viernes, 6 de febrero de 2015

Algunas propiedades fisiológicas del arte


 
Extracción de la piedra de la locura. Hieronymus Bosch. El Bosco entre 1475 y 1480

El primer Renacimiento es higiénico, contempla la naturaleza y produce un efecto depurativo.

Rafael es frío, muy helado. Su obra es febrífuga y mesurada.

Miguel Ángel es arrebatador, es de músculo tenso. En su obra encontramos la tensión sudorosa del esfuerzo.

Los Incamminati de la escuela de Bolonia parece que hayan mojado sus pinceles en sustancias emolientes, su pintura es ostentosamente mórbida. Sus figuras parecen sufrir trastornos gástricos. 

El Greco es astringente y restriñido. En Creta le hacían pintar iconos que le obligaban a adelgazar las figuras para que cupieran en la pequeña superficie de las miniaturas. Es un pintor gris verdoso, desleído y mortecino. En su obra se unen astenia y contrarreforma.

Goya es hepático. Sus calenturas son inmoderadas y su humor tiende al silencio.

La arquitectura de Borromini es carminativa y no digo más.

La arquitectura de Bernini es sardónica y tampoco digo más.

Los futuristas italianos se asustan con facilidad y les entran sudores fríos. Su obra presenta una dermis amarillenta.

J. W. Godward es puritano y decadente y tiene una predisposición al  hipertiroidismo superior a los prerrafaelitas cuya glándula tiroides les produce un efecto contrario. Se pierden en el detalle y son melancólicos. J.W. Godward era incapaz de permanecer con otro gallo en el mismo gallinero, por esto se suicidó.

La época rosa de Picasso es antirraquítica y la época azul es antiespasmódica.

Joan Miró es serio, tenaz y riguroso y su obra posee un ánimo natural e ilusionado. Suda poco.

Caravaggio es oscuro, hiperglucémico y sucio. Quizás su genialidad radica en su capacidad para esconder erisipelas.

Piet Mondrian es apático y contenido. Su pintura es linfática, con propensión a la astenia.

La fuerza de Tiziano reside en su capacidad para disipar las melancolías y los estados depresivos. Su pintura es un activante circulatorio. A veces, sin embargo su exceso de expresión vital puede conducirnos a la fatiga.

La arquitectura de Mies van der Rohe es aséptica, desintoxicante y desinflamatoria. Actúa de bactericida.

15 comentarios:

  1. Un vademécum de males asociados a artistas. Habría que desarrollarlo para que quienes padezcan de migraña, por ejemplo, acudan raudos a contemplar Miró. Además, los de Barcelona lo tenemos muy cerca.
    Imagínate el gasto sanitario que se ahorraría el Estado a la par del aumento del gusto por la observación y disfrute de obras artísticas.
    (Y para los ataques de nervios y dispersión mental, una dosis de Mondrián)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Amaltea, se debería añadir un anexo artístico al vademecum de los galenos.
      Salud

      Eliminar
  2. Maravilloso, Francesc, curativo y estimulante tu texto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Frías celebro que el texto pueda ser curativo y estimulante, de hecho celebro que te haya gustado.
      Salud

      Eliminar
  3. Te falta algo de D. G. Rossetti; algo del Bosco, al que pones pero no lo mientas; algún esbozo de la escuela de Olot (todos parten y pintan el mismo paisaje) y deberías hablar de Picasso...Venga ..ánimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amic Miquel, faltan muchos. Sería una tarea ingente completar el catálogo. Además deberemos tener en cuenta, también, los efectos secundarios que las obras de arte puedan producir. Considerar que unas obras pueden tener un efecto positivo para unas naturalezas humanas y contrario para otras, no creo que Watteau produzca el mismo efecto a una votante de un partido conservador que a un hapster gafapasta, ni que Scamozzi estimule a un esquimal de la misma manera que lo hace a un chipriota.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Y la pintura onírica de Dalí tiene propiedades diuréticas mientras que la de Juan Gris es astringente.
    Un saludo, Francesc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Cayetano, sí, sí, absolutamente sí. Coincido.
      Salud

      Eliminar
  5. Totalmente de acuerdo una crítica muy acorde con los estados de ánimo que pueden transmitir .Aunque cada cual con la misma obra experimenta una sensación distinta.-Miró con su escasez de contenido en sus primeros lienzos que impera mas el blanco,(pero es muy entrañable ).-En cuanto a Caravaggio:comparto tu punto de vista, (muy oscuro y poco comprometido con el mensaje).

    -Para gusto los colores y, nunca llueve a gusto de todos.-En eso no hay vuelta de hoja; pero si, cuando se observa una pintura se tiene que ser crítico y no dejarse influenciar por la movida o los comentarios de muchos críticos de Arte que solo van a arrimar la sardina a su ascua.-Hay demasiados intereses creados.


    Un abrazo feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Bertha, en efecto una misma obra puede producir distintas sensaciones estéticas, dependiendo de la naturaleza del receptor. Del mismo modo que hablo de las propiedades fisiológicas de los autores, podríamos hablar de los estados fisiológicos de los espectadores. En todo caso me gusta referirme más a los estados fisiológicos que a los espirituales, de éstos sé muy poco.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Amigo Francesc, una descripción totalmente acertada, has hecho tantos diagnósticos médicos como especialidades, algunos con ictericia y otros con dolor del trigémino, hace falta agua de azahar, un psiquiatra, un internista y hasta un logopeda. ¿Y qué dices de Santiago Rusiñol?, me gusta mucho su obra pero la encuentro pálida, para mi gusto, todo cambiaría con la alegría de los colores más vivos e intensos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Loli. Me gusta mucho la obra de Rusiñol, más aún su literatura, en cuanto a la pintura creo que es linfática con necesidad de recuperación, un personaje nocturno que aplaudía las salidas de sol.
      Salud

      Eliminar
  7. Magnífica síntesis, arriesgada pero intuitiva. Tus lectores queremos más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Fackel, la historia del arte y la fisiología dan para mucho. Creo que la obra de arte está condicionada por la fisiología del artista.
      Salud

      Eliminar
  8. Añado:
    1) Con alguna afección en el quinto par craneal, en el nervio trigémino, los artistas del paleocristiano compusieron mosaicos y pintaron algún fresco.
    2) Con la mente extraplana y con el vientre extraplano se pintaron las bóvedas y los retablos románicos

    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar