martes, 30 de diciembre de 2014

Los tres monos místicos


 Els tres micos místics. 
Imagen, Francesc Cornadó
NO VER,
NO OÍR,
NO HABLAR. Se trata de no ver por prudencia, no oír los cantos de sirenas y evitar el ruido y finalmente, no decir nada y callar por discreción.

El cafarnaum, la pachanga y el jolgorio distraen. Sólo con el control sensorial, la contención y una buena dosis de escepticismo conseguiremos la concentración necesaria para verlo todo con mayor claridad.

No es aislamiento, no es mística, es prudencia y sobre todo discreción.

Ahora, las virtudes de los tres monos sabios -no ver, no oír, no hablar- nos las proporcionan las multinacionales, previo pago de las correspondientes cuotas y el sacrificio de nuestra intimidad.

Nos sustituyen la realidad del paisaje por la realidad de la pantalla. Nos lo ponen fácil, pagando, eso sí.

No es preciso cerrar los ojos, no necesitamos taparnos los oídos con cera blanda, ni hace falta que nos pongamos un bozal para callar. Ahora disponemos de una realidad paralela que nos permite asistir a una puesta de sol en la pantalla. En el ordenador podemos escuchar infinidad de melodías y además ponemos permanecer callados, pues si dijéramos algo, el ordenador tampoco nos escucharía.
Con la nueva mística de la pantalla, todos seremos más discretos, a costa de haber perdido la capacidad de observación de la realidad.

12 comentarios:

  1. Algo parecido al 1984 del Orwell
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amic Miquel, hay mentes claras que intuyen, la de Orwell fue una de ellas. También los clásicos lo sabían, incluso Gracián lo aconsejaba.
      Salud

      Eliminar
  2. Ya solo falta no pensar. Vamos bien encaminados. Es la meta de los amos de la cosa.
    Un saludo y felices días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Cayetano, en sectores muy amplios, muy amplios, de la población ya lo han conseguido.
      Feliz 2015

      Eliminar
  3. Es una simulación en la que no somos más -para ellos- que buscadores de las promesas que nunca se cumplirán.
    Saber dónde estamos es el primer paso para emprender el largo camino de vivir atentos, con todos los sentidos abiertos.

    Un abrazo y que tengas un buen final e inicio de año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Amaltea, esta es la cuestión: "saber dónde estamos" y este es el disfrute: tener los sentidos abiertos.
      Feliz Nochevieja y felicísimo 2015

      Eliminar
  4. O sigui que... hem d'intentar no perdre mai la capacitat d'observar i captar la realitat -realitats-, per poder-hi veure-hi més enllà de les boires, per poder escoltar les harmonies que neixen dins nostre, per poder expressar tot el que ens puguem arribar a imaginar! malgrat el que, subtilment, ens van marcant..., i malgrat aquestes altres realitats paral•leles que alhora que sembla que ens alienen també ens apropen.
    Amb la meva admiració constant per tot el que expresseu en el vostre blog, us desitjo un Bon Any! M. Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga M. Pilar, un bon propòsit per al 2015 i per a sempre: no perdre mai la capacitat d'observar, tenir els sentits oberts, la imaginació, el pensament i el sentit de l'humor tot ben esmolat.
      Desitjo de tot cor que tinguis un 2015 ple de felicitat.

      Eliminar
  5. ¡Feliz Año Nuevo! Amigo Francesc Cornadó.
    En cuanto a los tres monos de tu entrada están esculpidos en la iglesia de Andra Mari de Elejalde en Galdakao (Vizcaya). El artesano que hizo el retablo con las escenas bíblicas dejó su firma de esa manera tan peculiar hace más de trescientos años.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Amigo Higinio. Parece que la leyenda de los tres monos sabios es de origen chino y se hicieron populares a partir del siglo VIII en Japón, en la ciudad japonesa de Nikko se les consagró un templo. No sabía que estuvieran representados en Galdakano, existen muchas representaciones de estos tres monos, los encontramos en capiteles, en estatuillas, en Europa, en América, el caso es que nos recuerdan el valor de la discreción.
    Te deseo que tengas un año 2015 muy feliz.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hay que reivindicar el silencio, amigo Francesc! Te deseo también feliz año y que sea propicio a tus deseos e intereses.

    Un abrazo, Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Javier, en efecto reivindicar el silencio, como decía aquel, si en este país se callaran los charlatanes, se produciría un positivo silencio que nos permitiría estudiar.
      Te deseo que tengas un feliz 2015

      Eliminar