martes, 27 de enero de 2015

El Ángel de la Muerte

  El Ángel de la Resurrección
Giulio Monteverde (1837-1917)

El Ángel de la Resurrección, llamado también el Ángel de la Muerte pues se encuentra en una de las tumbas monumentales de la familia Oneto, en el cementerio de Staglieno de Génova.

El Ángel de la Muerte es ambiguo.

La decisión de Monteverde de dotar la figura del Ángel de la Muerte con una ambigüedad tan solemne me parece magistral.

Giulio Monteverde demuestra que la muerte y el ángel son entidades extra-físicas. El ángel es un artificio y la muerte es algo que escapa a nuestra comprensión profunda, el ángel de la muerte no puede ser sino ambiguo.

El arte de Giulio Monteverde parece fundamentarse en la disolución y en la levedad de un barroco tardío que ya quedó muy lejos. El espacio se va desvaneciendo tras las alas del ángel y, como el halo del Ángel de la Muerte, la ambigüedad del sexo no es más que una levedad.

Por otra parte, aunque el Perseo de Cellini levantara la cabeza de la Medusa, el mármol de Monteverde nos recuerda que la 'terribiltà' del Buonarroti presidió la actitud del hombre del Renacimiento, cuyo sueño era el hombre total, pero el paso del tiempo, la barbarie y el dolor desvanecieron aquellos sueños.

11 comentarios:

  1. Ambigüedad porque la muerte no distingue los sexos. En cien años, todos calvos. Y el ángel parece esperar el discurrir del tiempo. Él no tiene ninguna prisa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Cayetano, el tiempo pasa inexorable, podemos parecibirlo más rápido o más lento pero nunca se detiene.
      Salud

      Eliminar
    2. Además, recuerda lo que decía Rilke: "todo ángel es terrible". Como para fiarse de alguno.

      Eliminar
  2. ¿ pasa igual para todos ?
    ¿ es el mismo tiempo el de víctima que el de verdugo ?
    a mi, por ejemplo, a medida que voy cumpliendo años, me da la sensación de que pasa más deprisa.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Infinita est velocitas temporis, quae magis apparet respicientibus", amigo Miquel, (la velocidad del tiempo es infinita y más lo percibimos cuando miramos atrás), nos lo dijo Séneca en sus epístolas.
      Salud

      Eliminar
    2. Impresionante cementerio,. lo conozco pues lo he visitado en numerosas ocasiones, sobretodo cuando era estudiante en restauración de piedra, sobre el fenómeno de las costras negras.
      En el cementerio de Cristóbal Colon en La Habana también hay una replica de esta escultura.
      El carrara expuesto a otras temperaturas sufre muchísimo con lo de la lluvia ácida.
      Ya ni te cuento en la habana, donde la burguesía compraba los contrapesos (carrara) de los barcos para edificar sus panteones.
      Un placer pasar por aquí.
      salute.

      Eliminar
    3. Amic Dapazzi, realmente se trata de una escultura impresionante, muy bella. Agradezco mucho tu comentario y tu información.
      SAlud

      Eliminar
  3. Un ángel con tal expresión, inquisitiva mirada que interroga a quien se atreve a mirarle a los ojos, provoca un diálogo secreto con él, y ya sabemos sobre qué.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Amaltea, ya nos lo advirtió Rilke, todo ángel es terrible. Su mirada nos puede petrificar, parece que sea la Gorgona.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Es una escultura bellísima, sobre todo: esa sensación de sosiego.Aunque no fue muy valorado.Particularmente me gusta como captaba las expresiones.

    La parca en eso es justa ;porqué no hace excepciones cuando corta el hilo no tiene preferencias...

    Un abrazo.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Bertha, una ambivalencia de sensaciones: sosiego como tú afirmas y al mismo tiempo un "vete pasando cuentas, que aquí te estoy esperando". Inquietante.
      Salud

      Eliminar