martes, 2 de octubre de 2012

Estimulación de la sensibilidad humana


Claude Monet 1840-1926
Nenúfares (Las nubes) 1903

Mejillones al vapor
Deben degustarse a la sombra de una sombrilla de colores claros. Mejor en horas soleadas, servidos con vajilla blanca en mesa de madera. El aroma del mejillón debe llegar al olfato de forma muy suave, por lo que deberemos situarnos al sesgo de tramontana. Las vistas del comensal deben ser extensas, por ejemplo mirando al mar, nunca nuestra visión debe quedar interrumpida por grandes masas (montañas, edificios, etc.). Con el mejillón se toleran los vinos suaves y las vistas a pinares añejos.

Huevo frito
El aceite debe ser de poca acidez, mejor de aceituna arbequina, la que a buena hora llegó de Palestina. Los bordes de la clara deben quedar levemente churruscaditos.
Se acompañará el huevo con pan tierno pero nunca recién salido del horno. No importa degustar el huevo frito tras unos cristales empañados y regado con un gracioso Chavignol, imaginando al otro lado de la ventana la mirada adormecida de Marlene.

Filete de anchoa
Debe presentarse dispuesto sobre una rebanada de pan con tomate. La anchoa debe proceder de una salazón caramelizada, sometida a la presión adecuada durante el tiempo mínimo de tres solsticios. 
El vino que acompañe la anchoa debe ser joven.
La mesa tendrá mantel con dibujos geométricos no demasiado grandes (pequeños cuadros, listas estrechas poco contrastadas, cenefas sencillas, nunca arabescos)

Jamón
Un levísimo cambio de temperatura, un vientecillo a destiempo, un cambio a veces imperceptible de la humedad del aire, o el rumor de las golondrinas afectan al proceso de curado del jamón. Es vianda sensible como el corazón de una doncella, como el de Ofelia o el de Laura.
La loncha de jamón no será más gruesa que una cortina de terciopelo, pero nunca más fina que la oreja de un gato.
Con el jamón, livianas rebanas de pan con aceite y un champagne cuvée, puede ser un Laurent Perrier. 

Jardín botánico
Su mejor ubicación es mirando al mar, con suaves desniveles. Es de suma importancia que las plantas grasas se reúnan en pequeños parterres.

Lo dicho y alguna otra destilación de la sensibilidad humana, eso sí, sin caer nunca en exclusividades o sofisticadas delicatessen.



20 comentarios:


  1. Tus recomendaciones te definen, nada pasa inadvertido. Una excelencia que te lleva a preferir un mantel con un dibujo determinado y la elección de una poesía medida y mil veces tamizada. Un artefacto literario nada común.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Amaltea, ya sabes: puro materialismo.
      Salud

      Eliminar
  2. Esos toques que nos hacen diferente aunque la materia prima sea la mísma...Porque no?. De vez en cuando va bien dar rienda suelta a toda nuestra sensibilidad-Yo abogaría siempre por la delicadeza sin sofisticaciones.Lo encorsetado no es mí estilo.

    Un abrazo Francesc.

    PS: se me ha desatado unas ganas enormes de comer;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Bertha, la sofisticación nunca, solo buena materia prima y degustación pausada.
      Salud

      Eliminar
  3. si...y no del dialéctico hegeliano, no ¡¡ salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miquel, yo creo que Hegel jamás degustó estas viandas. Me parece que cuando este filosofo fue a París y la ciudad se le cayó encima, le entró un dolor de cabeza insoportable y la dueña de la casa donde se hospedaba le ofreció un caldo de gallina y un pedazo de tocino. El calorcillo que esto le produjo pareció calmarle los dolores que su fenomenología le causaba.
      Salud

      Eliminar
  4. me voy a cenar, me haré unos huevos Fritos con bacon.

    ¡QUE ME APROVECHE!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que aproveche, Francesc, pero ¿no será demasiado? esta mezcla de proteinas (jamón y huevo) puede ser una bomba para cenar y para nuestra sensibilidad meridional, esto, en todo caso, lo dejaría para la sensibilidad anglosajona.
      Salud

      Eliminar
  5. Exquisita degustación de nuevo!
    Leyéndote me hago pequeñito, pequeñito.
    Un placer Francesc.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Ursus Polaris, es muy importante comer bien, respirar un aire agradable y degustar el paso del tiempo, carpe diem.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  6. Bueno, casi coincidimos, los mejillones cocidos al vapor con la pinaza ardiendo sobre una roca, sin viento, acompañados de baños, los huevos fritos con mezcla de agua y aceite, blancos, planos con vino blanco frío, las anchoas con paté en tostada, el jamón caliente en pan blanco y blando mantecoso y el jardín botánico aterrazado con grandes mimosas en cascada, lo único que me sobra son las plantas grasas. Muchos saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamarée, ya veo que "casi" coincidimos, yo nunca, por el jamás de los jamases, comería un jamón calentito. En cuanto a las plantas grasas, me refiero a los cactus, a las euphorbiaceas, a las aizoaceas y sobre todo a los cirsium eriophorum o eryngium campestre o sea a los cardos borriqueros, todas estas plantas las pondría recluidas en pequeños parterres sólo para que nos recuerden que el placer es breve.
      Salud

      Eliminar
    2. Igual me he pasado con las mimosas en cascada pero lo del placer breve cuando las grasas son un prodigio de supervivencia es una exageración, son puros almacenes de agua, realmente cuando vegetan, no saben hacer otra cosa, se arrastran por los parterres, a la espera de su dosis, sí, mejor recluirlas. Lo de los manteles tengo teorías varias que solo confieso en el momento de la puesta a punto. Gracias.

      Eliminar
    3. Sí, Lamarée, mejor reducirlas para evitar los pinchos.
      Salud

      Eliminar
  7. Hola Francesc:

    tus consejos los podría firmar el mismísimo Cunqueiro su amigo Fernández del Riego o el otro desaparecido que nos caía un pco más cerca,Néstor Luján.

    ahora bien, tu texto, más allá de lo puramente grastronómico, le exige a la sensibilidad que se comporte como una gitana legítima y a la lectura que ponga algo de su parte, pues me he puesto en el asunto y propongo una lectura no sólo en el orden formal en que es presentado el texto, sino que una vez llegado al final se vuelva sobre los propios pasos, se desande las palabras de la primera lectura del texto, parecerá extraño, pero no se llevan nada mal el mejillón que perturba el olfato y el Nenúfar de Monet que le abre los ojos a la imaginación, por supuesto esas son tareas nos facilita siempre la poesía y para esos menesteres nada mejor que usté, don Francesc.

    nos seguimos leyendo y escribiendo

    fortabraçada

    salut,
    hugo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Hugo, estos hombres -Luján, Cunqueiro, etc.- y otros como ellos cargados de buena voluntad, saldrán un día con el tenedor en ristre para salvar el mundo, nos enseñarán cómo es la mesa sencilla que proponía Homero y dirán al mundo que las galletas de almendra son mejores que el índice Nikkei.
      Mira que me lo pones difícil, amigo Hugo, eso de componer el poema del mejillón y el nenúfar es endiablado, procuraré hacer algunos tercetos encadenados con el nenúfar inhodoro y el mejillón perfumado.
      Salud

      Eliminar
  8. Divertidísimo contraste el que hace el refinamiento materialista del buen gourmet con la ausencia de delicatessen espirituales. Todas estas exquisiteces han de comerse sin ansiedad, aspirando con energía el viento serrano.

    Salud
    Manuel Marcos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Manuel, hay que comer tranquilamente, sin prisas y ensalibando bien.
      Salud

      Eliminar
  9. Excelente!!!

    "Lo dicho y alguna otra destilación de la sensibilidad humana, eso sí, sin caer nunca en exclusividades o sofisticadas delicatessen".


    Salut.

    Andri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amiga Andri, después de estas comidas sencillas y exquisitas se pueden certificar unos momentos de gran felicidad.
      Salud

      Eliminar