qué ocurre cuando el sueño es colectivo? Me cuesta creer que toda una colectividad tenga un mismo sueño sin que un líder se lo haya metido en la cabeza.  

Un sueño colectivo solo se consigue a base de manipulación, se logra con la utilización de los medios de comunicación, enajenando a toda la colectividad y prometiendo arcadias felices.

Si el sueño individual es una ilusión privada y una manera de pasar el rato, en el sueño colectivo es un peligro. Es o un delirio o una trampa tendida por el cabecilla ya sea un caudillo o un político de medio pelo.

Todo un pueblo soñando constituye una masa enardecida que por poco que se la incite inicia una estampida peligrosa. En medio de una masa de soñadores es imposible la reflexión. La masa soñando corre sin saber a dónde va, la carrera irracional la dirige el macho alfa, la hembra más exaltada o el individuo más gritón y follonero. Lo arrasa todo al grito del individuo que dirige el hato, aunque muchos pierdan las piernas después de haber perdido la razón.

Cuando un sueño colectivo se convierte en programa político constituye una amenaza, un peligro cuyos resultados conocemos. Dolor y muerte.

Un sueño colectivo convertido en un programa de gobierno es una trampa para esconder corrupción y estafas de pasado o para ocultar intereses inconfesables del futuro. Engaños, estafas e intereses del líder de la manada.

16 comentarios:

  1. Muy, muy interesante entrada.
    Creo que el problema que hay es que en el fondo no nos han enseñado a separar lo "legal" de lo "trascendente", de manera que nos embaucan con aquellas promesas de :" si votas por mi causa, serás más feliz" (Anna Simó -sic-). O sea si votás (cuestión legal) por mi opción, serás más feliz (cuestión trascendente).
    Y esto, amic Cornadó, es un problema muy serio, porque a la gente le está prometiendo en masa la ¡ felicidad¡, en detrimento de los demás partidos que solo prometen subida de las pensiones, bajadas de impuestos, más equipamento en la SS y sueldo de renta mínima.
    Mientras unos prometen legalidades, en el sueño colectivo se prometen trascendencias.
    Un abrazo.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amic Miquel, no queremos promesas de paraísos imaginados, no queremos presupuestos de trascendencia, no queremos ilusiones suspendidas en nubes de algodón, no queremos tanta ludeteca política. Lo que exigimos la eliminación efectiva de la pobreza, una política de investigación y desarrollo muy eficaz, una mejora de la educación y la sanidad públicas, una lucha contra la corrupción y todo esto lo queremos con hechos eficaces y no palabrería fatua, sonrisitas y lacitos.
      Abrazos

      Eliminar
    2. Estoy con Tot: muy interesante entrada. Y, como bien dices, de lo que exigimos no se nos ofrece nada; ni siquiera se habla de ello.
      La ilustración de Tobey muy ilustrativa; creo que es de lo menos abstracto que hizo.

      Eliminar
    3. Amigo Granuribe, tal como tú dices, no se nos ofrece nada. Creo que no debemos caer en sueños ni en ensoñaciones colectivas. La administración y el gobierno de la sociedad debe hacerse desde la razón, jamás un sueño debe ser un programa de gobierno. La "res publica" debe alejarse de las emociones y sueños que puedan tener de unos pocos que, a base de proclamas somnolientas, son capaces de movilizar un masa para que apoyen su sueño (o corrupción)
      Salud

      Eliminar
  2. Es lo que tiene cuando los ciudadanos de un lugar se convierten en feligreses y ciegos creyentes de un forma de entender las cosas como un dogma donde no cabe la discusión ni la disidencia. No es la primera vez ni la última que esto pasa en la historia. No sé dónde dejan aparcada algunos su inteligencia.
    Un abrazo, Francesc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi buen amigo Cayetano, el aparcamiento donde dejan su inteligencia es muy pequeñito, las plazas de aparcamiento son diminutas acorde con la dimensión de sus inteligencias.
      Las inteligencias se atrofian afectadas por el adoctrinamiento. Hay un sectarismo galopante.
      Abrazos

      Eliminar
  3. Quizá (y digo quizá) habría que hablar de sueños colectivos, y de pesadillas.

    Muy buena reflexión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Luis, más que sueños son pesadillas que no nos dejan tranquilos ni de día ni de noche.
      Saludos

      Eliminar
  4. Si es sueño colectivo es que ya no es sueño, es espejismo y fe que se alimenta de lo emocional. ¿Qué esperan los seducidos? alcanzar un cielo para encontrar las huríes y apolos que les complacerán en todos sus deseos.
    Infantilización y estupidez, debilidad que alimenta la fe en un cielo colectivo, y ya sabemos como acaban este tipo de promesas imposibles.

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Amaltea, se trata de una pesadilla para unos y una actividad extraescolar para otros. Esto ya parece la "ludoteca nacional" donde juegan hasta los maestrillos.
      Saludos

      Eliminar
  5. Los sueños siempre son tales, sean individuales o colectivos. En su gama de ensoñación, fantasía, imaginación, invención o espejismo, el sueño debe tenerse claramente por lo que es. Puede deleitar, hasta cierto punto estimular, producir goce o satisfacción, pero nunca por sí mismo suele conducir a la reflexión y al razonamiento. Físicamente está muy bien para el descanso mental y no volvernos locos, literariamente está muy bonito, discursivamente es capaz de subyugar, pero...los hechos se producen haciendo cosas razonablemente, sensatamente, calculadamente (en el mejor sentido) Cuando el individuo se deja anular su capacidad de razonamiento y de discurrir con el pensamiento y con las posibilidades reales que tiene a su alcance por los cantos de sirena o fantasías aventureras corre el riesgo del fracaso. Cuando las colectividades se embarcan en proyectos que les superan y que además no son conforme a sus posibilidades, donde se debe contar con la mayor parte de la población posible y no solo tomando la parte como el todo socialmente hablando, como poco se pierde el tiempo, se afligen los ánimos y como mucho el desastre. Convendría pensar permanentemente en ello y sobre todo en circunstancias críticas, como las que todos conocemos en el presente del país.

    Tu aportación reflexiva, Francesc, es importante, sabia y gozosa. Valoriza el papel de los blogs para comentar este tipo de asuntos. Donde el único compromiso que nos alienta es la defensa individual de nuestra libertad expresiva, sin negocios de ninguna clase y sin obligar a someternos al pensamiento de otros, aunque sí a participar de su dinámica. Gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Fackel, los sueños pueden deleitar y van muy bien para ir pasando el tiempo, a veces son un acicate que activa la acción. Sin embargo, la movilización, los actos y toda tarea no puede fundamentarse solo en un sueño, y menos aún si la acción es colectiva, debe mediar la reflexión, una valoración de la ética en una coyuntura determinada y, sobre todo una valoración de la estética, de las libertades formales y del respeto.
      A veces llego a pensar que los sueños constituyen una dictadura, cuyo líder es el sentimiento arrebatado o la pasión y creo que la cultura, “senso cultis”, en el sentido de “cultivar”, consiste en el dominio del arrebato y en saber pasar por el tamiz de la razón aquellas dinámicas que el sueño propone.
      Salud

      Eliminar
  6. Que quereis que diga.... yo creo que esto mas que ensoñación que parece gratificante para algunos es una pesadilla de los que muchos aun no han despertado o no se han llegado a dar cuenta, abducidos por ligámenes familiares o sociales vete tu a saber....De todos modos abducidos o clarividentes estamos todos involucrados y pagamos o pagaremos un alto precio...ya sea a nivel familiar o vecinal donde ya ver un color o una bandera determinada te hace "esturrufar el nas "... Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Chordi. Está claro que al final quien se deja llevar por el sueño de un iluminado acaba pagando las consecuencias. Muchas veces el sueño del lider no es más que una forma de esconder intereses ocultos.
      El librepensamiento es la forma más eficaz para combatir ensoñaciones sectarias.
      Salud

      Eliminar
  7. Los sueños colectivos tienen un origen, no nacen de la nada, aún menos de la mano de un líder momentáneo. Caer en un simplismo tan reductor, es igual de peligroso que ser pasto de ellos. Y cuidado! que no por serlo son imposibles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Hippie, sospecho de todo aquello que no se sustenta en la razón. Creo que los sueños colectivos son fruto de algún interés individual. Lo pernicioso es que los sueños colectivos puedan ser posibles.

      Eliminar