domingo, 10 de julio de 2011

Bóboli


Brotaba la fuente.
Tampoco en los jardines
de Bóboli
pude desvelar
el sentido de esta
fiebre tan intensa.

2 comentarios:

  1. ay Florencia, donde la belleza llega a angustiar.

    ResponderEliminar
  2. Amic Puigcarbó, siempre nos quedará Florencia.
    Salud

    ResponderEliminar