domingo, 31 de marzo de 2013

La escarola. Disolución en el espacio barroco



La textura y el color de la escarola nos informan que nos hallamos ante un vegetal barroco y cuando apreciamos su sabor ya podemos precisar que se trata de un barroco italiano.

En efecto, nos encontramos ante un conjunto de volutas, curvas y contracurvas que se disuelven en el espacio que las rodea. Los innumerables rizos de sus hojas se sumergen en el  ambiente circundante, se ahuecan en el aire y proporcionan una volumetría fastuosa, inflada y vacía como si se tratara de una arquitectura de Bernini y cuando los cogollos son pequeños, tenemos ante nosotros una construcción de Borromini.

El sabor amargo certifica su adscripción al Barroco Italiano. El punto de amargor de este vegetal tiene una similitud con los aperitivos italianos, los creados por los monjes piamonteses a base de maceraciones de hierbas y flores de ajenjo y hojas de díctamo.

Al paladar, la escarola da un sabor higiénico, como el de los aperitivos amargos del Piamonte, es un sabor alejado de aquellos tonos dulzones de los aperitivos franceses que con fruición, y mezclados con agua, beben los marineros de Marsella o los blousons noires parisinos y que con toda certeza identificaríamos con el barroco versallesco azucarado.

Nos encontramos pues, ante dos sabores, el amargo higiénico y el dulzón acuoso; igual que nos encontramos ante dos barrocos:

1)      el barroco italiano pomposo, mórbido y sensualmente gástrico

2)      el barroco francés que llega a alienar nuestro magín del mismo modo que puede hacerlo el contenido de la absenta que se encuentra en los aperitivos galos.

Decididamente la escarola estaría en el primer grupo.

Una ensalada de escarola admite salsas elaboradas, como corresponde a cualquier obra barroca, que requieren, de natural, un fondo complejo y sofisticado. A la escarola podremos añadirle salsas del tipo romesco, xató, vinagretas consistentes, etc. y se puede acompañar con algún elemento de salazón.

No es recomendable mezclar la escarola con otras lechugas o endibias, de hecho no recomendaría jamás poner en un mismo plato la escarola con otras hojas vegetales, sería algo así como componer una suite barroca veneciana con elementos de un coral luterano.

La escarola se aleja por completo de la lechuga larga común o de cualquier otra variedad de lechuga, cuyos contornos son definidos, cuya textura es concreta, su aspecto es clásico, asentado y sin sobresaltos y su gama cromática es perfectamente clasificable dentro de una carta de color del tipo Pantone o RAL; cosa que no sucede con la escarola que es mucho más compleja y matizada.

La escarola es, sin más, la ensalada de la Contrarreforma.

martes, 26 de marzo de 2013

Dos docenas de atropellos...


Voy a dejar de lado el estilo y ni siquiera voy a prestar atención a la corrección literaria, me limito a “pasar la cámara” por delante del triste panorama que tenemos delante para mencionar dos docenas de atropellos que nos ha tocado soportar.

Cuando nuestros políticos de mala calaña hablan de "derechos de los pueblos" se refieren a:

1) estafas y robos por parte de los políticos corruptos
2) estafas de los bancos a los pequeños ahorradores con las "preferentes”
3) ley de reforma laboral que ha servido para incrementa el paro y solo beneficia a la gran patronal
4) robo del dinero a la ciudadanía para dárselo a los bancos
5) desahucios ilegales y estafas con los créditos de las hipotecas
6) fraude fiscal, comisiones ilegales y sobres con dinero negro
7) engaño y manipulación de los medios que están al servicio del poder
8) ineficacia en el control del gasto público
9) mala gestión e ineficacia en el control del paro
10) recortes en la sanidad pública y fomento de su privatización.
11) recortes en la enseñanza pública y fomento de su privatización
12) ayudas a la FAES, a la Fundación Francisco Franco y otras entidades de carácter fascista
13) eliminación de las ayudas a la Ley de Dependencia
14) ocultación de los casos de corrupción de los políticos
15) adulación interesada de los miembros de la monarquía
16) mantenimiento de una ley electoral obsoleta que sólo les favorece a los que están en el poder
17) control político del sistema judicial
18) fomento de ideologías excluyentes de cariz nacionalista
19) fomento de políticas económicas de especulación financiera en detrimento de una economía productiva
20) eliminación de políticas de ayuda a los necesitados con incremento descontrolado de la pobreza.
21) financiación ilegal de los partidos políticos, corrupción generalizada
22) opacidad en las cuentas públicas
23) inseguridad jurídica provocada por los atropellos constantes que el poder perpetra contra la ley
24)  incumplimiento total de las promesas electorales, ya desde el primer día de toma de posesión del gobierno

... puedo seguir, me quedan muchos en el tintero.

domingo, 24 de marzo de 2013

Cinco preguntas sobre algunas abundancias



Alegoría de la Abundancia. Botticelli

Ante la abundancia de tantos corazones vencidos por el amor y que cayeron en la desesperación,
    ¿por qué ceden otra vez y continúan participando en la fiesta de Venus?

Ante la abundancia de tantos santos y eclesiásticos que han querido reformar la Iglesia,
        ¿por qué ésta sigue siendo igual de intolerante que hace dos mil años?

Ante la abundancia de tantos poetas que han escrito verdaderas obras maestras,
    ¿por qué continúan editándose tantos poemas lacrimosos y sentimentaloides?

Ante la abundancia de tantos hechos históricos luctuosos que han causado dolor y muerte por doquier,
    ¿por qué continuamos perfeccionando la barbarie?

Ante la abundancia de tantos desastres naturales que han destrozado pueblos enteros,
    ¿por qué creemos que la naturaleza es sabia?

viernes, 22 de marzo de 2013

Has enloquecido a los héroes

Para injuriarte o por temor a tu rostro
los poetas escribieron versos alados.
Con tus ojos enloqueciste a los héroes
hasta conducirlos a una guerra interminable
y aún sus hijos no te han maldecido
y tú permaneces bella.

¿Cuáles son tus ardides de vieja ramera?
Con tu semblante gastado, ¡oh tu belleza!
afrontas el paso del tiempo y de los anhelos,
desafías el brillo de la aurora y la oscura barbarie;
y de la historia muda, tú eres el silencio
y la deslenguada.

Enzurronas a los jóvenes, y deslumbras
a los náufragos dispuestos a intercambiar
su libertad por los cantos melifluos de las sirenas.
Eres la que da la esperanza al hombre vencido
que en noches aciagas no supo vender su audacia
al placer pasajero.

Ya sé que no estás dormida en esta noche
de escorpiones y que hoy el claro de luna
no cae sobre el acantilado y aunque los tilos
del bulevar tengan sus copas demasiado ralas,
la mirada nostálgica del circunstante añora
el paso de un ángel.

martes, 19 de marzo de 2013

Dibujos venecianos




Campo S. Ternita (S. Francesco della Vigna)
s. XVI - XVII
Lápiz y pluma estilográfica sobre papel de envoltorio de una tienda de puntillas y encajes
----------------------------------------------
 Fondamenta Zorzi (S. Vio)
probablemente restaurada el s. XVII
Pluma estilográfica y rotulador
----------------------------------------------------------------
 Calle Lunga S. Bernaba - Ca' Rezzonico
s. XVII
Pluma estilográfica y rotulador

domingo, 17 de marzo de 2013

Panagia Kerà (Creta). Olivos y arquitectura

 Panagia Kerà, dibujo a pluma estilográfica


Los olivos más hermosos que he visto son los de Panagia Kerà. Son árboles pequeños de abundante follaje, ricos en frutos y en sombras. Sus hojas son de un verde brillante y graso que tiñe el color del ambiente.

Cuando cierras los ojos y aspiras el aire parece que estás aspirando el color de las hojas. Los troncos de estos olivos presentan diversas oquedades y crecen retorcidos, muy retorcidos, parecen haber crecido a fuerza de lucha con los elementos, levantándose con esfuerzo desde el suelo hasta la copa para dejar caer el ramaje hasta el suelo otra vez.

Desde de la cepa a ras de suelo crece un tronco diversificado que va subiendo como si se tratara de un conjunto de contrafuertes que, haciendo una ostentación de estática, apuntalan una copa que no parece requerir un esfuerzo estructural tan formidable. Es una pura exageración del paisaje del Mediterráneo oriental.

El olivo es un árbol robusto y chaparrito que crece con mala baba y produce una hoja pequeña y un fruto pequeño. Viendo esta escasez productiva podemos deducir que la especie humana hubo de pasar mucha hambre para llegar a extraer, con tanto esfuerzo, ingenio y elaboración, un jugo tan preciado de este fruto tan esmirriado y raquítico.

Las aceitunas producidas en Panagia Kerà son alargadas como los ojos almendrados de los kuroi. Su tamaño es mediano, el hueso y la pulpa están proporcionados. Todo en estos olivos parece guardar la misma proporción: el tronco con el ramaje y la cepa con la copa.

El campo de Panagia Kerà está muy bien cultivado y no parece, sin embargo, que se hayan dedicado en él demasiados jornales. En estas tierras cretenses hay olivos del siglo XIII que aún producen tres cientos kilogramos de fruto por año.

Parece que estos árboles reciban los cuidados de los dioses minoicos, no olvidemos que la isla de Creta, en el antro de Dikteon, nació Zeus y bajo los olivos gritaban y cantaban los cueretes, aquellos seres semidivinos que, por encargo de Rea, bailaban y golpeaban sus escudos y lanzas con ritos tumultuosos con el fin de ocultar, con su estruendo, los lloros del Dios recién nacido.

Lógicamente Zeus hubo de recompensar a los cretenses que lo encubrieron ante la voracidad del padre Cronos que devoraba a sus hijos cuando nacían.

Los olivos de Panagia Kerà crecen en las laderas que suavemente suben hasta Kritsà, donde también hallamos otros olivos de la variedad koroneika.

Entre los árboles, perfumada por las aceitunas, encontramos una pequeña iglesia bizantina que fue construida en el siglo XIII. Se trata de un edificio de tres naves que se rematan con sus tres ábsides respectivos.

 Fachada posterior

Sobre la nave central se construyó una cúpula, pequeña acorde, que se apoya sobre cuatro pilares y un tambor cilíndrico, todo ello en un equilibrio falso que hace peligrar la estabilidad del conjunto. El peso de la cúpula estropeó los muros y obligó a construir en el siglo XVI unos contrafuertes triangulares que llegan hasta el suelo y caracterizan la forma singular de esta iglesia tan pequeña.

La fachada principal queda compuesta por el frontispicio central que contiene la puerta y por los dos laterales que, con los contrafuertes, producen el efecto de prolongar la cubierta hasta el suelo. Este efecto de acercar la cubierta hasta el plano del terreno acentúa la exigüidad de las dimensiones del edificio.

Por lo que afirma la historiografía clásica del arte, la naturaleza y muy especialmente el paisaje, influyen las creaciones humanas; en esto la iglesita de Panagía Kerà es un ejemplo evidente.

No es una arquitectura que se integre en el paisaje. La iglesia de Panagia Kerà es la interpretación arquitectónica del paisaje de los olivos: un edificio de poca altura robusto como el árbol, con contrafuertes laterales que, al igual que los olivos, parecen apuntalar con ostentación estructural una cúpula menuda y que al propio tiempo prolongan la alineación de la cubierta hasta el terreno, como si fuera el ramaje de los olivos que cae hasta el suelo.

El maestro que construyó el templo de Panagia Kerà levantó los muros sintiendo el aroma de los olivos y en su mente atesoraba el sistema de proporciones de estos árboles tan amables.

Natural e indefectiblemente este universo tan rico de sensaciones se materializa en la construcción sin ningún planteamiento previo de integración arquitectónica. El constructor edificó muros y bóvedas según aquellas formas y proporciones que conocía y que con toda seguridad amaba.

Los olivos de Panagia Kerà, produciendo uno de los mejores aceites del mundo, han sido el sustrato de esta bellísima arquitectura bizantina.

¿Como se puede no amar los olivos de Panagia Kerà?


de mi libro Apografías del aceite

viernes, 15 de marzo de 2013

Decoración y adornos


Con el tiempo, la decoración y los adornos van cambiando de sitio.

 
Dibujos de Sempé.  
Corso di disegno. Volumen I
Leonardo Benevolo
Ed. Laterza

jueves, 14 de marzo de 2013

La pell de brau. Salvador Espriu



 Arbre i ocell, 1974 Josep Guinovart

A VEGADES ÉS NECESSARI...

A vegades és necessari i forçós
que un home mori per un poble,
però mai no ha de morir tot un poble
per un home sol:
recorda sempre això, Sepharad.
Fes que siguin segurs els ponts del diàleg
i mira de comprendre i estimar
les raons i les parles diverses dels teus fills.
Que la pluja caigui a poc a poc en els sembrats
i l'aire passi com una estesa mà
suau i molt benigna damunt els amples camps.
Que Sepharad visqui eternament
en l'ordre i en la pau, en el treball,
en la difícil i merescuda
llibertat.


A VECES ES NECESARIO...

A veces es necesario y forzoso
que un hombre muera por un pueblo,
pero jamás ha de morir todo un pueblo
por un solo hombre:
recuerda esto siempre, Sepharad.
Haz que sean seguros los puentes del diálogo
e intenta comprender y amar
las razones y las hablas diversas de tus hijos.
Que la lluvia caiga poco a poco en los sembrados
y el aire pase como una mano tendida
suave y muy benigna sobre los anchos campos.
Que Sepharad viva eternamente
en el orden y en la paz, en el trabajo,
en la difícil y merecida
libertad.
Salvador Espriu
La pell de brau (La piel de toro) 


El poeta sitúa sus personajes y sus versos en una geografía mítica, lugares donde el tiempo fluye muy lentamente y donde  el pasado y el presente parecen confundirse.
Los topónimos de Salvador Espriu son estos:
•   
Lavínia: (Barcelona, generalmente de forma satírica)
•   
Alfaranja: (Cataluña)
•   
Konilòsia: (España, generalmente de forma satírica)
•   
Sepharad: (España, en especial cuando se refiere a ella en relación a asuntos que considera serios, aunque el término hace referencia igualmente a toda la Península Ibérica)

Sinera: (Arenys de Mar)

martes, 12 de marzo de 2013

Inscripciones en los dinteles



Los griegos utilizaron mejor la arquitectura arquitrabada (vigas y pilares) que la construida con arcos.

Arquitrabes y dinteles son elementos arquitectónicos que soportan tensiones de flexo-compresión. Cubren los vanos (puertas, ventanas, etc.) recibiendo las cargas que inciden encima y las transmiten a los apoyos situados en sus extremos.

Construyeron dinteles de madera y de piedra, y como que estaban convencidos de que la arquitectura también puede servir para comunicar algo, se dedicaron a grabar inscripciones en los dinteles.

Las palabras inscritas sobre las puertas servían para indicar alguna prohibición o para advertir de lo que te podía pasar si franqueabas la entrada.

En la puerta del templo de Apolo en Delfos la inscripción era esta:
γνωθι σεαυτόν

transliterado como gnóthi seautón o sea “conócete a ti mismo

En entrada a Academia de Platón se podía leer la siguiente inscripción grabada en el dintel:
αγεωμέτρητος μηδείς είσίτω

transliterado como medeis ageometros eisito o sea “prohibida la entrada a quien no sepa geometría

En el caso del templo de Apolo el peligro estaba servido: ¿qué ocurriría cuando uno se conociera a sí mismo? ¿Cabría la posibilidad de cabrearse y de retirarse la palabra a sí mismo  y  para siempre?

En el caso de la academia de Platón nos encontrábamos con una prohibición clara. Si no sabías geometría mal podrías resolver los problemas que te plantearían dentro, cuestiones como esta:
buscar las reglas que rigen el movimiento aparentemente desordenado de los planetas, y confrontarlas con las que gobiernan las acciones de los hombres.

Problemas así son terribles.

Pasaron los griegos y la costumbre de inscribir sobre los dinteles continuó. Muchas veces frases de terror, véase Dante, 'Lasciate ogne speranza voi ch'intrate' y otras veces inscripciones de soberbia o vanidad acompañadas de escudos heráldicos. Terrorífico también.

lunes, 11 de marzo de 2013

El ornamento es delito



El arquitecto Adolf Loos (Brmo, 1970 - Kalksburg-Viena, 1933) dijo que 
el ornamento es delito
Racionalista convencido, en 1908 escribió un famoso artículo denominado "Ornamento y delito", en el que proclamaba una evolución estética que prescindiera del adorno y el ornato, así establecía:

Como el ornamento ya no está unido orgánicamente a nuestra cultura, tampoco es ya la expresión de ésta.


Considerada su opinión y pasados ya más de cien años, yo hubiese preferido que dijera que el ornamento es un estorbo, una frivolidad constructiva, un dispendio costoso o cualquier otra cosa de orden más material y menos moralizante. Pero ya se sabe: estos expresionistas tenían ideas optimistas, se manifestaban con pesimismo y practicaban un arte amargo.

viernes, 8 de marzo de 2013

Gregorio Allegri

Tras los cristales de la ventana que da al patio interior escucho el Miserere mei, Deus del compositor romano Gregorio Allegri (1582-1652).

Esta obra, es una armonización del salmo que lleva el mismo nombre. Se trata de un monumento polifónico magnífico que antes sólo se podía escuchar en la Capilla Sixtina en Semana Santa y estaba prohibido, bajo pena de excomunión, interpretarla en cualquier otro lugar y prohibido también, hacer copias de la partitura.

Me imagino a los privilegiados cardenales sentados en sus escaños, satisfechos después del bocatto di cardenale, contemplando la obra de Miguel Ángel y escuchando el Miserere mei, Deus de Gregorio Allegri.

Bien pues, ahora, después de haber cerrado la puerta para no oír el ruido de la lavadora, soy yo quien escucha el Miserere mei, Deus. Eso sí, en una reproducción en CD. Ya lo sé que no es lo mismo, yo soy vulgar y no tengo los privilegios de un cardenal, ni mi virtud transciende como la de sus eminencias, pero escucho con placer la música que ellos prohibían y me satisface esta polifonía bellísima.

Es una obra escrita para dos coros, uno canta a cuatro voces una versión simple del tema original del salmo y el otro coro, a cinco voces, canta a lontano los comentarios. Es una composición extraordinaria del siglo XVII, muestra de la prima prattica.
Esta maravilla que ahora escucho ¡estuvo prohibida! Pero les salió muy mal la cosa. Alguna copia se les escapó y sobre todo, lo que no previeron los eclesiásticos fue la fechoría del joven Mozart, que a los 14 años, en 1770, tuvo la suerte de escucharla con atención en la propia Capilla Sixtina y después, el genial y “muy malvado niño”, al llegar a casa, la pasó a limpio enterita, transcribió la obra de memoria, escribió la partitura con todas sus voces, con todos los matices y con todos los abbellimenti. Y después se difundió.

Lo que nos ha llegado a nosotros parece que es un refrito de una copia que había obtenido Giovanni Battista Martini (1706-1784), la versión transcrita de la partitura de Mozart y el original guardado en el Vaticano, que por cierto no contiene los magníficos abbellimenti indispensables para su interpretación.

jueves, 7 de marzo de 2013

Benvenuto Cellini

Sátiro. Benvenuto Cellini

Benvenuto Cellini mató a un Borbón y robó las joyas de un papa. Estuvo encarcelado por varios asesinatos y por calumniador. Fue acusado de sodomía y tuvo que superar diversos envenenamientos.  Alguien dijo que él también fue envenenador.

Con estos antecedentes podría llegar a considerársele como un criminal activista indignado y también como un delincuente homicida común.

Su padre se empeñó en que estudiara música y nada pudo sacar de su esfuerzo, fue un mal músico que quiso ser escritor y escribió sus vivencias en un libro titulado Vida.

Bien pues, aunque Oscar Wilde diga que el libro de Cellini es de obligada lectura, una vez más voy a llevar la contraria a Wilde. Opino que se trata de un texto que carece de entendimiento, que echa por tierra la razón que sustentaba la estética renacentista y la echa presentando su experiencia como si fuera una sucesión de acontecimientos místicos. El texto está cargado de presunción y vanidad.

Pero ¡ah vanidad! ¡La vanidad de Benvenuto! Aquí nos encontramos ante uno de los más grandes artistas. Uno de esos pocos seres humanos a los que les podemos permitir la vanidad.

Su obra como escultor justifica su mala literatura. Estamos ante un gran escultor y un magnífico dibujante.  Y si retomamos uno de aquellos ideales románticos de la redención del hombre por el amor y la belleza, podemos decir que la belleza redimió a Benvenuto Cellini.

miércoles, 6 de marzo de 2013

Preludio para la siesta de un fauno

Clifford Still. N No.2 1944


Preludio para la siesta de un fauno
Claude Debussy (1862-1918)


Esta obra temprana de Claude Debussy tiene una duración no superior a diez minutos, con esta brevedad de tiempo Debussy da un paso de gigante hacia la modernidad.

Las revoluciones llegan como los pasos de una paloma, este aforismo de Nietzsche podría aplicarse al Preludio para la siesta de un fauno que fue estrenado en diciembre de1894 bajo la dirección de Gustave Doret.

Entusiasmado, después del estreno, Mallarmé dijo con rotundidad:
... Esta música prolonga la emoción de mi poema... consigue ir más allá en la nostalgia y en la luz.

La orquesta se limita a un conjunto de instrumentos de cuerda, el conjunto de madera, las trompas y dos arpas, acentuado todo ello con el sonido de cristal de una percusión de campanas y címbalos antiguos.

Detrás de un manantial vigía el fauno que con el ojo desconfiado quedó dormido al son de una flauta que tiembla lánguidamente, sus notas se elevan más arriba que el mediodía de verano, y cuando Sicilia se embriaga con la calima espesa; entonces, el propio Debussy, desde el otro lado de la colina del litoral se sorprende y dice:

... Este es el escenario donde se mueven los sueños y los deseos del fauno en el calor de la siesta; cansado de perseguir las despavoridas ninfas y náyades, cae en un sueño embriagador donde ve realizados sus deseos.

Fauno

Un plomo de hostilidad
le dobla la espalda.
Tendido boca abajo,
sobre la tierra estéril,
el vientre hinchado del sátiro
se deforma y compone
una imagen asquerosa
de suciedad y sudor.

El pene enfangado,
eternamente erecto,
fuera de toda medida,
no ayuda al equilibrio
de su vieja ebriedad
y lo hace esclavo del bosque
y contrahecho por el deseo.

martes, 5 de marzo de 2013

Relativizar en primavera


El frío entumece, el invierno se hace demasiado largo. Tanta chaqueta, abrigos y botas resultan incómodos. Deseo que llegue de una vez la primavera.

A pesar de las alergias y el vigor desatado de la naturaleza, la primavera nos trae los frutos de siempre, con la monotonía de siempre pero sus colores son más vivos y alegres que los del invierno.

Constatamos cómo todo es igual, y el paisaje se repite año tras año. Los mismos aromas, las copas de las jacarandas y alisos más pobladas y el eterno afán por la provisión del pan.

La monotonía del paso de los equinoccios y el panorama primaveral me invitan a relativizar, después de las lluvias llegarán las tórridas tardes del verano como siempre.

Sí, relativizar.

Caminar por las calles de mi ciudad, la de siempre, donde los odios y venganzas se confunden con los amores de primavera. Soportar las palabras mordaces y la mala educación de los conciudadanos. Soportar a los idiotas del poder y a los que detesto.

Dejo las prendas de abrigo y, sin ánimo de descubrir nada nuevo bajo la luz del sol primaveral, habré de seguir con el mismo esfuerzo de cada año.

A cobijo de los árboles del paseo continuaré amando a los que amo, relativizando, eso sí, el efecto de “la primavera que la sangre altera”

Con las lluvias mil que se avecinan no planificaré ninguna huida. No deseo el viaje a paisajes lejanos; después de mucho andar, lo encuentro todo aquí, en las tierras limitadas por el olivo y a la orilla de este mar nuestro, tan clásico. Jamás he sentido apego a ninguna patria, y ahora menos que nunca, ahora que los mandamases se empeñan en colocar mojones de granito. Sé donde están mis amigos y sé que allí, a un lado y al otro del mojón, con ellos, tengo un lecho dispuesto.

Relativizo mi emplazamiento y mi deseo de encontrar sombras nuevas.

Deseo que esta tierra pendenciera se arregle, aunque no me lo creo, pero también estoy dispuesto a relativizar esta incredulidad.

¿Deseo que toda la humanidad sea feliz haciendo lo que quiera, o quiero que muera por el hongo atómico prometido y posible?
Sólo sé que esta humanidad no tiene ninguna finalidad y aun relativizando no creo que nadie arregle todo esto.

Me sostienen mi rabia y mi buen humor y el gusto y la tranquilidad de estar vivo.

Relativizo y vivo tan bien como puedo: muchas lecturas, pocos autores y comida sencilla.

sábado, 2 de marzo de 2013

Völkerwanderung




Deberemos buscar el nombre de cada cosa
ahuyentar los malos espíritus y dejar
que poco a poco se ilumine el peñón
con la luz extranjera del faro de Alejandría.

Suevos y alanos pisaron las mismas piedras
y los árboles siguieron dando los frutos
benignos en cada primavera,
y las mujeres recogieron las granadas
e hicieron con sus granos,
mosaicos de teselas rosadas.

Nada debe quedar fuera del paraíso
ni siquiera aquellos verdugos
que se han convertido en víctimas después,
porque el viaje va más allá
de una telaraña de hilos de plata.

Paso y, sin girar el rostro,
veo el carro de Apis y a sus oficiantes.
Lanzo entonces la mirada y tiendo la caña,
uso anzuelo de acero liso,
jamás el arpón de garfio,
ya que solo pesco los peces suicidas
del mar Etrusco.

Mientras en los parlamentos de piedra
loan las tecnologías del viento,
los combates de marfil
y la locura estéril de las peñas,
los niños conducen sus juegos
con una única lengua, la que saben,
y con sus risas de púrpura y dientes blancos
han puesto de cara a la pared
nuestras virtudes cardinales
y han traído a sus padres del otro lado del mar.

Debemos mantener la memoria
de maletas de cartón atadas con cordeles,
recordar los cantos de las jóvenes de Mísia
y de los ferrocarriles que circulaban  
muy lentos por raíles de frío,
porque Pérgamo está en cada esquina,
en el museo del hurto y en el fondo del saco.

Siempre fueron los bárbaros
quienes derribaron los imperios
y encima de los cimientos del olvido,
encima de las Arcadias desérticas,
encima de la testa coronada del rey embrujado,
encima de las cestas que contenían
las cabezas que la guillotina cortó,
encima de los gases de holocausto
y siempre encima, encima, encima,
encima de la sangre,
la reconstrucción.

viernes, 1 de marzo de 2013

Exposició fotografíes Jaume Maymó


ESPAI
TEMPS i
ARQUITECTURA

El claustre del Prado

------------------------------------------------------------------------------
Tinta
Invisible
edicions


Et convidem a la inauguració de l'exposició de fotografies ESPAI, TEMPS i ARQUITECTURA. El claustre del Prado
de Jaume Maymó, que tindrà lloc el divendres dia 8 de març a les 7 de la tarda.

Carrer del Lleó, 6 baixos 
08001 Barcelona 


"Allí on hi havia un espai amb un claustre d'arcs de mig punt, tancat per un mur de maçoneria de textures eloqüents, amb el pas del temps, a poc a poc, ens hi trobem una nova arquitectura que conté l’art amb la seva poètica.
La sèrie de fotografies que presenta Jaume Maymó és un testimoni fidel al moviment de l’obra i a la fragmentació del temps. En cada estada al lloc on creixia l'obra de Rafael Moneo, el viatger-fotògraf ha fixat les imatges com si fos un conjunt de tessel·les d’un gran mosaic.
La càmera no ha quedat estàtica fotografiant les imatges mudes que passaven davant del seu objectiu. La càmera ha estat un ull viatger, tornant sovint al mateix emplaçament i trobant cada vegada el paisatge transformat.
Y allò que era el claustre de Los Jerónimos ara és el claustre de El Prado."
Francesc Cornadó. Arquitecte i poeta

Wei Yingwu (otro poema)



 
AGASAJANDO A UNA COMITIVA DE LETRADOS 
UN DÍA DE LLUVIA EN CASA DEL GOBERNADOR
 
La bien disciplinada guardia
         presenta sus lanzas.
En la cámara del huésped oficial
         se siente una exquisita fragancia;
El viento y la lluvia arrojan
         violentamente el agua;
Pero nosotros estamos cómodos
         en un tibio aposento
         desde el cual se divisa el lago.
De momento, inquietud y temor
         han sido ahuyentados.
Otra vez mis honorables huéspedes
         se arremolinan en el amplio salón;
En cuanto a mí, me siento avergonzado
         de vivir aquí
         de manera tan extravagante
Mientras pienso en mi pueblo
         que sufre privaciones.
Pero sofoquemos estos escrúpulos
         de conciencia
Y sigamos nuestra inclinación natural.
Aunque debemos prescindir
         de las viandas frescas,
Hay gran abundancia
         de frutas y vegetales.
Dignaos beber un vaso de vino
Mientras escucho con atención
         la recitación de vuestros poemas.
Cuando el espíritu es feliz
         el cuerpo se aligera,
Y querría cabalgar
         en las alas del viento.
Su-chou es el hogar de todos
         los hombres de letras;
Una gran ola de cultura se ha extendido
         espontáneamente aquí.
¿Cómo se puede decir
         que los confines de este gran estado
descansan sobre la riqueza 
         y el poder únicamente?
 
Wei Yingwu 

Wei Yingwu



 A mi hija, el día de su boda con un hijo de la familia Yang

Todo el día que tengo el corazón triste
porque has de partir muy lejos.
La boda de una muchacha, que deja sus padres,
es como una barca que zarpa desde la orilla del gran río.

Eras muy niña cuando murió tu madre,
por esto, te he tenido en tan gran estima.
Tu hermana mayor te ha cuidado
y ahora las dos lloráis y no os podéis separar.

Esto me causa una pena más grande si cabe,
aún sabiendo que marchar es bueno para ti.

Tú, que no has tenido una madre que te educara
de pequeña, ¿cómo vas a honrar a tu suegra?
Ellos son una buena familia, serán amables contigo,
sabrán perdonar tus errores...

Nuestra familia siempre ha sido buena y pura,
por esta razón no puedes ofrecerles una buena dote.
Seas amable y respetuosa, como corresponde a las mujeres,
se prudente cuando hables y cuida tu aspecto, da buen ejemplo.

Al terminar la mañana nos separaremos,
y no sabemos por cuánto tiempo...

Siempre he intentado ocultar mis sentimientos...
pero ahora, me desbordan,
giro mi rostro y veo a mi hija pequeña
con lágrimas que resbalan por sus mejillas.

Wei Yingwu 
en chino tradicional   韋應物;
en chino simplificado  韦应;
(737–792),   Dinastía T’ang