sábado, 28 de febrero de 2015

Els argonautes

Oli (1960) Antoni Amat
Acabades les lluites,
voguen els argonàutes,
intrèpids d’ulls oberts.

En la foscúria amarga es dissol el capvespre
entre esculls i niells amb llum de plata isarda
com qualsevol gas noble que en l’espai s’expandeix.

Savis conspicus han deduït, a partir dels estudis de Malthus, que després d’un desastre irracional, és a dir, una contesa bèl•lica, o d’un desastre natural, els pobles experimenten un creixement demogràfic considerable que sembla més aviat la resposta de l’instint de conservació col•lectiu que no pas un arravatament procreador de les femelles.
F.C.
traducción
 Los argonautas
Terminadas las luchas,
bogan los argonautas,
intrépidos de ojos abiertos.

En la oscuridad amarga se disuelve el atardecer,
entre arrecifes y escollos, con luz de plata salvaje,
como cualquier gas noble que en el espacio se expande.

Sabios conspicuos han deducido, a partir de los estudios de Malthus, que después de un desastre irracional, es decir, una contienda bélica, o desastre natural, los pueblos experimentan un crecimiento demográfico considerable que parece más bien la respuesta del instinto de conservación colectivo que un arrebato procreador de las hembras.
F.C.

jueves, 26 de febrero de 2015

Consideraciones sobre algunas arquitecturas


Lluís Domènech i Montaner.- Un desplante, un acto de chulería.

 
Capitel toscano.- Retórica de un conflicto estructural.

 
Mies van der Rohe.- Una verdad con errores.

 
La Madeleine 
(P. Contant d'Ivry, G.Couture, P. A.Vignon).- La mentira neoclásica que gusta.

 
Catedral Gótica.- La escolástica petrificada.

 
Antoni Gaudí.- Una locura panteísta.

 
Le Corbusier.- Un purismo a gritos.

martes, 24 de febrero de 2015

Dos certidumbres arquitectónicas

 
El Partenon
Ictinio y Calícrates y el escultor Fidias

Con toda seguridad el edificio más bello del mundo.


 
Escalera de la Biblioteca Laurenciana
Miguel Ángel

Con toda seguridad la escalera más bella del mundo.

domingo, 22 de febrero de 2015

La Escuela de Nueva York


Robert Motherwell

Mi admiración por Robert Motherwell y con él por los demás artistas de la Escuela de Nueva York que con su expresionismo abstracto plantaron cara al pop-art de Andy Warhol y a los ideólogos de Wall Street con Tom Wolfe a la cabeza.

Willem de Kooning
Lee Krasner
Franz Kline
Clyfford Still
Mark Rothko
Elaine de Kooning
Arshile Gorky
Robert Motherwell
Hans Hofmann
Philipe Guston
Adolf Gottilieb
(aquí no quiero citar a Jackson Pollock)

Con la sombra de un hombre
con una alcoba vacía
con la lírica de un hombre solo
con las elegías y sus figuras.

Con su arte certificaron el final de las vanguardias, tras ellos ya empezamos a entrever que “tutto era perdutto” y a partir de entonces sólo nos quedaba la opción de preservar la memoria.

viernes, 20 de febrero de 2015

Wilhelm Müller


Winterreise  -Viaje de invierno-
Wilhelm Müller

Der Lindenbaum

Am Brunnen vor dem Tore,
Da steht ein Lindenbaum:
Ich träumt’ in seinem Schatten
So manchen süßen Traum.

Ich schnitt in seine Rinde
So manches liebe Wort;
Es zog in Freud’ und Leide
Zu ihm mich immer fort.

Ich mußt’ auch heute wandern
Vorbei in tiefer Nacht,
Da hab’ ich noch im Dunkel
Die Augen zugemacht.

Und seine Zweige rauschten,
Als riefen sie mir zu:
Komm her zu mir, Geselle,
Hier find’st du deine Ruh’!

Die kalten Winde bliesen
Mir grad’ ins Angesicht,
Der Hut flog mir vom Kopfe,
Ich wendete mich nicht.

Nun bin ich manche Stunde
Entfernt von jenem Ort,
Und immer hör’ ich’s rauschen:
Du fändest Ruhe dort!

 
El tilo

Más allá de la verja,
junto a la fuente, un tilo:
soñé bajo su sombra
tantos sueños felices...

Dibujé en su corteza
mis palabras de amor,
en la dicha y la pena
buscaba su cobijo.

Hoy pasé junto al tilo
en la profunda noche;
pese a la oscuridad,
mis ojos se cerraron.

Murmuraron sus ramas,
como si me llamasen:
“ven a mí, compañero,
y aquí reposarás!”

Soplaron vientos fríos
castigando mi rostro,
se me voló el sombrero,
preferí no volverme.

Ahora que estoy lejos
de aquel lugar, escucho,
escucho todavía...
“¡aquí reposarás!”

Franz Schubert utilizó los versos de Wilhelm Müller en dos ciclos de canciones: La bella molinera  (Die schöne Müllerin, op. 25, D. 795, ciclo publicado en 1820) y Viaje de invierno (Winterreise, op. 89, D. 911, publicado en 1827)

lunes, 16 de febrero de 2015

Poetas simbolistas


Ofelia entre las flores, Cíclope u Orfeo. Odilon Redon (1840-1919)

Jean Moréas definió el simbolismo como «enemigo de la enseñanza, la declamación, la sensibilidad y la descripción objetiva»

El simbolismo secuestra la palabra y los sentidos se desarreglan. 

Con su alquimia del verbo, los poetas simbolistas raptan la vitalidad de los vocablos y se convierten en poetas malditos.

Stéphane Mallarmé, Tristan Corbière, Marceline Desbordes-Valmore, Arthur Rimbaud, Villiers de L'Isle-Adam, fueron calificados por Verlaine con el epíteto de poetas malditos.

Mientras desordenaban sus vidas, ordenaban símbolos y exageraciones sensitivas.

Sus versos son un tumulto vital. Bajan al infierno, les sacan los colores a los ideales románticos y se atreven a injuriar a la Belleza.

Y después, con el galimatías de sus versos, afirman que todos los ideales están abocados al fracaso. 

Arthur Rimbaud y Paul Verlaine tenían una relación amorosa tormentosa. La vida de Rimbaud transcurría sobre una ola de excesos, iba sucio y deambulaba en estado etílico y en estas condiciones pretendía conocer los arcanos infernales.
Con todos ellos sólo coincido en una cosa.

sábado, 14 de febrero de 2015

Piras de libros


...Después descubrí también para ellos (los mortales)
la ciencia del número, la más excelsa de todas,
y las combinaciones de las letras,
memoria de todas las cosas,
madre laboriosa de las musas.

Prometeo encadenado.Esquilo


Vinieron después bárbaros que gritaban como energúmenos: ¡Muerte a la inteligencia! y quemaron libros, grandes piras de libros. Como dice mi amigo el gran poeta José Florencio Martínez:

...”los aullidos del Anschluss”,
sinagogas ardiendo, bibliotecas
de París, Colombaria de Florencia,
Coventry, Londres, Dresde, Hamburgo, Leipzig...,
bombardeos de los “hunos” y los “hotros”...,
montañas de volúmenes en llamas
que sólo el fuego aprecia, no los hombres,
catálogos de llamas biblioclastas,
inventarios del fuego y la ceniza.

Piras de libros. José Florencio Martínez

miércoles, 11 de febrero de 2015

Del gótico florido al churrigueresco

Uno de los aspectos que caracteriza la arquitectura del Renacimiento es la recuperación del orden y el retorno a las proporciones clásicas. En definitiva se trata de la Razón recobrada.

En España, la arquitectura renacentista tuvo poco predicamento y se expresó según distintos lenguajes, en general poco identificables con una recuperación de la Razón, tal como podríamos encontrar en los modelos italianos.

¿Será que por estas tierras hispánicas, el orden y la razón abundan poco?

En los territorios que conformaban la Monarquía Hispánica era difícil trazar el límite entre el último gótico y el estilo renacentista.

La arquitectura española que se produjo a partir la unión de las Coronas de Castilla y Aragón va evolucionando desde el gótico florido al mudéjar, al plateresco o al herreriano áspero y conventual:
iglesia colegiata   palacio monasterio mausoleo enterramiento real.

Como siempre ha sido en la arquitectura, todos bajo el dictado del poder, pero en aquellos siglos, bajo el poder de la Inquisición.

La arquitectura renacentista española, con sus ornamentos al uso, tales como aparejos raros de ladrillo, “candeleri”, trofeos, grutescos y blasones, derivó desde una construcción, que quiso ser austera y ordenada, hasta el batiburrillo barroco y doctrinal que imponía la Contrarreforma. Con sus consignas, la arquitectura se convirtió en el galimatías de piedra que hemos venido en llamar estilo churrigueresco

domingo, 8 de febrero de 2015

Un afán de iluminación


Lámpara. Adolf Loos (1870-1933)

Contemplo una y otra vez la obra de J.W. Godward, ya sea expuesta en los museos o en buenas reproducciones. Su arte bien proporcionado me deja ojiplático y boquiabierto.

Me interesa mucho el clasicismo y no puedo por menos que admirar la obra de este artista neoclásico tardío que, a pesar de su “victorianismo”, reivindicó la eficacia de la belleza, lo admiro mucho más que a los prerrafaelitas estrictos, y que a los nazarenos alemanes, pues ambos fueron el germen del Modern Styl, un lenguaje abarrocado, lleno de filigrana cansina que me distrae y me agobia.

A pesar de las mis contradicciones -Schubert, Hölderlin, Delacroix o Goya-, mi actitud es la de un antiromántico militante, y por este motivo reclamo aseo, transparencia, limpieza y ventilación.

Y lo reclamo desde Barcelona, donde estamos inmersos en el Modernismo y en las locuras panteístas de Gaudí.

Ahora y aquí, ante el mal endémico del Modernisme, reclamo como paliativos, una actitud profiláctica como la de Godward, aunque sea demodé, o una higienización del arte como la de Adolf Loos, aunque sea ostentosamente nihilista. Sabiendo, eso sí, que el remedio que mejor nos vendría sería una revolución ilustrada.

viernes, 6 de febrero de 2015

Algunas propiedades fisiológicas del arte


 
Extracción de la piedra de la locura. Hieronymus Bosch. El Bosco entre 1475 y 1480

El primer Renacimiento es higiénico, contempla la naturaleza y produce un efecto depurativo.

Rafael es frío, muy helado. Su obra es febrífuga y mesurada.

Miguel Ángel es arrebatador, es de músculo tenso. En su obra encontramos la tensión sudorosa del esfuerzo.

Los Incamminati de la escuela de Bolonia parece que hayan mojado sus pinceles en sustancias emolientes, su pintura es ostentosamente mórbida. Sus figuras parecen sufrir trastornos gástricos. 

El Greco es astringente y restriñido. En Creta le hacían pintar iconos que le obligaban a adelgazar las figuras para que cupieran en la pequeña superficie de las miniaturas. Es un pintor gris verdoso, desleído y mortecino. En su obra se unen astenia y contrarreforma.

Goya es hepático. Sus calenturas son inmoderadas y su humor tiende al silencio.

La arquitectura de Borromini es carminativa y no digo más.

La arquitectura de Bernini es sardónica y tampoco digo más.

Los futuristas italianos se asustan con facilidad y les entran sudores fríos. Su obra presenta una dermis amarillenta.

J. W. Godward es puritano y decadente y tiene una predisposición al  hipertiroidismo superior a los prerrafaelitas cuya glándula tiroides les produce un efecto contrario. Se pierden en el detalle y son melancólicos. J.W. Godward era incapaz de permanecer con otro gallo en el mismo gallinero, por esto se suicidó.

La época rosa de Picasso es antirraquítica y la época azul es antiespasmódica.

Joan Miró es serio, tenaz y riguroso y su obra posee un ánimo natural e ilusionado. Suda poco.

Caravaggio es oscuro, hiperglucémico y sucio. Quizás su genialidad radica en su capacidad para esconder erisipelas.

Piet Mondrian es apático y contenido. Su pintura es linfática, con propensión a la astenia.

La fuerza de Tiziano reside en su capacidad para disipar las melancolías y los estados depresivos. Su pintura es un activante circulatorio. A veces, sin embargo su exceso de expresión vital puede conducirnos a la fatiga.

La arquitectura de Mies van der Rohe es aséptica, desintoxicante y desinflamatoria. Actúa de bactericida.

miércoles, 4 de febrero de 2015

Contentus modico Bacchus




D'aprés... Botticcelli  1997, Antoni Clavé



Un poema priapeo cuya autoría desconozco:

Contentus modico Bacchus solet esse racemo, 
cum capiant alti uix cita musta lacus, 
magnaque fecundis cum messibus area desit, 
in Cereris crines una corona datur. 
Tu quoque, diue minor, maiorum exempla secutus, 
quamuis pauca damus, consule poma boni.


Baco suele sentirse satisfecho con pocos racimos,
a pesar de que las enormes tinajas no puedan
contener el mosto joven, y aunque la extensa era
sea abundante en cosechas como si fuera
una simple corona para tocar la cabellera de Ceres.
¡Tú,  oh divinidad menor!, sigue el ejemplo
de los dioses mayores y, aunque no te ofrezcamos
grandes tesoros, recibe de buen grado estos frutos.

lunes, 2 de febrero de 2015

Diocleciano



Cuando Maximiano invitó a Diocleciano a recobrar el Imperio, éste dijo:

Si vieras -Maximiano- las legumbres que he plantado yo mismo en mi huerto, no me harías una proposición como esta.