martes, 10 de julio de 2018

Cambio de pollo



Siempre he tenido a la vulgaridad en gran estima, la sana vulgaridad que nos protege de los males de la exclusividad y del "alto standing", aquella vulgaridad que nos permite disfrutar de los placeres de una vida sencilla, limpia y ordenada. Pero ahora, la vulgaridad está mal vista, todo individuo que se precie de personajillo actualizado quiere ser exclusivo.

Todo se trastoca, ahora la vulgaridad es considerada una ordinariez y mientras tanto, contemplamos cómo se encumbra la incultura haciéndola espectáculo. Cualquier asno inconmensurable aparece como un individuo interesante que, haciendo cualquier monería, consigue una popularidad y una admiración tan inconmensurable como su propia estulticia.

Son tiempos líquidos y hay que adaptarse a los tiempos y algunos lo hacen, ya sea creyéndose todo lo que dicen los medios de comunicación o utilizando el más hipócrita de los lenguajes correctamente políticos. Otros se adaptan a la posverdad maravillándose ante cualquier frivolidad o comiendo argamasas fecales de estas que se distribuyen en los “fast food”.

De cintura para abajo queda bien ser “rarito”, llamémosle queer o individuo de género revisado que rechaza toda asimilación cultural o étnica –queer ya no es peyorativo-. De cintura para arriba, basta con ser imbécil, precisamente de cintura para arriba encontramos más variedades que de cintura para abajo.

En estas condiciones genéricas o de adaptación ya podemos ejercer el derecho de voto.

Son tiempos líquidos, se degradan los conceptos, los significados y los materiales. La obsolescencia programada de los mecanismos ha llegado a sentar sus reales también en las ideas.

Yo mismo he tenido que cambiar de pollo, antes tenía un pollo de goma –la goma se pudre con el tiempo- y ahora lo he cambiado por uno de felpa, es un engorro cambiar de pollo tan a menudo, ya veremos cuánto dura.

11 comentarios:

  1. Los tiempos líquidos son un postulado de Z. Bauman. Su teoría se ha vuelto práctica, tanto que el amoldarse no sólo es moda, sino que se acepta con total naturalidad. En realidad, lo que nos está diciendo es que lo que se pierde es personalidad, que la linea está en la homogenización del pensamiento y que lo que no cuenta es el ser como ente particular y decisión personal.
    No cambies de pollo. El tuyo es de goma, feo, corroido, gastado y descolorido, pero es tu pollo, no es el de felpa fabricado en la India, venido en un tontainer de China y vendido por un pakistaní bajo una pila de esteladas traídas en el mismo tontainer que el pollo y a peso.
    No cambies.
    Tu pollo es único.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amic Miquel, en efecto tal como dice Baumann todo fluye sobre la cresta de un torrente desencadenado, las ideas no tienen tiempo para dar sus frutos, cuando aparece una propuesta artística enseguida se desvanece y aparace otra que la suplanta. Adaptarse, amigo mío, adaptarse al movimiento frenético de los líquidos turbulentos, esta es la cuestión.
      El pollo de goma quedó hecho añicos, se troceaba el material y he tenido que cambiarlo, ahora este pollo nuevo es un poco más pequeño, esta fabricado en Shanghai y lo compré en una tienda de diseño, donde no había ninguna estelada.
      Salud

      Eliminar
  2. Me encanta lo de las "argamasas fecales" para denominar a la comida basura. También lo de la "obsolescencia programada" aplicable a la capacidad neuronal del personal (Es muy común hoy, por desgracia, el encefalograma plano).
    Un abrazo, Francesc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Cayetano, son argamasas hechas con muchos ingredientes y me consta de que uno de ellos es mierda, sí mierda.
      Hoy es común el encefalograma plano y el pensamiento único.
      Salud

      Eliminar
  3. Creo que es complementario a tu entrada el artículo de Javier Marías:

    https://elpais.com/elpais/2018/07/02/eps/1530529806_379993.html

    Sobre lo que dice me ha hecho reflexionar a mí también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Fackel, parece de Javier Marías y yo lo tuviésemos hablado de antemano.
      La reflexión que tú haces después del artículo de Marías la encuentro muy, muy acertata. La comparto completamente.
      Abrazos

      Eliminar
    2. A medida que el latín vulgar fue transformándose, surgieron las lenguas romances, pero, al mismo tiempo, el latín literario perduró como lengua culta.

      Hay sitio y partidarios para todo. Lo vulgar, lo culto... Que cada uno, según sus principios, conocimientos y gustos elija...

      Un abrazo

      Eliminar
    3. Amigo Luis Antonio. Siempre me refiero a la acepción más amable de la vulgaridad, aquella forma de entender la vida que nos acerca a lo común, a lo que se repite y a lo que se encuentra con más facilidad al alcance de nuestra mano. Estimo la vulgaridad como antónimo de exclusividad y "alto standing"
      Un abrazo

      Eliminar
  4. No es lo mismo la vulgaridad que la ordinariez. El cartel de alto standing se cuelga desde la vulgaridad. La ordinariez se centra en la mala educación. La buena educación creo que es la de apreciar las cosas en su justa medida sin caer en la exageracion. La exclusividad tiene precio y lo pagan a gusto con tal de satisfacer su vanidad y superar la ajena. Creo que la enjundia se centra en esto el fin de la exclusividad es derribar la vanidad ajena exaltando la propia. Hay dos maneras de vivir una es viviendo y la otra es haciendo ver que vives, hoy se valora más la segunda. La frustración está servida. Todo ello solo puede acarrear una gran frustración en el futuro. Ya se ve.

    Un abrazo afelpadito porque si en lugar de afelpadito o afelpado acabase en isimo ya no sería vulgar ordenado y limpio...sería exclusivo, prepotente y desordenado jajaja es que el lenguaje también es meritorio de achaques exclusivistas de vanidades domesticadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Gemma, coincido contigo, en efecto, no es lo mismo vulgaridad que ordinariez.
      Cuando me refiero a vulgaridad apelo a la mejor forma de adaptación a lo común, siento lo vulgar como forma de alejamiento de la exclusividad.
      El individuo más vulgar de su especie es el que mejor se adapta a la evolución. Si mi enfermedad es vulgar encontraré un medicamento vulgar que podré comprar en una farmacia vulgar, si mis males son raritos lo tendré más difícil. Si vivo en un emplazamiento vulgar tendré mejores comunicaciones y podré ver a mis amigos con comodidad, si vivo en un paraje exclusivo tendré un aislamiento y unas malas comunicaciones.
      Quiero estar cerca de mis amigos.
      Abrazos

      Eliminar
  5. Yo también lo quiero y creo que es muy importante desearlo y decirlo asi como lo has dicho.

    Salut

    ResponderEliminar