martes, 31 de julio de 2012

Parada por inventario



Mona Hatoum. 
Current disturbance

Ha llegado el momento de revisar y poner orden a las estanterías. Aprovecho estos días y estaré un tiempo haciendo inventario.

No me voy de vacaciones pero me ausento. 

No voy de vacaciones pero tendré que hacer una pausa para ordenar anaqueles, echar al contendor todo aquello que estorba y dejarlo todo bien limpito, con los papeles en orden y las papeleras bien llenas.

sábado, 28 de julio de 2012

La escuela de Bolonia

 Éxtasis de Santa Catalina de Siena
Agostino Carracci


Ludovico Carracci, sus primos Annibale y Agostino y los demás artistas barrocos de la escuela boloñesa, que entonces fueron llamados gli Incamminati (los progresistas), pintaban mirando de reojo a Caravaggio, al que consideraban un crudo realista lombardo, pero que, en lo más profundo de la misericordia de su corazón, lo admiraban.

Los boloñeses se dejaron influir por las doctrinas contrarreformistas del arzobispo Gabriele Paleotti y produjeron una obra pomposa, mórbida, de texturas blandas, con curvas y contracurvas vaporosas y atmósferas sensualmente gástricas.

Jamás nadie podrá trazar una línea de evolución estética que partiendo del Buonarroti conduzca a la Escuela Boloñesa sin pasar un camino espinoso de pitas y zarzas. 

Venus y Adonis. Annibale Carracci


jueves, 26 de julio de 2012

San Mateo. Michelangelo Buonarroti



San Mateo (1503-1506). Michelangelo Buonarroti
Galería de la Academia, Florencia, 
271 cm.


La imagen atrapada en la piedra.





Miguel Ángel utiliza el abbozzato estableciendo así un juego enigmático de comunicación entre la subjetividad del artista y la del espectador, el primero libera la expresión y el segundo contempla la belleza que emerge del mármol,  todo con una transcendencia inducida. Lo que más adelante los semióticos llamarían la obra abierta y que los neoplatónicos llamaron non finito.

domingo, 22 de julio de 2012

La hojalata de Toyo Ito

Un arquitecto racionalista, uno de los padres del Movimiento Moderno, dijo que cuando un pintor termina una pintura, si no le gusta como ha quedado, puede romperla sin dificultad; si el artista es un escultor descontento con su obra, tampoco le costará mucho destruir su escultura; pero si es un arquitecto y no le gusta tal como ha quedado el edificio terminado, no le quedará otro remedio que cubrir la casa con vegetales y llenar la fachada de plantas o vegetación colgante.

Esta solución ha resuelto muchas barbaridades arquitectónicas. Vemos fachadas ajardinadas verdaderamente plausibles y no nos preguntamos qué habrá detrás de las buganvillas o de los ficus bejamina de los balcones o los saledizos. Ahora ya se está hablando del jardín vertical o del paramento ecológico como elementos de composición arquitectónica.

Pero el endriago de la vanidad de los arquitectos divinos acude a las fachadas y a estos profesionales no se les ocurre otra alternativa que recubrir una fachada, más o menos digna, con alguna zarandaja de diseño.

Este es el caso del edificio del paseo de Gracia de Barcelona cuyo frente de fachada ha sido velado con una especie de hojalata, una chapa ondulada con perforaciones arbitrarias que filtran la luz exterior y hacen que, desde el interior, tengamos una visión absolutamente delirante, turbada e incompleta de la arquitectura de Gaudí, que se encuentra en frente.

Hoy, esta intervención de recubrimiento de fachada, proyectada por el arquitecto japonés Toyo Ito, nos parece anacrónica, pues se trata de uno de los últimos coletazos del frenesí arquitectónico llevados a cabo en la era de la ostentación y ahora esto hace daño a la vista.

viernes, 20 de julio de 2012

Frederic Mompou


Frederic Mompou (1893-1987)

Mompou fue un compositor atípico, su lenguaje musical era escueto y preciso, decía lo que creía que debía decir y después se callaba.  Es una música concisa, breve y esencial, sin ninguna concesión al efectismo ni al esteticismo.

Jamás se autocalificó de compositor en el sentido literal de la palabra, él manifestaba que era descompositor, que para él escribir música se limitaba  a encontrarla...

Sin enfrentarse con la música de su tiempo aborda la composición con un discurso irónico muy inteligente y huye de la pantomima sarcástica como lo pudo hacer Eric Satie.

Nació en el mismo año que Joan Miró y perteneció a esta generación que puso los cimientos de modernidad al arte catalán.

Alguien ha calificado la obra de Mompou como de postimpresionista, pero si circunscribimos su composición al panorama artístico catalán  deberíamos decir que la obra de este músico es una clara manifestación del noucentisme. En efecto, sus partituras suponen la ruptura con la estética modernista, con el medievalismo y con la influencia centroeuropea y con los wagnerianismos tan del gusto de la sociedad catalana. La obra de Frederic Mompou se nutre de las melodías populares meridionales, extiende su mirada sobre el mar clásico y responde con armonías concisas.

Es una música de evocaciones, presenta analogías de la realidad y no la describe sino que sugiere y detalla el ambiente poético que desprende.

Josep Janés


Foto. Frederic Mompou i Josep Janés 
El combat dels somnis




1           Damunt de tu només les flors


Damunt de tu només les flors.
Eren com una ofrena blanca:
la llum que daven al teu cos
mai més seria de la branca. 


Tota una vida de perfum
amb el seu bes t’era donada.
Tu resplendies de la llum
per l’esguard clos atresorada.


Si hagués pogut ésser sospir
de flor! Donar-me com un llir
a tu, perquè la meva vida

s’anés marcint sobre el teu pit.
I no saber mai més la nit
que al teu costat fóra esvaïda. 


2           Aquesta nit un mateix vent


Aquesta nit un mateix vent
i una mateixa vela encesa
devien dû el teu pensament
i el meu per mars on la tendresa 


es torna música i cristall.
El bes se’ns feia transparència,
si tu eres l’aigua, jo el mirall,
com si abracéssim una absència. 


El nostre cel fóra, potser,
un somni etern aixís de besos
fets melodia i un no ser 


de cossos junts i d’ulls encesos
amb flames blanques i un sospir
d’acariciar sedes de llir. 

 

3           Jo et pressentia com la mar


Jo et pressentia com la mar
i com el vent, immensa, lliure,
alta damunt de tot atzar
i tot destí.
                 I en el meu viure 

com el respir.
                       I ara que et tinc
veig com el somni et limitava.
Tu no ets un nom ni un gest.
                                               No vinc
a tu com a l’imatge blava

d’un somni humà.
                                   Tu no ets la mar
que és presonera dins de platges,
tu no ets el vent pres en l’espai.
Tu no tens límits; no hi ha, encar,
mots per a dir-te, ni paisatges
per sê el teu món, ni seran mai.



Nota. aquests poemes van ser musicats per Frederic Mompou.

martes, 17 de julio de 2012

Sueños y ensoñaciones

Núria Guinovart. Contingut ingràvid



Los sueños y ensoñaciones
son fisuras de la razón que me exasperan.

Los sueños y ensoñaciones
tienen un efecto hipnótico que en el fondo no remedia nada. Al despertar el dolor persiste.

Los sueños y ensoñaciones
son incompatibles con la curiosidad e inhiben la capacidad
............de crítica.

Los sueños y ensoñaciones
sirven para ir pasando el rato, para ir dejando que el tiempo haga aquello que el tiempo sabe hacer, esto es: curarlo todo.

domingo, 15 de julio de 2012

Mercè Rodoreda






Mercè Rodoreda. Aquarel·les
Mercè Rodoreda. 
Agonia de llum
Sonet 2

Ulisses en l'Illa de Circe


En la barreja d'un folcat d'oprobi
ara ja sou sota rasposa pell
amb boques afuades en musell,
grinyoladissos al voltant de l'obi.


Haurà bastat, oh companyons, la quera
incessant de la fam, tota cabdell
pel laberint feréstec del budell,
la malvestat d'una deessa artera!


Que us valguin totes les viltats rebudes
quan sereu verticals sobre els peus rudes,
braços capçats per les forcades mans!


En cims d'honor o en conca de servatge,
recomenceu amb pacient coratge
l'aventura difícil d'ésser humans.

sábado, 14 de julio de 2012

Contrapunt

 Frantisek Kupka-  Mme. Kupka, Among Verticals 1911


Acabades les lluites,                   
voguen els argonàutes,                   
intrèpids d’ulls oberts.           
       
En l’amarga foscúria es dissol el capvespre       
entre esculls i niells amb llum de plata isarda       
com qualsevol gas noble que en l’espai s’expandeix.   

Savis conspicus han deduït, a partir dels estudis de Malthus, que després d’un desastre irracional, és a dir, una contesa bèl•lica, o d’un desastre natural, els pobles experimenten un creixement demogràfic considerable que sembla més aviat la resposta de l’instint de conservació col•lectiu que no pas un arravatament procreador de les femelles.  


                                                                 traducción al español

Terminadas las luchas,
bogan los argonautas,
intrépidos de ojos abiertos.

En hermetismo amargo se disuelve el crepúsculo
entre los arrecifes, luz de plata rebeca,
como cualquier gas noble que se expande en el tiempo.

A partir de los estudios de Malthus, sabios conspicuos han deducido que después de un desastre irracional, es decir, una contienda bélica, o de un desastre natural, los pueblos experimentan un crecimiento demográfico considerable que parece más bien la respuesta del instinto de conservación colectivo que un arrebato procreador de las hembras.

jueves, 12 de julio de 2012

Suite de fin de fiesta

 Allemande

Salen del cuerno de la abundancia
suspiros de hielo.
Las horas han estado bien pagadas
y las damas desvían su mirada
mientras se llenan las manos
de esmeraldas.


Courante


Una alfombra de seda acaricia
la suite de tacones de aguja
y los satines burlescos
rozan obscenas pieles de terciopelo.
Los encajes son ínfimos como el sueño.


Sarabande

Entre las molduras doradas
se eleva el fino hilillo de humo
de los pabilos de algodón.
Apenas se iluminó la noche
y en el frío del alba aparecen
las manchas de lujuria sobre el mármol.


Giga


En el fondo del espejo
un ademán de las gacelas
peina el deseo del jilguero de pico hinchado.
Como pájaros perdidos han bajado del monte Sinaí,
allí donde buscaban las inútiles transparencias,
y han traído bajo sus alas la brisa de su renuncia

domingo, 8 de julio de 2012

Aparatejos inútiles, bambalinas y candilejas



Durante mucho tiempo se tomó el oro como patrón-valor para la determinación de la riqueza de un pueblo, pero después del crack del veintinueve se trastocaron las cosas y se buscó un nuevo patrón de medida. No parece que hayan funcionado otros medidores, los mercados y la ambición desmesurada lo echan todo a perder.  Hemos comprobado, sin embargo, que algún valor permanece constante y que a pesar de las apropiaciones indebidas, parece probado que el trabajo bien hecho y el esfuerzo continuado conducen al progreso, siendo así las cosas sería deseable que el patrón-valor que determinara la riqueza de una población fuera el trabajo. Pero visto el desaguisado en el que nos han metido y presagiando lo que se avecina, prefiero plantear la subversión de todo y postular que el progreso no sirve para nada.

El progreso es la marcha del ser humano hacia un futuro mejor. Bien pues debemos sospechar: el mundo mejor no ha de llegar jamás, en todo caso bambalinas y candilejas de colores, i-pad, i-pod, i-phon y tanto aparatejo inútil, que vamos pagando, usamos y tiramos.

El progreso no conduce al futuro mejor. En este convencimiento está la subversión. El mundo, la vida del hombre, la realidad entera no son más que materia, contingencias de la materia a las que la razón humana intenta, en vano, dar sentido. La historia del hombre no es la crónica de su liberación. El ser humano, con todo su progreso, no se ha liberado de la animalidad. Poco a poco ha ido perfeccionando la barbarie. La liberación que nos ha de proporcionar el progreso es una ilusión vana.

Con el invento del fuego, de la cesárea, de la rueda o de las centrales nucleares la condición humana se mantiene inalterable, esto es, practicando la venganza.

No nos dejemos llevar por los falsos destellos del progreso y no hagamos como Sísifo, que va llevando la roca hasta la cumbre, caída y después volver a empezar; denostemos también el valor del trabajo y este progreso que sólo nos trae lucecitas rutilantes.

viernes, 6 de julio de 2012

La consagración de la primavera. Stravinsky


La consagración de la primavera tiene, según T.W. Adorno, una inclinación burguesa y regresiva y su arcaísmo es intencionado, dice que Stravinsky sigue la moda del primitivismo y del arte negro tan en boga a principios del siglo XX. Con esta manifestación, Adorno niega la carga de renovación formal que proponía Stravinsky.

Aun presentando un lenguaje nuevo con respecto a la revolución atonal de la música contemporánea, La consagración de la primavera constituye un callejón sin salida. Sí, un callejón sin salida que ha producido, sin embargo, una serie de imitaciones de cierta calidad ambiental. Con salida o sin ella, más de un crítico que ha admirado esta obra ha llegado a considerarla como uno de los fundamentos de la música contemporánea.

Si echamos una mirada rigurosa al Movimiento Moderno podemos observar, entre el expresionismo y la abstracción, como la vanguardia del siglo XX pasó del primitivismo de la primera década del siglo a las partituras de Schönberg.

Con coreografía de Nijinsky, La consagración fue estrenada en París en 1913 envuelta de un escándalo estrepitoso. Stravinsky cargó el fracaso sobre la espalda del coreógrafo, le acusó de haber hecho una coreografía no comprensible, chapucera y torpe.

No era del gusto del compositor esa interpretación coreográfica que con toda probabilidad deseaba un ballet en el que deberían contraponerse volúmenes limpios, sin ningún aditamento y donde pudiera expresarse la idea del compositor: hacer desaparecer la pasión subjetiva del romanticismo ante una colectividad anónima.

La consagración de la primavera hiere el oído, la armonía tiene una disonancia violenta, se yuxtaponen tonalidades distintas, acordes dobles, frases no resueltas, todo ello en medio de un ostinati rítmico que, en conjunto, produce un reposo final perfectamente tonal.

miércoles, 4 de julio de 2012

El baile en la plaza


Cuando la noche se hace más tibia
y más espesas las sombras del adiós,
por el camino de las centellas
bajaré hasta la plaza.

Dejaré en lo alto de la montaña
a los azotacalles de la virtud
y los necios de la gloria quedarán
entre los árboles otoñales.

Bailaré con rabizas y santos
y, sin esperar a que hable
aquella que siempre tiene la última palabra,
contemplaré las estrellas que el amor movió.

Therrats

 Joan Josep Tharrats, 1961
Óleo, 130x162

Quien mira el gran concierto
de estos resplandores eternales,
su movimiento cierto,
sus pasos desiguales,
y en proporción concorde
tan iguales.

Noche serena, Fray Luis de León

lunes, 2 de julio de 2012

Imitaciones

Hera seduce a Zeus en el Monte Ida (James Barry, 1741-1806)

¿La naturaleza imita al arte o es al revés?

No quiero caer en la trampa que esta pregunta nos tiende. No, la naturaleza no tiene ninguna finalidad ni sustancia capaz de plantear imitaciones y el arte sería muy poca cosa si se limitara a imitar una fuerza tan ciega.

El arte no imita a la naturaleza, y aunque Oscar Wilde “el artista” se empeñe, tampoco la naturaleza imita al arte.

Más que plantear imitaciones deberíamos considerar los fines. La finalidad del arte es la expresión de la belleza y la comunicación estética y la finalidad de la naturaleza es algo naturalmente inexistente.

El arte es el espejo que nos permite ver el reflejo de la belleza sin que ésta nos petrifique con su mirada. La naturaleza es fuerza ciega y cuando se desata se comporta como la mirada de la Gorgona, destrozándolo todo sin piedad sin conseguir nada, sin perseguir ningún fin.

El cielo no da explicaciones de cómo y por qué es tan azul, ni las nubes explican como se amontonan. ¿Fue Zeus quien las colocó así, o fue algún manierista florentino el autor de aquellas montañas de cirros y nimbos?

Han sido los artistas quienes han escrutado los mundos primordiales y han planteado el orden de la noche y de las sílabas del futuro, también el progreso del fuego y nos han informado de la altura del vuelo de la alondra y estos hechos y estas presencias son así. De esta forma las entendemos porque el arte ha dibujado sus contenidos.

Todo en la naturaleza es primigenio y sin intención de originalidad. Y en el arte muy pocas cosas son originales.

Imitación y originalidad son entelequias románticas. Algo así como una cosa peor que un ideal patriótico.


Dos Ilitías, diosas del alumbramiento, frente y tras del trono de Zeus, presiden el Nacimiento de Atenea, ca. 570 a.C.