martes, 28 de abril de 2015

Perigallos barrocos


Aunque usen los mismos vocablos, sus discursos difieren. Renacimiento y Barroco utilizan los elementos de los órdenes clásicos, pero el primero es contenido y mesurado y el segundo es impetuoso. Estilísticamente son contrapuestos.

Después del hermoso llanto contenido de los manieristas, un nuevo martillazo golpeó la historia del arte. La Contrarreforma a golpes de dogma arremetió contra el gusto por la mesura y la razón.

Fruto de aquellos trancazos apareció un arte que se diluía en el espacio. La curva y la contra-curva se retorcían en las manos del artista. El Barroco, en el mejor de los casos, se manifestó con preludios, fugas, zarabandas y gigas; con un refinado contrapunto y con unas suites luminosas, pero a la sombra de aquellas músicas excelsas, el tenebrismo y las formas mórbidas revelaban una retórica dogmática o cuanto menos almibarada. Adornos criminales se mezclaban con los venenos de palacio, mientras las intrigas y las conspiraciones se disolvían en tapices y volutas.

La imprecisión, la desmesura y la ruptura del equilibrio acompañaban al artista barroco, éste se dedicaba a especular de espaldas a la realidad humana. Un reblandecimiento empalagoso saturó las artes plásticas mientras el espíritu barroco se debatía entre el cartón piedra y las pelucas apolilladas.

Gracias a la música, como siempre, pudimos salvarnos de aquellos perigallos.

viernes, 24 de abril de 2015

El vigor secreto de las sombras

Otto Muehl-Besenbild (pintura con escoba) - 1988 


Busco en vano lo que se esconde en el subsuelo,
los tesoros ocultos y la vida secreta que dicen
que existe en el interior de las sombras.

Creí que la razón se llevaría por delante
a todo aquel que buscaba sortilegios y enigmas
entre el ramaje. No, todos ellos pasaron
durante muchos años dejando su huella
indeleble grabada en nuestros corazones.

¡Ah malditas magias y supersticiones!,
continuaron las lágrimas surcando
el rostro de los amantes, mientras la guerra,
el hambre y la destrucción mostraban
su mueca funesta; y allí donde parecía
lucir un claro de luna, no había más
que un campo sembrado de almas vencidas.

martes, 21 de abril de 2015

La verdad y sus sinónimos

Creation (1920) František Kupka

Axiomas, postulados, dogmas y artículos de fe, todos son sinónimos de verdad pero no nos dan a entender las mismas cosas. Los dos primeros vocablos solemos relacionarlos con conceptos matemáticos, en cambio los dogmas y los artículos de fe los vemos mucho más alejados de la racionalidad matemática.

El caso es que para la provisión del pan y para la perpetuación de la especie, no hace falta recurrir a la verdad ni a sus sinónimos, basta con ciertas habilidades manuales y un poco de sentido común.

La cosa se complica cuando el hombre quiere ir más allá de la supervivencia y emprende el camino hacia la transcendencia, entonces recurrimos a los matices y cada uno elabora su sistema de verdades o su propia verdad en singular, pero al final resulta que todo ello es un cúmulo de errores irrefutables.

El sentimiento de posesión de la verdad, se encuentra en el fondo de todo dogmatismo. La Verdad con mayúscula es la raíz de los fanatismos.

La Verdad es casi siempre una mentira que nos creemos porqué lo necesitamos. La verdad no sale de la nada, no forma parte del estado natural; la verdad la crea el hombre y esta creación la realiza por su limitación de entender la complejidad de su existencia.

domingo, 19 de abril de 2015

Arquitecturas de emergencia y arquitecturas de reciclaje

Museo Ningbo, en el Este de China. Arquitecto: Wang Shu (Premio Pritzker en 2012)

El jurado del Premio Pritzker concedió el galardón de 2014 al arquitecto japonés Shigeru Ban autor de "arquitecturas de emergencia" y el premio del 2012 al chino Wang Shu, que levanta edificios reutilizando los escombros de otros. 


El
esfuerzo de integrar el reciclaje en la concepción del proyecto arquitectónico y el valor que los dos arquitectos premiados dan a la reutilización, es lo que llevó al jurado a otorgar sendos galardones. El Premio Pritzker está considerado como el Nobel de la arquitectura.

Los más utópicos y más ilusionados hablan hoy de “arquitecturas de la emergencia” y de la reutilización de los escombros. Comparto la idea de la reutilización de los materiales, pero soy poco optimista y sospecho que enseguida crecerán las multinacionales dedicadas al reciclaje y que, con el fin de incrementar su cuenta de resultados, pueden llegar a destruir cualquier obra bien hecha para obtener materiales de construcción reciclables. A pesar de mi escepticismo y mala conciencia, aplaudo la recuperación y el reciclaje, pero afirmo que el principal valor de la arquitectura reside en su utilidad.

La arquitectura está al servicio del ser humano. Debe proporcionarle el cobijo más confortable e higiénico posible. Además la arquitectura, como arte, debe aportar a la sociedad el valor formal, estéticamente deseable, que dignifique el “habitat” y la ciudad. 

Estos componentes de servicio y cultura, que son los principales, se consiguen con las técnicas del buen construir y con los materiales más adecuados y si éstos son reciclados, mejor que mejor.

Para cumplir los objetivos de servicio y cultura, ya sea con unos materiales reciclados o sea con materiales tradicionales se necesita dinero.
 

Sin dinero no se puede construir y el dinero está en manos del poder, y aunque la arquitectura del siglo XX quisiera romper la dependencia del poder y planteara alternativas ecológicas y propusiera otra manera de construir y de pensar la arquitectura, al final resulta que la dependencia de los grandes poderes financieros hace que las utopías constructivas se conviertan en una ilusión de proyectistas “progres” (“progre” en el mejor sentido de la palabra).
 

Pero aunque las utopías no sean posibles, las aplaudo porque son una buena razón para luchar y un acicate para la búsqueda de soluciones eficaces para mejorar los antiguos modelos arquitectónicos.

jueves, 16 de abril de 2015

La arquitecta Gae Aulenti. Remodelación del Museo Nacional de Arte de Cataluña

La arquitecta Gae Aulenti ha proyectado diversas reformas de espacios museísticos. Sus intervenciones siempre han tenido la buena acogida de la crítica arquitectónica, pero los años le han jugado una mala pasada. Los espacios proyectados no han dado el resultado esperado y las construcciones se han deteriorado demasiado deprisa. 

Cuando esto ocurre, me planteo la bondad del proyecto y desde luego, despotrico contra aquella crítica que encumbró a la proyectista.

Gae Aulenti proyectó la reforma del Palazzo Grassi de Venecia y del Museo de Orsay de París, el Pabellón de Italia para la Exposición Universal de Sevilla y la remodelación del Palacio Nacional de Montjuic en Barcelona, que es la actual sede del Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC)

La estación de Orsay de París se transformó en museo. Esta intervención de reforma interior ha resultado ser más pesada que las locomotoras de los trenes que antaño llegaban a la estación. Los espacios interiores se han deteriorado.

Pero lo que más me duele, por cercano y disparatado, es la reforma del MNAC. Con el proyecto de reforma se estropeó la sala oval, un espacio interior magnífico de grandes dimensiones que con la remodelación se ha empequeñecido considerablemente.

¡Tanto esfuerzo constructivo y estructural que se necesita para obtener espacios interiores amplios! y ahora con la disposición de los paramentos y las gradas perimetrales proyectados por la señora Aulenti se ha reducido la sala a bien poca cosa.

Los paramentos y las gradas que se han construido, además de no servir para nada, ocultan la fachada interior que circunda la sala oval.

Se ha sustituido un orden compositivo armónico y una generosidad espacial por un decorado adocenado que parece una construcción efímera levantada para la celebración de algún espectáculo circense.

Con la remodelación proyectada por Gae Aulenti se ha perdido la oportunidad de tener un espacio museístico digno de las obras de arte que contiene.

Se ha optado por una arquitectura de espectáculo construida para contener el espectáculo de una autocontemplación.

La crítica pecó de papanatismo, se equivocó y aplaudió un engaño arquitectónico que sólo sirve para satisfacer la vanidad del proyectista y no hace la función que le corresponde a la arquitectura, que no es otra que dar un servicio a la sociedad.

Nota: 
en marzo de 2005, en carta publicada en El Periódico, ya expresé mi disconformidad con la remodelación del MNAC

martes, 14 de abril de 2015

Aemilius Macer, traducido como Emilio Macro


Emilio Macro fue un poeta romano que escribió poemas sobre mordeduras de serpientes. Fue amigo de Ovidio y probablemente también amigo de Virgilio.

A pesar de que sus poemas son exclusivamente didascálicos, los versos de Macro no persiguen el adoctrinamiento sino más bien proponer una serie instrucciones prácticas sobre cuestiones materiales. Algo que recordaría Los trabajos y los días de Hesíodo y sobre todo Theriaca de Nicandro de Colofón.

Fue una pena que se perdieran los poemas de Emilio Macro, en ellos nos daba instrucciones sobre los venenos y sus antídotos. Estoy convencido que aquellos consejos nos vendrían muy bien en la actualidad.

Su poesía didascálica no es dogmática, no infunde moralina alguna, se limita a informar sobre las serpientes y da consejos sobre las diversas formas de protegerse de sus mordeduras, algo que se echa a faltar en la poesía actual.

domingo, 12 de abril de 2015

Deudas


Me reconozco tributario de los argonautas y de los jardines peinados de Versalles, de las fuentes de Bóboli y de los acantilados de octubre.

Deudor de la luz menuda y fugaz de las luciérnagas, del rayo privado, de los jardines dell’Infinito de Recanati y de los monstruos de Bomarzo.

Todos me acompañan por caminos de pámpanos.

viernes, 10 de abril de 2015

Mar antic



 Mar antic                                         


No oblidis mots ni fulls del calendari,
només demà veuràs la llum de l’illa
enmig del mar clàssic i llegendari
on singla el bot de la vela senzilla.

Veuràs turons antics que s’emmirallen
a l’aigua clara de la present memòria,
que en nits de maig al cel obscur retallen
la consirosa sospita de la història.

Pagaren els remers tribut als déus,
i al mar quedava el fruit del seu esforç
i aquells codonys d’ahir són avui teus
car tots tastem saborosos tresors

d’aquella Arcàdia de roses i d’arbredes
que amb llurs aromes, et diuen amb enuig
que tu no ets l’amo de les flors i pinedes 
sinó el deutor dels records i el sopluig
del mar antic.


 traducción
 Mar antiguo

No olvides las palabras ni el calendario,
sólo mañana verás la luz de la isla
que emerge del mar clásico y legendario,
donde singla el bote de vela sencilla.

Verás cómo las colinas se reflejan
en las aguas de la memoria presente,
que en noches de mayo recortan en el cielo
el recelo taciturno de la historia.

Los remeros tributaron a sus dioses,
y en las aguas quedó el fruto de su esfuerzo
y aquellos membrillos de ayer, hoy son tuyos
ya que todos saboremaos los tesoros

de aquella Arcadia de rosas y arboledas
que con sus aromas, te recuerdan que tú
no eres el dueño de hayedos y pinares
sino el deudor de los recuerdos sumergidos
en el mar antiguo.

miércoles, 8 de abril de 2015

Un poema de Salvador Espriu

12/XI/2009 (2009) Alfons Borrell

I beg your pardon

Quan el centre del món
no ets ben bé tu
(per més que en tinguis la il·lusió),
si et desvetllaven enmig de la nit,
no vulguis preguntar-te per què vius:
distreu-te rosegant l'ungla d'un dit.

Quan el centre del món
queda tan lluny
de tu
que honestament
comences a saber que no ets ningú,
para't per un moment
i venta al primer nas un cop de puny.

Problemes cada volta més esquius
et vénen a torbar la dolça son.
Sols et faltava ja, pel que tu dius,
llucar que no ets del tot centre del món.

Parent de Badalona o d'Istanbul,
tant si ets actiu com si fas el gandul,
en aquest nostre món sense demà
és molt difícil de guanyar-te el pa.
No et donaré ni el més petit consol,
et volaran un dia qualsevol.
Però entretant evita alguns transtorns,
posant-te ben cordats els pantalons.
 Salvador Espriu

13/1/2010 (2010) Alfons Borrell

I beg your pardon

Cuando el centro del mundo
no eres exactamente
(por más que tengas la ilusión),
y si te despiertan en medio de la noche,
no quieras preguntarte por qué vives:
distráete mordisqueándote la uña de un dedo.

Cuando el centro del mundo
queda tan lejos
de ti
que honestamente
comienzas a saber que no eres nadie,
detente un momento
y pégale un puñetazo a la primera nariz.

Problemas cada vez más esquivos
vienen a perturbar tu dulce sueño.
Ahora sólo te falta ya, por lo que dices,
enterarte que no eres del todo el centro del mundo.

Pariente de Badalona o de Estambul,
tanto si eres activo como si eres gandul,
en este nuestro mundo sin mañana
ya sabes que es muy difícil ganarte el pan.
No te daré ni el más mínimo consuelo,
te volarán un día cualquiera.
Pero entretanto evita algunos trastornos,
poniéndote bien abrochados los pantalones.
 Salvador Espriu

domingo, 5 de abril de 2015

Philippe Goibaud-Dubois



Espai ple, 1972.  Robert Llimós

Tenía un violín, una tiorba y una guitarra, también una biblioteca que guardaba unos 200 libros en griego, latín y francés. Fue un buen intérprete de música para cuerda y se dedicó a la enseñanza de la danza.

Philippe Goibaud-Dubois (1626-1703) abandonó su carrera de maestro de danza y se puso a traducir la obra de San Agustín.

No vamos a deducir de ahí que la patrística sea superior a la coreografía ni viceversa.

miércoles, 1 de abril de 2015

Doy tiempo al tiempo



Doy tiempo al tiempo
mientras observo el péndulo
incesante que da paso a las horas,
que, una tras otra, convocan la certeza
y el albur, a merced del viento salado
del mar que con su oleaje lame
las heridas que me produjo el instinto.

Hoy, los números romanos
dibujados en la esfera esperan
como insectos, que una aguja
inclemente los atraviese en la noche.
Las cifras lamen también el mal
que les produjo el solsticio
y las palabras que el hollín afiló.