jueves, 26 de julio de 2012

San Mateo. Michelangelo Buonarroti



San Mateo (1503-1506). Michelangelo Buonarroti
Galería de la Academia, Florencia, 
271 cm.


La imagen atrapada en la piedra.





Miguel Ángel utiliza el abbozzato estableciendo así un juego enigmático de comunicación entre la subjetividad del artista y la del espectador, el primero libera la expresión y el segundo contempla la belleza que emerge del mármol,  todo con una transcendencia inducida. Lo que más adelante los semióticos llamarían la obra abierta y que los neoplatónicos llamaron non finito.

18 comentarios:

  1. que interesante....y que complejo a la vez...salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Bunarroti, amigo Miquel, es inagotable: non finito.

      Eliminar
  2. La imagen parece que brota, que se van cayendo las partes sin forma y sale la que "vale", la que puede verse. Saludo

    Andri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imagen estaba dentro del bloque de mármol.
      salud

      Eliminar
  3. De cuando se luchaba contra los verdaderos elementos puros de la naturaleza, para extraerle su lado humano. Estos momentos del renacimiento siempre me dan confianza en el hombre. Gracias.

    Salud
    Manuel Marcos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuel, el renacimiento es la culminación del arte. Ellos situaron la belleza como el eje central de la expresión artística igual que se hizo en el clasicismo greco-romano. Fuera de estos periodos el arte persiguió otros objetivos.
      Salud

      Eliminar
  4. Que pena: que no terminara esta obra dicen que la conocen por la terribilitá.

    Aunque este a medias es impresionante!

    Un saludo Francesc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Bertha, la obra ya estaba terminada dentro del marmol, Miguel Angel sólo fue sacando lo que sobraba.
      Salud

      Eliminar
  5. Siempre parecen querer escapar del bloque de piedra. Creo que es lo que más me impresiona de estas esculturas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La meteria tiene sustancia estética, los neoplatónicos decían que se tartaba de sustancia espiritual. Miguel Angel fue un neoplatónico que se dedicó a descubrir esta sustancia.
      Salud

      Eliminar
  6. la vida parece tan exigua para dedicarle la admiración que se merece
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Omar, el esfuerzo de Miguel Angel parece dirigido a petrificar el halo de la vida.
      Salud

      Eliminar
  7. La semiótica es tan abierta estructuralmente que, como bien apuntas, incluye incluso el clasicismo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamarderemuée, a finales de los años '70 se celebró un congreso de semiótica que yo de joven estudiante de arquitectura tuve interés por seguir, y leí que un congresista italiano definió la semiótica diciendo: "la semotica è una misteriosa parola per arrivare a la chiarezza", recuerdo que me reí mucho y continué con mis problemas de resistencia de materiales. Je, je.
      Ah! por aquel entonces fue cuando Umberto Eco definió la "opera aperta"
      Salud

      Eliminar
    2. Sí, lo estructurado produce claridad, lo único que pasa es que en el cenit del siglo pasado se pensaba que con solo el estructuralismo se andaría, menos mal que las estructuras pueden ser abiertas y pueden ir incorporando todos los semis, todos los signos que aparecen en una comunicación viva, sin Eco el que aún no novelaba,que se hizo eco que lo que se cocia, no lograriamos entender ahora nada. Salud

      Eliminar
    3. Coincido completamente, lamarderemuée, y admiro aquel Umberto Eco de la "Estructura ausente" de "La definición del arte" de la "Opera aperta"
      Salud

      Eliminar
  8. Dicen que Miguel Ángel no se ahorraba el penoso viaje a las canteras para así elegir personalmente cada piedra. Dicen que se pasaba horas mirándolas y tocándolas y escuchándolas… y solo después de mucho dudar, indicaba su elección a los ya impacientes maestros canteros… Dicen que durante el viaje de vuelta seguía mirando, tocando y pegando la oreja a las piedras… Dicen que en pleno camino gesticulaba y gritaba sus dudas y que en ocasiones hacía parar la comitiva, alejaba a sus miembros y establecía extraños diálogos gestuales con las piedras… Dicen que ya en la soledad del estudio y antes de haber asestado el primer golpe ya sabía de su fracaso… Dicen que solo al final de su vida consiguió reunir el coraje necesario para abandonar una piedra malherida… y volver a intentarlo, a fracasar de nuevo, una vez más… Dicen que llegó a pensar que lo que realmente escondía la piedra en su interior, no era una figura, sino que era justo su contrario, una forma contenida en el vacío… posiblemente aquello que hasta entonces su cincel destrozaba sin ningún miramiento… Dicen que en sus noches de insomnio se contaba a sí mismo chistes de santos escondidos hasta dentro de las piedras… Dicen que no paraba de hablar solo… ¡solo!... Dicen…

    Un saludo, Francesc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo esto dicen del genio de Miguel Angel. Él continuó cincelando el bloque de mármol para extraer de su interior la sustancia de la belleza. Y cuando se acercaba el final de sus días escribió esto:

      "Estoy, como el tuétano del hueso, aprisionado, pobre, solitario, aguardiente embotellado. Una morada que semeja sepulcro me impide el vuelo, las arañas y sus hermanas tejen aquí su obra de oscuro polvo. Quienquiera que haya comido o tomado medicinas, caga delante de mi puerta. Yo aprendo a distinguir el olor de las distintas clases de orines en el desaguadero, la pestilencia de los locos, que aquí deambulan por las noches, de los gatos y de la carroña, de los orinales y de los cazos de la basura, quienquiera que tenga que vaciar esta clase de objetos viene a mi casa. Mi alma lleva, con todo, la mejor parte con relación a mi cuerpo, pues si ella percibiera todo esto, no podría soportar yo cosa alguna, ni pan ni queso. La tos y el frío me hacen estremecer; si pudiese respirar “profundo” , pronto dejaría de salir aliento de mi boca. estoy agotado, destrozado, quebrantado, por la multitud de preocupaciones y muerto han todos los mesoneros donde yo un tiempo comí. Mi alegría es la Melancolía, mi descanso los tormentos. El amor, las musas, las florecientes grutas, todo se ha ahogado en inmundicias. ¡De qué sirve el haber construido tantos muñecos, para acabar como quien, queriendo atravesar el Océano, se hunde en el pantano!"
      Salud

      Eliminar