viernes, 17 de mayo de 2013

Dos dibujos de Rigoletto



La segunda vez que asistí a una representación de Rigoletto fue en lo Sferisterio de Macerata.
Estos dos dibujos los había hecho antes.

La ciudad de Macerata queda muy cerca de l'Infinitto

Sempre caro mi fu quest’ermo colle
E questa siepe, che da tanta parte
Dell’ultimo orizzonte il guardo esclude.
Ma sedento e mirando, interminati
Spazi di là da quella, e sovrumani
Silenzi, e profondissima quiette
Io nel pensier mi fingo; ove per poco
Il cor non si spaura. E come il vento
Odo stormir tra queste piante, io quello
Infinito silenzio a questa voce
Vo comparando: e mi sovvien l’eterno,
E le morte stagioni, e la presente
E viva, e il suon di lei. Cosí tra questa
Inmensità s’annega il pensier mio:
E il naufragar m’è dolce in questo mare.

                           Leopardi

Siempre amé este yermo monte,
y este promontorio, que me oculta

la visión del último horizonte.
Mas sentado, contemplando

los interminables espacios lejanos,
los silencios sobrehumanos y su profundísima quietud,
se extravía el pensamiento,
hasta casi liberar mi corazón del miedo. E igual que el viento

susurra entre estas plantas,
en el infinito silencio mido mi voz:
y me subyuga lo eterno, y las estaciones muertas,
y la presente y viva, con toda su sonoridad.
Así a través de esta inmensidad se ahoga el pensamiento:
y naufragar en este mar me es dulce.


LEOPARDI, G, Cantos (1831), Canto XII

19 comentarios:

  1. si el arlequín llora,
    ¿cómo será la cosa de terrible?
    .
    el poema un lujo imperecedero
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Omar, los versos de Leopardi son una maravilla, él no lloró como Rigoletto, su dolor no fue tan grande, lo suyo era un llanto alegórico ante l'Infinitto.
      Salud

      Eliminar
  2. Hermoso.

    Salut

    Andri Alba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Andri, tus comentarios siempre me alegran.
      Salud

      Eliminar
  3. Gracias por compartir, aunque los arleqines nunca me gustaron, no se, me pasa como con los payasos, me dan un poco de miedo.Aunque hagan reir me resultan rostros que ocultan una tristeza.

    El poema inmenso

    Un abrazo





    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amiga Sandra, ahora, no nos encontramos ante un arlequín, no. Estamos delante de un bufón, el pobre Rigoletto, el padre que sufre el mayor drama que puede sufrir un padre y su llanto es inmenso, no es una lagrimilla furtiva de arlequín, ni un triste lloro de payaso, es mucho más.
      Salud

      Eliminar
  4. "...y la presente y viva, con toda su sonoridad."
    Curiosa coincidencia, en tus dibujos los cascabeles están visiblemente realzados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí amigo Loam, es una coincidencia, la sonoridad de que habla Leopardi y los cascabeles del desgraciado Rigoletto.
      Aquí, confluyen solamente por un hecho anecdótico personal, la representación de la ópera de Rigoletto a la que asistí en Macerata, ciudad vecina de Recanati, donde nació y vivió el insigne Leopardi. Buenos amigos tengo en esta ciudad y a menudo las discusiones sobre arte y en particular sobre música nos unen.
      Salud

      Eliminar
  5. Rigoletto, el bufón deforme la belleza interior frente al actractivo escaparate.Que bien refleja este libreto las pasiones humanas,

    El año pasado se televisó esta ópera y el amante padre de Gilda era Plácido Domingo una maravillosa voz.

    Feliz fin de semana.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Bertha, este bufón padece el mayor drama posible. La ópera es una tragicomedia extraordinaria.
      Yo creo que Plácido Domingo ha sido uno de los mejores interpretes del papel de il Duca di Mantova.
      Salud

      Eliminar
  6. Dicen que después de la Tragedia vino la Comedia, pobre arlequín..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miquel, nos encontramos ante una tragicomedia en la que Rigoletto sufre un dolor inmenso. Rigoletto es el bufón del duque de Mantua, no es un arlequín.
      Salud

      Eliminar
  7. Los arquelines son la mascarada. Y como las máscaras -africanas u oceánicas- siempre son la escultura andante e mobile.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Fackel, los arlequines son una mascarada, personajes de la "antigua Commedia dell'Arte", cada uno con su papel perfectamente regulado. Aquí, sin embargo, nos encontramos con un bufón, alguien mucho más humano y en el caso de Rigoletto, un padre que padece el mayor drama que puede padecer un padre.
      Salud

      Eliminar
  8. Que ignorancia la mía, es cierto es un bufón. No conocía la obra. Cada día se aprende algo nuevo pero por lo que dices tiene que poner los pelos de punta y el alma a cuatro patas.
    El dibujo es tuyo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Sandra, suelen confundirse bufones con arlequines, estos segundos son personajes de la "Antigua Commedia dell'Arte", personajes teatrales, estereotipos de ciertos caracteres humanos, perfectamente definidos. En cambio, Rigoletto es un bufón al servicio del duque de Mantua, protagonista de la ópera "Rigoletto" de G.Verdi. Un bufón que vive una auténtica tragedia.
      Salud

      Eliminar
    2. Sí, amiga Sandra, los dibujos son míos, dos pequeños esbozos hechos a lápiz de mina muy blanda.
      Salud

      Eliminar