domingo, 10 de julio de 2016

Florilegio neoclásico

La lavandera (1735) Jean-Baptiste Simeon

Los neoclásicos pecaron de optimismo. Fue un optimismo forzado, pues creyeron que la naturaleza tenía sus normas.

El artista neoclásico no escuchó los sermones y así pudo entender la armonía de las esferas.

Con Waterloo se apagaron las luces neoclásicas y la sombra romántica cubrió el bosque.

Los arquitectos neoclásicos proyectaron edificios proporcionados encima de escalinatas desproporcionadas.

Los pintores neoclásicos delimitaron las sombras. 

Las esculturas reflejaban la luz de la razón y la piel de mármol fue también iluminación.

14 comentarios:

  1. Hermoso.

    Un abrazo fuerte en este domingo de río que voy.

    ResponderEliminar
  2. Me gustaría que me explicaras esta parte del escrito:

    "...El artista neoclásico no escuchó los sermones y así pudo entender la armonía de las esferas..."

    Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Miquel, desarrollarlo aquí sería muy largo, tiene que ver con la voluntad de racionalización. Lo hablamos.
      Salud

      Eliminar
  3. Pues yo pensé siempre que el pintor Simon seguía siendo barroco. Tampoco he tenido nunca muy claro qué hubo de rescate sui generis del clasicismo por parte del orden neo, aunque uno tiene la sensación de que desde el fin del Renacimiento todo ha sido ya una decadencia en el arte. Pero será que últimamente no miro con buenos ojos muchos estilos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Fackel, quizás nos despiste Simon cuando utiliza la técnica del pastel, hay aspectos barrocos en su obra pero yo creo que es un neoclásico convencido sobre todo en sus bodegones y el tratamiento de los fondos en sus excenas de género.
      Desde el quattrocento encontramos una deriva de la búsqueda de la belleza hacia la expresión y el concepto, esto puede suponer una caída pero no está muy claro.
      Salud

      Eliminar
  4. Escueto e interesante.
    Salud y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isabel, celebro tu comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Para crear, incluso para levantarse todos los días, hay que pecar de optimismo.

    Los neoclásicos no escucharon los sermones, dices, así que transformaron el impulso ciego en razón; levantaron sólidas paredes, pintaron y esculpieron con el aire de otro tiempo.
    Reconoce que la inspiración racionalista quebró en lo siguientes siglos y hoy, más que nunca, triunfa la banalidad y el absurdo.

    Otra oportunidad perdida.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Amaltea, es muy difícil caer en el optimismo, hay que cerrar los ojos y corremos el risgo de topezar con algún pedrusco de la realidad.
      Coincido contigo, se perdió una oportunidad, pero ya sabemos que la historia del arte va siguiendo los mismos ciclos que sigue la historia del civilización, levantarse y volver a caer. o como decía el sabio que acabó en un manicomio de Basilea, avanzamos a paso de paloma y retrocedemos a paso de caballo.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. lo neoclásico contribuyó con sus aciertos de luz y sombra
    salut amic

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Omar, el espíritu neoclásico tenía un afán de iluminación.
      Salud

      Eliminar
  7. La época es tremenda en cuanto a logros técnicos e históricos. El Neoclasicismo hizo suyo el lema utilitarista de El Siglo de las Luces. La vuelta a los clásicos siempre es bienvenida. Solo que hubo cierta literatura "paliza" que encorsetó demasiado la producción y convirtió el teatro en una escuela, a base de lecciones de buen hacer y moralejas. No es esta época una de mis preferidas -hablo siempre a nivel general- en el terreno literario.
    Un abrazo, Francesc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Cayetano, durante la Ilustración proliferó el ensayo, como no podía ser de otra manera en un momento en que se perseguía alcanzar el conocimiento a través de la observación empírica.
      La metáfora cedió, creyeron que ésta podía ser útil para explicar pero no para razonar. Los pensadores y los artistas ilustrados se esforzaron por sustituir una moral religiosa por otra lega y secular. Hay memoralistas muy interesantes y ensayistas imprescindibles, escaseó la poesía.
      Salud

      Eliminar