jueves, 8 de enero de 2015

Fanatismo



La intolerancia y el fanatismo han causado miles y miles de muertos a lo largo de la historia. Las creencias religiosas integristas han provocado guerras con víctimas inocentes. Han matado hombres y mujeres de buena voluntad, sólo por el mero hecho de que no pensaban igual que sus asesinos.

La locura intolerante no cesa, se extiende por todo el mundo como una mancha que anula la razón. Los fanáticos pretenden  que todos pensemos como ellos y con este pensamiento único se arman con un kalashnikov y matan.

¿A dónde nos quieren llevar? Quieren que callemos, que todos repitamos sus consignas y que digamos amén a las mismas cosas que dicen ellos. ¿Tenemos que callar, y esconder nuestros lápices? ¿Tenemos que anular la palabra y la libertad de expresión que tanto ha costado conseguir?

No.
Hoy todos somos Charlie Hebdo.

Hoy reivindicamos nuestra libertad de decir en qué queremos creer.

Hoy sabemos que el fanatismo no puede contra la palabra.

Hoy todos somos Charlie Hebdo

9 comentarios:

  1. Los franceses ya se las vieron con los nazis y lograron liberar París; eso si, con la ayuda de algunos de por aquí.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, Francesc.
    Hoy se repiten las páginas más cruentas de la Historia de la Humanidad; cruentas y negras. Y siempre fue el fanatismo de distintos signo, el que arrebató la vida del que pensaba diferente.

    "Hoy reivindicamos nuestra libertad de decir en qué queremos creer".

    Totalmente de acuerdo.

    El mundo entero debería abrir un profundo debate sobre la intolerancia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Sí, querido Francesc, la defensa de la libertad de pensamiento y expresión está por encima de de cualquier ideología o fe religiosa. Acuerdate de que hay un abismo insalvable entre una concepción abierta y laica basada en los valores de la Revolución Francesa y el fanatismo religioso que pretende imponer leyes basadas en un texto religioso.
    Hoy los que amamos la libertad estamos en París.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Llibertat, d'expressió, sempre.

    ResponderEliminar
  5. Prohibido prohibir, y si alguien de siente ofendido por cualquier tipo de ofensa a su persona o sus fundamentos, que lo denuncie , para eso esta el código penal, para aplicarlo en el caso de que esa ofensa sea tal.
    No hay justificación para semejante barbarie.
    Es una manera de cultivarse el odio.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. La palabra fanatismo ya lo explica todo , en este caso con una ideología religiosa, pero aun así no cuela si no que son individuos que son violentos y aman esa reacción con razón o sin.

    Pero si que es un mazazo contra la libertad de expresión.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Miedo a la libertad, decíamos antes.

    ResponderEliminar